Inicio | Textos de Ortiz | Voces amigas

2018/05/13 10:25:00 GMT+2

Asesinato de un taxista

La mayoría recordaremos el 20 de octubre de 2011 como el día del adiós de ETA, pero también era importante bajar la persiana de manera definitiva y, como todo el mundo sabe ya a estas alturas, eso sucedió el fin de semana pasado.

Aunque en los medios se han publicado opiniones para todos los gustos, no he tenido ni tiempo ni ganas para leer casi nada.

Oiartzungo paraje bat

El domingo pasado, un grupo de doce ciclistas hizo la primera etapa de las catorce propuestas en Pirenaica, libro recientemente publicado por Ander Izagirre. Yo seguí buena parte de la misma en coche.

En un momento dado, pasamos delante de un bar y cada vez que paso por allí siempre me viene a la cabeza la misma idea. En este caso, además, no era flor de un día, porque llevaba varios con esa imagen en la cabeza.

Cuando yo tenía 11 años, ETA mató al dueño del bar, el cual también era taxista. No he tenido mucha relación con la gente de ese establecimiento (regentado hoy por un hijo, si mis fuentes no me fallan) y apenas recuerdo nada de aquel día (era demasiado crío aún), pero es un hecho que siempre está en mi cabeza.

He buscado en la red información sobre el atentado y he encontrado el nombre y los apellidos del muerto: Ignacio Arocena Arbelaiz. Todas las fuentes que aparecen en los primeros lugares tienen su sede en Madrid: Libertad Digital, ABC, El País, RTVE... Y aunque no he hecho una búsqueda exhaustiva, aparentemente no hay nada en los medios en euskera, ni siquiera euskaldunizando (Arozena) su apellido.

Tenía 43 años en febrero de 1980. Una persona le pidió los servicios del taxi, porque debió de decirle que se le había averiado el coche en un paraje cercano, en el Castillo del Inglés. El coche y el cadáver aparecieron a la mañana siguiente cerca de ese lugar. ETA comunicó que lo mató por chivato.

Tras acogerse a las medidas de reinserción del Gobierno español, una de las personas condenadas por participar en el atentado de Arocena salió de la cárcel en el 2005.

He leído en las crónicas consultadas que era simpatizante de Alianza Popular (el precedente del actual PP) y amigo de Antonio Echevarria, alcalde de Oiartzun a quien ETA mató en noviembre de 1975, primer atentado mortal tras la muerte de Franco. El realizador Ander Iriarte utilizó ese apellido para dar título a su película Echevarriatik Etxeberriara (podéis verla en el enlace): el primero, Antonio; el último, Rufi. En el documental, Iriarte da voz a vecinas y vecinos de la izquierda abertzale, personas de diferentes trayectorias, incluidas algunas que fueron amenazadas por gente cercana a ETA.

Lo que quiero decir con estas letras un tanto atropelladas es que me gustaría que también contaremos historias como ésta, de gente que está en nuestras antípodas ideológicas.

Taxi-gidari baten hilketa, sarrera hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2018/05/13 10:25:00 GMT+2
Etiquetas: the_organization oiartzun euskal_herria transición | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2018/05/03 19:15:00 GMT+2

Concierto en recuerdo de Fidel Vicente: #fidelforever

El pasado mes de octubre escribí la entrada Fidel Vicente, in memoriam en este mismo blog y hoy se han puesto a la venta las entradas para el concierto Fidel forever (podéis comprarlas en este enlace).

Las entradas (10 euros) están ya a la venta desde las 11:30 horas del 3 de mayo en todos los canales de Donostia Kultura: donostiakultura.eus/sarrerak y las taquillas de los teatros Victoria Eugenia y Principal (11:30-13:30 / 17:00-20:00). También podrán adquirirse en la taquilla del Centro Cultural Intxaurrondo, pero sólo los días que haya espectáculos (desde una hora antes del comienzo de la actividad).

Beñat Gantxegi ha preparado este pequeño vídeo

La imagen que se ve es de Beñat García.

Fidel Forever jaialdiko irudia

Esta es la nota de prensa que hemos enviado a los medios.

Fidel forever: 12 de junio, 20:00. Centro Cultural Intxaurrondo

El pasado 3 de octubre de 2017 murió Fidel Vicente Cintero. La mayoría le conocíamos por su trabajo como técnico de sonido en multitud de actos. Pero Fidel era mucho más que eso.

El tiempo pasa rápido y, antes de que sea tarde, nos hemos juntado varios amigas y amigos para organizar un acto de homenaje.

Para que un concierto, un espectáculo u otra actividad cultural pueda llevarse a cabo, es necesario el trabajo de muchas personas, aunque la mayoría pasan desapercibidas. Es el caso, por ejemplo de las técnicas y los técnicos de luz, sonido y audiovisuales. Por esta razón queremos también aprovechar este día para subrayar el trabajo de esas personas que están detrás del escenario.

La cita será en el Centro Cultural Intxaurrondo el 12 de junio a las 20:00 horas:

  • 20:00 horas, haremos un sencillo acto de homenaje para honrar a nuestro amigo.
  • 21:00 horas, concierto de rock. Será Joseba Irazoki Banda quien se suba al escenario: Joseba Irazoki, voz y guitarras; Ibai Gogortza, guitarra; Jaime Nieto, bajo; Felix Buff, batería.
  • Tras el concierto, sesión de DJ's: tendremos la opción de escuchar algunas canciones del gusto de Fidel.

Habrá barra de bar.

La organización somos un colectivo al que hemos denominado Fidelen lagunak (amigas y amigos de Fidel) y tenemos la colaboración de Donostia Kultura, Eragin STAC y Buenawista Prolleckziom's.

