Inicio | Textos de Ortiz | Voces amigas

2016/05/22 09:30:00 GMT+2

Peña Flamenca Dabadaba

Me gusta escuchar flamenco de vez en cuando. El pasado jueves, por ejemplo, Rancapino Chico y Antonio Higuero abrieron un nuevo ciclo en la sala Dabadaba de San Sebastián.

Cuando le dije que intentaría escribir algo sobre el concierto, Eduardo Ranedo me replicó: "no es fácil escribir sobre esto. Es como que te estampen contra la pared con algo tan de verdad que asusta. Rodeados de tontería, estas cosas son un bálsamo". Como tiene toda la razón, hablaré sobre ello pero sin centrarme tanto en el bolo.

Cuando lo que se ha dado en llamar Rock Radical Vasco (RRV) vivía sus momentos de gloria, había (y sigue habiendo) en la plaza Urdanibia (Mosku) de Irun un bar llamado Eskina. Si no recuerdo mal, de los cuatro socios que llevaban el establecimiento dos tenían sus orígenes en Morón de la Frontera. Cuando llegaba la hora de cerrar el garito el sábado por la noche, Tapi ponía flamenco para que la concurrencia supiera que había llegado la hora de irse. Pero a nosotros, a algunos al menos, nos gustaba mucho lo que salía por los bafles: Camarón, Veneno, etcétera. Generalmente, el hecho tenía efectos contrarios a los buscados.

Esa fue mi primera aproximación al flamenco. Luego, Radio 3 y su programa Duendeando (más conocido por el lema de "Flamencos y pelícanos"). No sé si siempre ha tenido este nombre. Ahora, lo emiten sábados y domingos a las 18:00 de la tarde.

He visto algún que otro concierto: uno memorable de José Mercé en el Victoria Eugenia (con un patio de butacas a rebosar de gitanas y gitanos en su salsa); Enrique Morente en el mismo lugar; Miguel Poveda en el Teatro Barakaldo...

En Donostia no hay muchas posibilidades de escuchar flamenco. Hasta ahora poco más que la Peña Flamenca La Paquera de Jerez (un sitio al que siempre me he querido acercar, pero al que por una cosa u otra no he ido jamás) y ahora... el Dabadaba.

Trasnoches flamencos

Fotografía: Dabadaba.

Hace unos días vi en las redes que anunciaban para el 19 de mayo a Rancapino Chico y a Antonio Higuero. Y pensé que esta oportunidad había que aprovecharla. No fui el único: porque, a ojo, unas 150 personas hicimos lo mismo el jueves al anochecer.

Rancapino Chico es joven (este año 28 primaveras) y es hijo del cantaor del mismo nombre (Rancapino: ambos son Alonso Núñez además). Una persona que no conozco presentó al dúo y llegó el momento de hincarle el diente al repertorio. Cantaor y guitarrista se subieron al escenario elegantemene vestidos: traje y corbata (si hacemos caso a Higuero, de estreno, aunque vaya usted a saber).

No tengo la suficiente cultura para conocer los diferentes palos, pero el artista habló de bulerías, alegrías, tangos, una zambra hecha por Paco Cepero como homenaje a Rancapino el viejo y tanguitos para rematar la velada.

La gente en silencio y escuchando, con respeto, algo que cada vez sucede menos en otro tipo de conciertos acústicos. Casi dos horas de cante, con una parada de veinte minutos en mitad del show (parada encima del escenario, porque ellos siguieron dándole en el camerino).

Tal y como señala Alex Dabadaba, una especie de tablao, porque los músicos están muy cerca del público. Yo creo que la mayoría se quedó muy a gusto y me da que esto tendrá continuidad en otoño, aunque previamente parece que también habrá otro bolo en junio (Antonio Reyes y Diego del Morao el 25 de junio).

Camino de casa, escuché a alguien que salía del local hablando por teléfono con su viejo diciéndole: "hemos hecho flamenco y ahora vamos a hacer rock and roll, padre". Pensé que justo lo contrario que el Dabadaba esa noche.

Dabadaba Gune Flamenkoa, apunte hau euskaraz.

P.S.: aquí tenéis una actuación en directo de Rancapino Chico. Arranca a partir de los 20 minutos, más o menos.