Joseba Irazoki Banda

A Joseba le hemos visto encima del escenario como guitarrista de un sinfín de músicos. Por citar algunos: Xabier Montoia, Petti, Anje Duhalde, Mikel Erentxun, Bide Ertzean, Lou Topet, Terry Lee Hale, Maixa eta Ixiar.

También ha dado la cara con proyectos pop como ONDDO y el proyecto de improvisación DO.

Hoy en día sigue tocando diferentes estilos y sus publicaciones y conciertos están llenos de sorpresas.

Ahora mismo está girando en directo con el disco Cosmic Lexicon de Atom Rhumba así como con el proyecto Bashoan, disco publicado el pasado otoño en el que colabora con los Achiary (padre e hijo).

Tal y como hemos dicho anteriormente, en Intxaurrondo le acompañará este trío: Ibai Gogortza (guitarra), Jaime Nieto (bajo) y Felix Buff (batería).

Le hemos pedido dos cosas a Joseba: “una noche rockera” y un par de versiones del gusto de Fidel.

Música, un escenario, amigas y amigos, y una barra de bar. ¿Qué más hace falta para homenajear a Fidel?

Fidel Vicenteren omenezko kontzertua: #fidelforever

Escrito por: iturri.2018/05/03 19:15:00 GMT+2
Etiquetas: fidel_vicente donostia joseba_irazoki música intxaurrondo | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2018/05/01 18:15:00 GMT+2

JOR, 9 años

Dear JOR,

El noveno aniversario de tu muerte (28 de abril) me ha pillado releyendo tus textos, sobre todo tus columnas, del año 2005.

Empecé un poco antes de navidades.

Primero comencé con tus presentaciones, conferencias y otros textos. Les puse etiquetas y les añadí enlaces a la Wikipedia en español. Aunque a veces tengo dudas de que la Wikipedia en castellano sea lo mejor para poner en contexto determinadas cosas, no he encontrado una solución mejor, porque busco que esos enlaces sigan vigentes de aquí a un tiempo.

Luego me metí ya de lleno en las columnas. Si echas un ojo a la nube de tags, la más grande de todas es la que lleva por título el_mundo. Ahora mismo se acerca a los 1.600 artículos, pero, cuando dentro de unas semanas acabe, superará la cifra de los 1.700. Me da que en tu web habrá entre 4.500 y 5.000 textos de tu autoría.

A la hora de subir las entradas de El diario de un resentido social (1.146) y de los Apuntes del natural viejos -es decir, anteriores al año 2006- (915), he tenido la ayuda de varias compateras y compateros (Maria Zeta, Pablo D, Samuel Q, Luis D, Pako B, Ane O....).

Tras pasar por el tardofelipismo (casi 300 textos) y el aznarismo (casi 400), ahora estoy con el zapaterismo (es una etiqueta menor). Asomaba ya Rajoy, alguien que, por el momento, sigue viendo pasar cadáveres políticos por delante de su casa, La Moncloa.

El otro día me acordé de los GAL (casi 100 artículos) y estos días toca una ETA que dice adiós el próximo fin de semana (le dobla y eso que todavía no he terminado con ella).

Hay mucha Euskadi o Euskal Herria. Y también bastante Cataluña. No vamos cortos de corrupción, pero con música suena mejor.

Ya lo he dicho en alguna otra ocasión: lo que buscamos con todo esto son dos cosas:

1.- Que todo lo que esté en tu web esté bien catalogado.

2.- Y recordarte en el décimo aniversario de tu muerte con un libro que recoja una selección de artículos que ronde el centenar. Por ahora, la preselección supera los 600 textos.

En estos días en los que los únicos que están en la calle son las feministas, las y los pensionistas y algunas obreras y obreros, me ha gustado mucho este retrato de Pepe, el de los frutos secos.

Porque hay gente que no aparece en los papeles salvo el día de su muerte. Y no siempre.

Un abrazo, Javiertxo.

@iturri

9 urte, JOR, apunte hau euskaraz

JOR: etiketa hodeia

Escrito por: iturri.2018/05/01 18:15:00 GMT+2
Etiquetas: dear_jor javier_ortiz | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2018/04/22 21:30:00 GMT+2

Falso positivo

Las y los pacientes, y sus acompañantes, pasan la mañana como pueden, pero entre las y los trabajadores del hospital que pasan por allí se nota que es viernes y que queda poco para llegar al fin de semana.

Nosotros a lo nuestro: el marido que espera que la mujer acabe la pruueba; la mujer y el hijo que esperan a que el marido y padre, respectivamente, salga de la consulta; un par de cuarentones que consultan el teléfono hasta que alguien diga su nombre y apellidos; yo les miro y miro también a todas las personas que pasan por allí.

Oigo como alguien me llama por mi nombre.

Entro en la habitación. Me desvisto y me pongo ropa más cómoda para la prueba. El torso desnudo. La enfermera conecta algunos cables y pega las ventosas en mi cuerpo. Añade una camiseta de rejilla para que no se mueva nada.

Avisa al médico y éste viene acompañado de dos jóvenes estudiantes.

Pone en marcha la cinta y comienza la prueba.

En un momento dado, les hace un gesto a las dos chicas y les susurra algo.

Continuamos hasta que mi corazón llega a un determinado nivel de pulsaciones. Entonces, el médico da por finalizado el test.

Le pregunto si ha ido todo bien.

«Ya te dirá tu médico, pero parece que hay un falso positivo». Me dice que cree que la máquina no está bien.

Le preguntó qué debo hacer ahora. «Tu médico pedirá una nueva prueba».

Tengo cita el viernes.

Leo el informe en el autobús. Falso positivo.

P.S.: no es nada grave. Tranquilidad. Lo cuento porque me hizo gacia, pero ahora, a decir verdad, no me hace mucha, porque tengo que hacer otra nueva prueba.

Positibo faltsua, apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2018/04/22 21:30:00 GMT+2
Etiquetas: médico | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2018/04/15 19:25:00 GMT+2

Las canciones favoritas de Ava Gardner

Hace poco leí una columna de Ortiz dedicada a un amigo suyo amante de la música: El grabador pirata.

No sé quién es, ni siquiera sé si está vivo (Javier dice que es mayor que él y el texto es del 2002) y tampoco sé dónde tenía la tienda.

Ortiz cuenta una anécdota deliciosa del grabador pirata: parece ser que tuvo la oportunidad de estar e, incluso, de charlar durante un rato con Ava Gardner.

Aprovechando la coyuntura, le preguntó cuáles eran sus canciones favoritas. La actriz le dio varios títulos y el buen hombre los apuntó en su cabeza para transcribirlos ya en casa en un papel. A quien se lo merecía (amistades y personas conocidas de confianza) les grababa un disco con las canciones de la diva.

Javier consiguió una de esas copias («de una belleza pasmosa») en su visita del 2002.

Ortiz suelta algunos cantantes, pero no las canciones: Louis Amstrong, Rosemary Clooney, Ella Fitzgerald, Nat King Cole, Carmen McRae, Chet Baker, Billie Holiday, Frank Sinatra

Al final de la columna le envía un mensaje a la SGAE... Y la SGAE se dio por aludida. Fue el periodista musical Fernando Neira quien firmó la carta (por aquel entonces trabajaba como jefe de prensa de la institución).

P. S.: preguntaré a personas cercanas a Ortiz si conocen cuáles son esas canciones. Si las consigo, las pondré por aquí.

Ava Gardner-en kanta kuttunak, apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2018/04/15 19:25:00 GMT+2
Etiquetas: sgae jor música ruper_ordorika ava_gardner | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2018/03/25 21:20:00 GMT+2

El cabreo como motor de cambio

El fin de semana pasado cacé la colaboración semanal de Jakoba Errekondo en Euskadi Irratia mientras hablaba de un libro llamado La gestión creativa del cabreo (KRK ediciones). Dijo que el autor, Jaime Izquierdo Vallina, era amigo suyo y que unos días más tarde lo presentaría en Euskal Herria.

Busqué en internet y apareció el lugar, la hora y el día: 22 de marzo, 18:00 horas, en el auditorio de la Fundación Orona en Hernani. Además de los dos citados, el lehendakari Ibarretxe e Iñigo Marquet (Orona Fundazioa) en labores de presentador.

Pensé que una presentación de alguien que contaba con Jakoba Errekondo y Juan José Ibarretxe sería interesante. Y así fue.

El libro es un opúsculo que se lee de una sentada, pero intuyo que es de esos que merece más lecturas. La principal baza que tiene es, sin duda, lo novedoso del planteamiento. ¡Ah! No es un libro de autoayuda, lo cual no es poco. A continuación, una crónica que pretende resumir dos horas gozosas.

Gestión creativa del cabreo: liburu aurkezpena

Ibarretxe

Abrió con rotundidad: «La sociedad vasca es una sociedad que teoriza poco y escribe menos».

Se refirió a las manifestaciones de los pensionistas: están entrenados. Ya protestaron contra la destrucción del sistema de producción del acero, por ejemplo.

Habló de la destrucción creativa de los huracanes y como, en el Caribe, en la cultura taína (pueblo precolombino) no tienen una connotación negativa: es un fuego purificador como el nuestro de San Juan.

Afirmó que él apenas ha vivido episodios de cabreo y contó que como lehendakari (no de todos los vascos, matizó: sólo de 2/3, por la división administrativa del país) suprimió todas las cenas oficiales (salvo 2 o 3). Se juntaba con la familia y hacía caja: recuento del día en la cena. Así, al día siguiente, retomaba la mochila sin piedras.

Señaló que, cuando fue a Madrid a presentar su propuesta de nuevo estatuto político, trataron de utilizar todo tipo de vejaciones contra él, algo que le dio absolutamente igual.

Finalizó así: «Dejé la mochila en el cuarto de Ajuria-Enea donde dormí durante 9 años y ahora soy investigador social».

Jakoba Errekondo

Dijo que era amigo de Jaime por culpa de un queso: «un queso es el resumen de Euskal Herria». Explicó esta frase en el turno de preguntas.

Añadió que el libro le pareció «una maravilla» cuando lo leyó. «Me di cuenta de que lo que he hecho en mi vida es gestionar un cabreo colectivo». 23 años trabajando en Zerain, después de un monumental cabreo de la gente del pueblo contra:

1.- Lo instituido: políticos y adláteres. Un alcalde franquista contra el que se unió todo el pueblo.

2.- La Iglesia: el cura les robó una cruz medieval y la llevó al Museo Diocesano. Con la presión ciudadana, consiguieron que la cruz regresara al pueblo.

Comenzaron con el patrimonio, recuperaron la escuela, hicieron una biblioteca... todo de manera inconsciente. Recuperaban la sabiduría rural y trabajaban la identidad.

Se plantearon que unir patrimonio y turismo podría crear puestos de trabajo. Eso era innovador en 1994. Pasaron de lo inconsciente a lo consciente.

La tercera pata fue la creación de un proyecto socio-económico. «Le dimos el nombre de paisaje cultural». No parques naturales, sino parques culturales, porque no hay nada natural en Euskal Herria y la cultura es la clave del territorio (no la cultura del Victoria Eugenia ni del Kursaal). Cultura viene de cultivar la tierra.

Cultura y creatividad: citó a un autor que decía que la cultura nos ayuda a solucionar los problemas y también mencionó a Eduardo Galeano y su célebre cita sobre actuar a pequeña escala («Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo».