Escrito por: iturri.2016/05/22 09:30:00 GMT+2
Etiquetas: dabadaba rancapino_chico flamenco donostia antonio_higuero | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2016/05/15 18:45:00 GMT+2

Badiola: el futbolista que se quedó en el Hotel Corona de Aragón

Fútbol y literatura llevaba por título el diálogo entre dos Santiagos (el periodista Segurola y el escritor Roncagliolo) que tuvo lugar el pasado viernes en las catacumbas del Estadio Anoeta, concretamente en el Centro Cultural Ernest Lluch. Era una de las últimas actividades programadas dentro de la edición de este 2016 del festival Literaktum y fue Aixa de la Cruz la encargada de repartir juego entre ambos ponentes, tarea harto complicada estando Segurola por medio, ya que cuando el bilbaino toma la palabra cuesta pararle. Por si esto fuera poco, todos sabemos el poder de atracción que tiene el fútbol (y es que, en este caso, la literatura quedó en un segundo plano).

Tras el acto, varios de los congregados nos atrevimos con el Parque Temático del Pintxo (lugar anteriormente conocido como Parte Vieja donostiarra: en algún momento tendremos que decir que, quitando cuatro o cinco bares, ese espacio ya no nos pertenece a las y los donostiarras). Y fue allí donde salió a colación el apellido Badiola. Imagino que la mayoría pensaréis que ahora tocar hablar de la Real, pero no es así.

Fue tirando del hilo Valdano como llegamos a este destino. A mediados de la década de los 70 del pasado siglo, con Franco ya en las últimas, llegó a Vitoria un joven argentino llamado Jorge Valdano para jugar en Segunda División con el Alavés. Pasó cuatro temporadas con los babazorros y lo fichó el Zaragoza con 23 años, junto a José Ramón Badiola. Valdano tuvo luego una destacada carrera, pero el vizcaíno de Ondarroa se quedó por el camino.

 

La fotografía es de la web Los Blanquillos. De izquierda a derecha: Valdano, Badiola y Trobbiani.

Todo cambió desgraciadamente el 12 de julio de 1979. La delegación alavesista se hospedó en el Hotel Corona de Aragón. Sin embargo, Jorge (Valdano) tenía sus más y sus menos con los dirigentes vitorianos y pospuso el viaje. Menos mal, porque esa misma mañana se declaró un incendio y murieron casi 80 personas.

Los dirigentes del Alavés consiguieron salir por su propio pie, pero no pudieron llevarse consigo a Badiola. José Ramón saltó a la calle desde el primer piso (o desde el segundo, porque el número de la planta varía según las crónicas). Se dio un buen golpe en la cabeza, pero salió más o menos bien físicamente.

Psíquicamente, sin embargo, aquella situación traumática ha marcado el resto de su vida. Aunque jugó en el equipo zaragocista, José Ramón Badiola no consiguió llegar a dar el nivel que de él se esperaba. Su vida ha sido un desastre: rompió con su novia (he leído por ahí que era la hija del gerente del Alavés) y finalizó su carrera en el equipo alavesista para recluirse posteriormente en su pueblo.

En mis habituales visitas a Ondarroa, más de una vez ha salido el nombre de este exfutbolista que ahora tiene 60 años. La última vez que hablamos de él, mi cuñado me contó que habían visto a Valdano paseando por las calles de la localidad con su excompañero. He intentado comprobar este dato en la red, pero no lo he conseguido. El propio Valdano dice en alguna entrevista que perdió todo contacto con Badiola (que lo vió una vez en Bilbao). No sé si serán posibles más encuentros, pero Valdano tiene casa en Donostia y Ondarroa está a 50 kilómetros.

Por cierto, el viernes me dijeron que el libro que el argentino acaba de publicar en la editorial Conecta (Fútbol: el juego infinito) merece mucho la pena.

Os dejo varios enlaces sobre Badiola, Valdano y los hechos del Hotel Corona de Aragón:

1.- El periodista maño Miguel Mena publicó este Deporte y literatura (enlace pdf) en el 2010. Muchas gracias a Galder Reguera por hablarme de él.

2.- Las diferentes vidas de Valdano y Badiola (reportaje publicado en la revista Líbero).

3.- Badiola: azar y tragedia. Texto de 2012.

4.- Jorge Valdano: "El Zaragoza fue el equipo donde más jugué y que más marcó mi carrera profesional". Entrevista del 2014.

5.- La Alfaques y Zaragoza le dejaron dos veces viudo. Crónica del incendio del Hotel Corona de Aragón aparecida en el diario El País el 13 de julio de 1979.