La gestión de los cabreos alivia, es una terapia (por ejemplo, la ortoterapia) y finalizó con dos palabras:

1.- Pasión: sin pasión, no hay solución.

2.- Autoestima colectiva: también como comunidad.

Jaime Izquierdo

Tras agradecer la invitación, puntualizó que sabía tanto de cabreo como cualquiera (fue presentado como geólogo), con la diferencia de que él lo colocó en un libro como terapia.

Vimos cuatro vídeos:

1. -Jesús Gil golpeando a un directivo del Compostela a las puertas de la LFP rodeado de periodistas.

2.- Un partido Nadal-Berdych: el jugador español se cabrea con el árbitro por algo que él entiende injusto, pero consigue manejar su ira y superar al adversario en la siguiente jugada.

3.- Labordeta mandando a la mierda a la derecha en el Congreso.

4.- La campaña de Valderrama para la prevención del cáncer testicular echando mano de un incidente con Míchel en el Bernabéu.

Explicó el making of del libro. La idea es de un amigo de Universidad La Laguna (Juan Nany Sánchez García: profesor emérito de Economía) en una conferencia del 2012: «necesitamos gestionar creativamente el cabreo».

En el 2016, «me cabrée mucho: soy funcionario público, pero soy más público que funcionario, mientras que la Administración es más administración que pública».

Le pidió permiso a su amigo para desarrollar la idea y se juntaron en La Orotava (Mamio) unas cuantas personas el 9 de abril de 2016: ninguna era profesional de las emociones.

En aquella reunión, tomó conciencia de que gestionaba bien los cabreos y reflexionó por qué ahora los gestionaba mal.

«El cabreo es el motor del cambio y está antes de todos los grandes descubrimientos».

Las ideas positivas no necesitan gestión: se disfrutan. El cabreo sí ha de ser gestionado.

Además, el cabreo es una energía.

Citó una frase de uno de los participantes en aquella reunión canaria (Felipe Siberio): «el cabreo sólo lo conozco a nivel de usuario».

Izquierdo ha distinguido 6 tipos de cabreo en el libro:

1.- De capricho: infantil, pero también de personas adultas inmaduras.

2.- De reflejo: uno mismo se hace daño por su falta de diligencia.

3.- De maltrato: alguien te maltrata.

4.- Aleatorio: enfermedad.

5.- Déficits de aprecio: desamor.

6.- De causa: colectivos.

Incorporación del elemento cultural

Marquet preguntó a los tres miembros de la mesa sobre el elemento cultural y territorial. Ibarretxe señaló que claro que tiene su influencia y citó a Mandela, Gandhi y el caso catalán, para rematar sobre los vascos: «No decimos te quiero ni para dios aquí». Izquierdo habló de un amigo japonés que le dijo que ellos se cabrean para dentro.

Hablaron también de lo natural y de lo cultural: Errekondo repitió que no habla de naturaleza, sino de cultura, porque es un medio dominado y totalmente cultural. Mientras, Izquierdo cargó contra los espacios naturales protegidos: no son espacios (el territorio es construido), no son naturales, ni están protegidos (deberán desarrollarse).

Cabreo: perspectiva de género

Una oyente le preguntó si había pensado en la perspectiva de género a la hora de analizar los cabreos. Le señaló que los cuatro vídeos que puso como ejemplo tenían protagonistas masculinos. Finalizó diciendo que tiene muy mala prensa que las mujeres se enfaden en público.

Izquierdo anotó la crítica (que no debía de ser la primera vez que se la hacían) y dijo que debería haber incluido esa percepción. Quizá en la 3ª edición, aunque matizó que sí había mujeres en el libro.

Dijo también Izquierdo que las mujeres tienen más razones que nosotros para estar cabreadas y que, por tanto, son mejores gestoras de cabreo.

En este sentido, Ibarretxe dijo que vivimos en una sociedad machista: el estereotipo hace que una mujer cabreada sea histérica, mientras que un hombre cabreado es alguien serio. Pero las mujeres siempre han estado más rápidas, porque están más entrenadas. En el caso de sus abuelos, mientras el abuelo se ocupaba del ganado, su abuela se ocupaba de todo lo demás y eso significaba que ella debía gestionar el 90 % del cabreo.

Otra mujer reveló que ella se cabreaba como una mona, pero, además, ellas deben gestionar el cabreo ajeno, lo cual no es baladí. Ibarretxe le dijo, riéndose: «Es fantástico, porque es verdad».

Errekondo siguió con el tema: en el mundo rural, las mujeres se ocupan de la huerta y eso no se cita, porque sólo parecen importantes las cosas que hacen los hombres.

El queso de Jakoba

A su entender, la elaboración de un queso es una metáfora de todo el proceso de industrialización. Cuando va fuera (se sobreentiende que a actos públicos), siempre reparte queso entre la audiencia para quedarse con ella: el sabor del queso les atrae, porque el paladar llega rápidamente al cerebro.

Finalizó con esta frase de libro: «El futuro no es un tornillo: es hacer muchos quesos diferentes».

La mano izquierda de la gente mayor

Una persona mayor habló en euskera y dijo que, a su juicio, es muy necesario aprender a manejar las cosas con mano izquierda. A lo cual, el autor le respondió que los viejos tienen más capacidad que los jóvenes para solventar los problemas, precisamente porque tienen más mano izquierda.

Una anécdota: dos libros que desaparecieron

Poco antes de que empezara el acto, una persona bajó y cogió dos ejemplares que estaban en una mesa, la típica mesa que hay en todas las presentaciones para que al final el autor venda y firme libros.

A mí me pareció que cogió dos ejemplares sin reparar en que debía pagar por ello. La casualidad quiso que lo hiciera cuando la persona que se encargaba del puesto se giró un momento.

Una vez finalizada la presentación propiamente dicha, Izquierdo señaló la mesa y dijo que los libros estaban a la venta. Miré al protagonista de la jugada por si se daba por aludido. Comentó algo con otra persona, probablemente su mujer.

Bajé, compré un ejemplar, esperé un rato y vi cómo la pareja abandonaba el lugar sin ningún remordimiento aparente o quizás un poco avergonzados. Démosles el beneficio de la duda.

Haserrealdiak aldaketarako pizgarri, apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2018/03/25 21:20:00 GMT+2
Etiquetas: iñigo_marquet jaime_izquierdo orona hernani jakoba_errekondo ibarretxe | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2018/03/17 16:40:00 GMT+1

Las tarjetas de Melitón

La semana pasada me enviaron un par de imágenes de una tarjeta de visita fechada en 1950. La encontraron unos chavales en la casa de Melitón Manzanas en Irun.

Según me contaron, la casa está a punto de ser derribada y la chavalería del barrio anda entrando y saliendo del edificio.

Meliton txartela
Meliton: txartela

Transcribo el texto poniendo únicamente el nombre de pila y las iniciales de las personas que aparecen:

«Amigo Manzanas Te agradecere y siempre que sea factible le facilites a los portadores Teodoro CM y Maria AC ambos vecinos mios los
cuales tienen interes por entrevistarse en la valla con una sobrina el domingo dia 22
Un abrazo y agradecido
Pablo P H
Sargento de la Guardia civil
20-10-1950»

El domingo pasado paré a llenar el depósito del coche en la gasolinera de la Avenida Elizatxo y saqué esta foto.

Melitón Manzanas zenaren etxea

Aquel día también merodeaban unos jovenzuelos por el lugar.

El 2 de agosto de 2018 se cumplirán 50 años de que ETA matara a Melitón ahí mismo. Los autores fueron juzgados y condenados en el proceso de Burgos.

Era una persona odiada por su brutalidad. Como muestra un botón: lo que escribió Javier Ortiz cuando le dieron una condecoración como víctima del terrorismo en el 2001.

No sé que habrá todavía en esa casa y me surge una duda: ¿algún historiador o historiadora habrá podido acceder a lo que había en ella?

Melitonen txartelak, testu hau euskaraz.

Nota del 15 de abril: estas líneas las leyó gente de la direción de Patrimonio Cultural del Gobierno Vasco. Hicieron algunas gestiones y, según parece, no hay papeles en esa casa: la familia la vació por entero. ¡Gracias por el esfuerzo!

Escrito por: iturri.2018/03/17 16:40:00 GMT+1
Etiquetas: irun melitón_manzanas franco | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2018/02/27 21:00:00 GMT+1

Cinco años desde que escapó

Casualidad o necesidad, la cosa es que llevo unos cuantos días escuchando el disco Egunsentiak alperrentzat de Andoni Tolosa Morau, obra en la que el cantautor de Hernani cuenta el proceso de galtzeimer (Alzheimer) de su madre ya fallecida.

Abro paréntesis. Leeros la entrevista que Gorka Erostarbe le hizo a Andoni Tolosa  y que traduje yo el sábado pasado. Cierro paréntesis.

Hay una canción que me tiene atrapado. Se titula Mina (Dolor) y tiene este estribillo:

Munduko min guztiekin

zerrenda bat egingo dut

gero buruz ikasteko

Beldurrari tarterik

inola ere ez uzteko

morfinarik ez hartzeko

aldez aurretik.

Algo así como:

Voy a hacer una lista

con todos los dolores mundanos

para aprenderla luego de memoria

Para no dejarle espacio

al miedo

Para no tomar morfina

antes de tiempo

Mientras escucho una y otra vez esta canción decido escribir este breve apunte de recuerdo de mi padre y de Fleya (compatera), muertos ambos hace ahora cinco años (el 28 de febrero y el 1 de marzo de 2013).

Aquellos días escribí esto: Y finalmente mi padre consiguió escapar.

Unos días más tarde di las gracias a algunas personas e instituciones: Personas y entidades que han estado en su sitio.

En la versión en euskera de este último apunte, Patxi Lurra me dejó este comentario: «Ia bost urteko ibilaldia... (Casi cinco años de recorrido). Buzzin' in my head: "Bide luzea" (Petti)». Y un título de una canción de Petti. La música siempre presente.

También recuerdo un par de momentos de aquellos días.

Teníamos entradas para el concierto que Anari dio el 23 de febrero de 2013 en el Teatro Victoria Eugenia. Se vendió todo, pero en vez de ir al teatro, me fui a pasar la noche al hospital del Bidasoa. ¡Esas noches de hospital!

El 28 de febrero estaba a primera hora de la mañana en el gimnasio. Me llamó mi hermano a eso de las 8. Que estaba muy mal. Ducha rápida. Y a por mi madre.

Y nuevamente al hospital para la despedida.

¡Joder, qué pena!

Bost urte eskapo egin zuenetik, apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2018/02/27 21:00:00 GMT+1
Etiquetas: galtzeimer fleya_de_ugalde alzheimer morau angel_iturria | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2018/02/24 10:00:00 GMT+1

Andoni Tolosa «Morau» nos cuenta en un disco el cuidado de su madre enferma de Alzheimer

Comienzo a traducir este texto pasadas las 7 de la mañana y lo acabo cuando son casi las 10 de este sábado. Esta semana no he tenido demasiado tiempo para hacer lo que realmente quería y si algo me ha reconciliado un poco con el exterior ha sido esta entrevista de Gorka Erostarbe publicada en el diario Berria «Gustura joango naiz zahar etxeetara ere» (También iré muy a gusto a los asilos).

Andoni Tolosa Morau es un cantautor de Hernani nacido en la primera parte de la década de los 60 del siglo pasado. No es un músico que haya levantado mucho revuelo, pero tiene cosas interesantes como ésta de convertir en disco, tras su fallecimiento, lo que ha sentido cuidando a su madre enferma de Alzheimer.

Traduzco también el texto que aparece en la foto inferior (nota: me chivan que es una canción de Berri Txarrak):

Iparra galdu = Perder el norte

Burua galdu = Perder la cabeza

Hegora joan = Ir al sur

Bihotza eman = Dar el corazón

Gracias a Andoni por el disco, a Bassmatti por regalármelo, a Gorka por la entrevista, a Juan Carlos Ruiz por la foto y a Berria por publicar texto y foto.

Se puede escuchar Egunsentiak alperrentzat (Amaneceres para vagos) en su página en Bandcamp mientras lees estas líneas.

Andoni Morau by Juan Carlos Ruiz

Foto de Juan Carlos Ruiz (Argazki Press) para Berria.

Andoni Tolosa Morau: «También iré muy a gusto a los asilos»

Primero fueron los paseos matinales diarios con su madre. Luego las fotos del horizonte -aunque no solo eso- mientras el día levantaba. Más tarde comenzó a trabajar los primeros esbozos de las canciones y, ahora, Andoni Tolosa Morau ha autoeditado Egunsentiak alferrentzat (Amaneceres para vagos). Al igual que hiciera con su anterior trabajo Arrainentzako himnoak (Himnos para los peces) en 2014, la tirada está limitada a 500 ejemplares; entre varias personas, trabajando en común, le dieron el último toque a la envoltura del disco. Las trece canciones pueden escucharse en la plataforma Bandcamp y los discos podrán adquirirse en sus conciertos.

Su anterior disco (Arrainentzako himnoak) fue un trabajo como dúo con Beñardo Goietxe. Este disco lo ha hecho en solitario, pero el propio Goietxe ha metido su voz en la mayoría de los temas.

Andoni Tolosa Morau comenzó a pasear al alba con su madre todos los días hace doce años. Dos años después, le diagnosticaron alzheimer a ella. Continuaron paseando todos los días. Pasaron diez años más hasta su fallecimiento.

Gorka Erostarbe.- ¿Por qué retratabas el cielo tantas veces?

Andoni Tolosa Morau.- Porque era nuestro escenario diario. Habré sacado fotos de estos paseos los últimos cuatro años más o menos, pero llevábamos paseando juntos ocho años más. De alguna manera era nuestro espacio común. Ahora salgo a pasear con cualquiera y voy mirando el cielo. Siempre miro para arriba. Hubo un momento en el proceso de cuidar a mi madre en el que cambió mi mirada. Antes no reparaba en estas cosas: si los pájaros aparecían en mitad de la carretera, si alguien había tirado un papel fuera de la papelera, si había musgo en el banco... Todo eso lo vi junto a mi madre. Las fotos han sido una forma de sacarle rendimiento a la rutina. Una vez que me zambullí en esa rutina, comencé a disfrutar en compañía de mi madre.

Gorka Erostarbe.- ¿Cantabáis en esos paseos?

Andoni Tolosa Morau.- No, no lo hacíamos. Pero mi madre siempre había cantado. Cuando era pequeño, había dos ramas en casa: por un lado, los bertsos, en la radio siempre se escuchaban bertsos. Y, por otro, mi madre cantando. Cuando éramos críos, mi madre nos cantaba mucho. La mayoría eran canciones infantiles. Cuando ella ya estaba enferma, alguna vez probamos a recordar alguna. Se ayudaba de las manos para recordarlas y comenzaba a cantar... pero luego volvía a trabarse.

Gorka Erostarbe.- ¿Tu madre estaba al tanto de tus fotos y de estas canciones?

Andoni Tolosa Morau.- Sí, de las fotos sí, pero no de las canciones. Porque lo de las fotos era una especie de complicidad. Por ejemplo, había veces en las que me daba pistas sobre qué fotografiar. Me decía «mira, mira, mira...», y me anunciaba el surgimiento de un sol enrojecido. Yo siempre le decía: «Ama, te aburrirás si comienzo a sacar fotos...». Y me decía que no, que me quedara tranquilo sacando fotos. No le importaba caminar más lento o tener que esperarme.

Gorka Erostarbe.- Has ido desgranando de manera muy íntima y tierna algunos elementos de la enfermedad. Es algo que te caracteriza, pero esta vez, quizás, sea la más íntima y tierna de todas.

Andoni Tolosa Morau.- Sí, porque la relación con mi madre se convirtió en algo muy íntimo. Pasaba muchas horas con ella. Y no solo con mi madre, porque mi padre también estaba enfermo. Aquellos paseos se convirtieron en una cosa muy íntima. Además, quien padece de alzheimer pierde también la vergüenza y se convirtieron en nuestros paseos. Nos reíamos mucho con sus salidas. Apunté un montón de detalles y recopilé mucho material, muchos borradores, y había algo que me pedía darle forma a todo eso.

Gorka Erostarbe.- Con un material entre manos de una tremenda carga emocional, ¿te costó mucho decidir que llegaría un momento en el que saldrías a la plaza con todo ello?

Andoni Tolosa Morau.- Sí, tuve mis reparos e incluso todavía no he superado todas esas dudas. Ahora, con las entrevistas, sé que voy a tener que hablar de los cuidados y del alzheimer casi tanto como de la música. Y ahí sí que tengo dudas. Porque no es solamente algo íntimo para mí: estoy contando intimidades que lo son también de otras personas y eso me da todavía más reparo. No estoy acostumbrado.

Gorka Erostarbe.- La canción que abre el disco se titula Alzheimer y es una presentación de la enfermedad que dice así: «...se pierden en el cielo, tras fallar todas las anclas». Cuando fallan todas las anclas, ¿queda la música?

Andoni Tolosa Morau.- Al final a mi madre se le olvidó hablar. Pero, de todas maneras, jamás se le quitaron las ganas de pasear, de andar. Movía los dedos de las manos para decirnos que quería dar un paseo. Estando en el hospital, las enfermeras le pusieron un gran tubo, salió al pasillo y mantuvo esa costumbre hasta el último momento. Creo que se lo pedía el cuerpo, una especie de inteligencia corporal de la que se habla muy poco. Lo último que perdemos son los hábitos y mi madre tenía muchos hábitos físicos. Era el cuerpo quien la llevaba.

Gorka Erostarbe.- Esa canción recuerda en su tonalidad y desarrollo una canción de tu anterior disco titulada Hondarribia 2012...

Andoni Tolosa Morau.- Aquella también era una historia muy concreta; y la letra de Alzheimer es también muy precisa y larga. Es un tema de seis minutos. Tenía muy claro que no quería cortarla. Ambas tienen una narratividad y un tempo parecidos, aunque Hondarribia 2012 se viene arriba y termina de manera más épica. Las dos requieren de un desarrollo parecido. En esa canción hay una frase que dice: «tendré que proteger mi corazón de escuchar según qué canciones». Para mí es muy importante saber de qué canciones debo proteger mi corazón.

Gorka Erostarbe.- ¿Cómo protegerse del riesgo de caer en algo demasiado dramático?

Andoni Tolosa Morau.- En ese sentido, para mí fueron un descubrimiento los cómics María y yo y María cumple 20 años de Miguel Gallardo y María Gallardo. Ambos son cómics sobre la hija autista. Dos joyas. Me gustó el tono. Y fue allí donde descubrí que se puede contar algo muy dramático de manera muy tierna y entender perfectamente qué estás contando. Vi claro cuál era el tono que quería utilizar. Seguramente también me saldría algo parecido, pero fui más selectivo tras esa lectura, porque hay veces en que tienes la tentación de tirar hacia lo muy dramático...

Gorka Erostarbe.- En la canción Gaixo (Enferma/o) te preguntas: «¿Quién está enfermo? ¿Ella o yo?». ¿Te has sentido enfermo a la hora de hacer este disco o te ha ayudado a hacerle frente a la enfermedad?

Andoni Tolosa Morau.- Sí, sí. Los cuidadores enfermamos. A veces tanto o más que la persona enferma. Hemos de cuidarnos muy mucho en estos procesos... Y es muy importante, sobre todo, no llevar en solitario la mochila a cuestas. Es algo muy extendido, sobre todo entre las mujeres.

Gorka Erostarbe.- Aunque tienen un tono íntimo y desnudo, las canciones tiene una dimensión social.

Andoni Tolosa Morau.- Cuando hablas con la gente, te das cuenta de lo universales que son estas cuestiones. Como si saltaras de dentro hacia fuera. ¿A quién no le ha tocado o le tocará el cuidado de una persona mayor? En ese sentido, creo que una vez hecho pública, es una cuestión que supera la experiencia individual y se convierte en algo colectivo. Sobre todo porque pone en canción los valores, los deseos y las creencias de la sociedad. La mayoría tenemos algo que decir, que añadir, alguna aportación que hacer; no deberíamos perder esa riqueza.

Gorka Erostarbe.- Voz y guitarra. Debía ser así de desnudo.

Andoni Tolosa Morau.- A medida que componía las canciones, me di cuenta de que quería hacer este disco en solitario y fue un reto muy grande. Cuando acabó la etapa de Agotak, Beñardo Goietxe y yo trabajamos juntos, y así seguiremos más adelante, pero aprovechando que él andaba en el proyecto Mugaldekoak, pensé que era el momento de hacer este disco intimista. Las canciones son así y piden este traje.

Gorka Erostarbe.- De todas maneras, esa desnudez sí que tiene elementos que la arropan, que la enriquecen. Por ejemplo en la canción Ondo lo egin (Que duermas bien), cantas como un susurro, casi con una voz temblorosa...

Andoni Tolosa Morau.- Lo he hecho aposta. Con tan pocos elementos y, claro, no era cuestión de hacer algo virtuoso con la guitarra, entre otras cosas porque no puedo y porque tampoco me interesa ese camino. Pero sí que tenía ganas de andar de manera más libre con la voz, de modular más... He trabajado bastante en ese sentido. No sé si eso se ve así en el disco, pero he trabajado mucho esa parte...

Gorka Erostarbe.- Bi argazki (Dos fotos) juega con la memoria.

Andoni Tolosa Morau.- Me di cuenta de que la memoria no tiene tanta importancia. La memoria histórica sí que la tiene, pero creo que, en general, nuestra sociedad le da demasiada importancia a la memoria y poca a la imaginación. El drama de mi madre no era la pérdida de la memoria: el drama comenzó cuando era incapaz de crear nuevos recuerdos. La memoria, los recuerdos, son una invención constante y, en el caso del alzheimer, la imaginación cobra un papel muy importante. Y ése fue un gran descubrimiento que hice. Tras la rabia que me produjeron algunas cosas, recuperé el sosiego: ¿Que ella se cree que yo soy su marido? ¡Qué importa! Lo realmente importante es que ella sienta que tiene cerca una persona en la que confía. Luego, qué forma le dé a eso... ¡pues no tiene importancia! Esa tontería me abrió mucho el camino.

Gorka Erostarbe.- Hay dos versiones de Bi argazki, ambas muy diferentes. ¿«Una para poder vivir, otra para anclarse»?

Andoni Tolosa Morau.- Con esta canción ha sucedido algo muy curioso. Esta canción expresa una especie de liberación. Aceptamos la rutina y, siendo conscientes de que debemos enfrentarnos a ella, hacía dos fotos. Me di cuenta de que las fotos no eran para el recuerdo, sino para tener la posibilidad, unos años después, de inventar una historia. Una fotografía para vivir ese momento y la otra no para recordar, sino para tener un material que permitiera inventar tus recuerdos. Y para poner la guinda a ese discurso, pues fue muy curioso lo que sucedió con esta canción. Puse la letra en el blog una mañana. Y a las 8 de la tarde tenía un mensaje de Giorgio Bassmatti: que había subido ya a Youtube una canción con esa letra. Fue para casa, la grabó y la subió a Youtube. Y nada más verla, dije: «Una maravilla». Lo hizo sin que yo le pidiera nada y el suceso expresa muy claramente el concepto de la letra. Él hizo su canción sin que yo acabara la mía. Y cuando vi la canción, le dije: «Tienes que grabarla para el disco». Así, la canción Bi argazki tendría dos canciones, dos versiones. Además, soy fan de Bassmatti. Me ha encantado el toque pop que le ha dado. Adaptó la letra y me parece que es muy hermosa. Y viene muy bien para cerrar el disco, porque le da luz.

Gorka Erostarbe.- Aunque los temas tratados no tengan mucho en común, la manera de hacerlo y la filosofía que hay detrás une este disco a Arrainentzako himnoak... ¿Fue ahí donde comenzó un nuevo Morau?

Andoni Tolosa Morau.- No alguien nuevo, pero sí más maduro y libre. Y no más libre porque estuviera a malas con la discográfica: más libre conmigo mismo. Me hice esta pregunta: ¿cuál es el sitio de Morau dentro de la canción en euskera? Pues el que tiene y soy consciente de ello. Y eso te da una libertad de la leche. Tienes tus limitaciones, no reúnes a cientos de personas en tus conciertos, no vendes miles de discos, pero tienes una libertad preciosa y una gente a la que le gusta el fruto de esa libertad.. Trabajar así me llena.

Gorka Erostarbe.- ¿Dispuesto a presentarlo en directo?

Andoni Tolosa Morau.- Sí, pero tengo algo de vértigo. Porque mi espacio natural han sido los bares y locales de ese tipo. Me da reparo porque no sé cómo va a funcionar. Me veo muy vulnerable. En directo tengo muchas armas para llegar a la gente, pero aquí me veo muy vulnerable. No estoy acostumbrado a sacar así algo tan mío. Puede que me llamen más de asilos y de residencias para personas mayores, pero iré con mucho gusto.

Escrito por: iturri.2018/02/24 10:00:00 GMT+1
Etiquetas: berria gorka_erostarbe traducciones morau galtzeimer alzheimer | Permalink | Comentarios (3) | Referencias (0)

2018/02/18 20:15:00 GMT+1

El bloguero «donostiarra» que escribe sobre Croacia

Partiendo de Italia, el pasado verano anduvimos por Eslovenia y Croacia. En Istria, el azar hizo que nos encontráramos con un quebequés llamado François, de padre donostiarra.

A finales de agosto, pillamos un apartamento a través de Booking.com en un pueblo de Istria llamado Porec. Nos recibió una persona que andaba por los 60 tacos. Sus primeras palabras, con acento extranjero, fueron en castellano: «¿Ustedes son vascos, no?».

Fuente: Wikipedia. Autor: Hobe. Dominio público.

Nos contó que su padre era de San Sebastián, pero que, debido a la Guerra Civil, huyó a Canadá. Su primera idea era partir hacia Australia, pero no había sitio. El siguiente barco se dirigía a Canadá y allá que se fue el buen hombre.

François G. era québécois. Nos dijo que llevaba doce años en Croacia, junto con su pareja croata, una mujer que conoció también en Canadá.

¿Por qué vivía ahora allí? Canadá es un país en el que todo funciona, pero no es el mejor plan del mundo contemplar la nieve durante seis meses al año. Marino-mercante, no se daba cuenta de esa circunstancia cuando viajaba por el mundo, pero, claro, la cosa cambió cuando abandonó su profesión.

Le dije que su apellido es muy conocido en Donostia, porque nos recuerda a todos un establecimiento que lleva ese nombre. No había visitado nunca la ciudad.

Al decirle que tendría muchos vuelos a Bilbao, François me respondió a ver si recordaba el accidente de avión del Monte Oiz de los 80. Por supuesto. Pues, él más, porque tenía billete para ese vuelo, pero la víspera bebió más de la cuenta y no pudo levantarse a tiempo aquella mañana. Cuando encendió la radio y tuvo noticias del accidente, se pasó 24 horas como un zombi.

Al día siguiente, cuando llamó a la empresa, le daban por muerto. «A veces beber no es tan malo», le dijo alguien al otro lado del teléfono. Para recuperarse del susto, le prorrogaron las vacaciones dos semanas más, pero necesitó tres meses para darle la vuelta a su situación.

El pasado 3 de septiembre nos despedimos. Le pagamos lo que nos faltaba y 50 kunas para que se tomara el primer trago en San Sebastián a nuestra cuenta. No sé si habrá venido por aquí.

Fue el mejor hospedaje de aquellas vacaciones, pero nos comentó que había vendido la casa. De todas maneras, tenía una algo más al interior y estaba disponible para su alquiler en la web Frank about Croatia.

Antes de escribir mis apuntes en el cuaderno de viaje, consulté en la red y me di cuenta de que nuestro Frank/François, junto con su chica Vera, es un bloguero referente para las personas que visitan Croacia.

Finalmente, una casualidad más, publico estas líneas la víspera del 33 aniversario del accidente del Monte Oiz. Fue el 19 de febrero de 1985.

Kroaziako blogari «donostiarra», apunte hau euskaraz

Escrito por: iturri.2018/02/18 20:15:00 GMT+1
Etiquetas: parenzo istria porenc oiz croacia frankaboutcroatia | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)