6.- El futbolista Badiola se tiró por la venta y sufrió un paro cardíaco. Información publicada por ABC en julio de 1979.

7.- Adiós a un histórico albiazul. Necrológica en El Correo sobre Txema Zarraga, gerente alavesista a finales de los 70.

8.- El ruidoso sonido de la ausencia. Columna de Carlos Moncín en El Heraldo.

9.- Jorge Valdano y el chico de al lado. Columna de Luis Alegre (2014).

Badiola: futbola ez da literatura (apunte hau euskaraz).

Escrito por: iturri.2016/05/15 18:45:00 GMT+2
Etiquetas: jose_ramón_badiola jorge_valdano fútbol | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2016/05/12 21:35:00 GMT+2

Un abrazo, Alain

Llevo desde el pasado sábado sin poderme quitar una imagen de la cabeza. Corresponde a un homenaje, el que le hicieron a José Luis López de Lacalle, asesinado por ETA el año 2000. Aparecen cinco personas en torno a un ramo de flores apoyado en la base de piedra de una escultura. Son la viuda y el hijo de la víctima, así como representantes del partido que convocó el homenaje (locales y provinciales). A la derecha hay más gente, pero no parece que sean muchos.

Fotografía: Aiurri.

Alain es el hijo. No lo conozco demasiado, pero sí que lo he saludado más de una vez en algún bar o en algún acto cultural (últimamente en el concierto-homenaje a Derribos Arias). Saludarnos y cruzar un par de palabras, nada más.

No le he escuchado jamás hablar en público de su dolor (sí a su madre y a su hermana). Parece que ha decidido permanecer callado.

Nunca le he preguntado a ver qué tal está, cómo vivió ese cambio radical de vida con apenas veinte años recién cumplidos, cómo se enfrenta uno a la vida tras perder a tu padre de manera tan cruel, cómo hay que hacer para mantener esa aparente serenidad en los actos de recuerdo del viejo, cómo tirar hacia adelante a sabiendas de que tu criatura recién nacida (zorionak, ya que estamos) no conocerá a su abuelo... Cómo.

He leído un par de noticias sobre el acto (Lopez de Lacalle gogoan, una de ellas). También he visto el vídeo que he pegado ahí abajo (factoría Aiurri). Me extraña que la alcaldesa de Andoain no acudiera. No tengo ni idea de cuál es el motivo, pero creo que debía haber estado ahí, a pesar de ser un acto del Partido Socialista.

Hay que mostrar empatía con respecto a quien sufre. Sobre todo con personas que están un tanto alejadas de tus coordenadas políticas. Si en este pueblo queremos avanzar, son necesarios más gestos, aunque sean pequeños.

Alain, yo no te he dicho nunca nada sobre todo esto, quizás porque no he encontrado el momento adecuado, seguramente porque nuestra relación es de cortesía, pero quería escribir estas líneas para enviarte un abrazo en público.

Hasta la próxima, Alain.

P.S.: si alguien lo desea, puede leer este apunte de Javier Ortiz "Tengo miedo".

Besarkada bat, Alain (apunte hau euskaraz)

Escrito por: iturri.2016/05/12 21:35:00 GMT+2
Etiquetas: euskal_herria memoria euskal_aberia | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2016/05/10 13:05:00 GMT+2

Los Zulueta, un texto de Fermin Etxegoien

Fotografía de Juan González Andrés aka @foteropanico.

Aprovechando que estoy recuperándome favorablemente de un “esguince grado II del ligamento lateral externo del tobillo izquierdo” por hacer actividades impropias de mi edad (según dicen mis queridas amistades), voy a traducir por encargo (indirecto) de Carlos Rego la reseña-crónica hecha por Fermin Etxegoien (Zuluetarrak) del concierto que la banda reunida en torno a Rafael Berrio dio el pasado 15 de abril en el Centro Cultural Ernest Lluch en homenaje a Derribos Arias.

Dos cosas antes de nada:

1.- Me ha costado entrar en lo que Etxegoien quiere trasmitir, pero espero no haberme equivocado mucho.

2.- Es un texto en euskera y dirigido, por tanto, a esta población. No sé si se va a entender bien fuera o, incluso, aquí.

Ahí va.

Los Zulueta

"Parecía que estábamos en El Huerto" dijo alguien presente en la sala -una viuda mayor de 60 años y muy conocida en San Sebastián, cuyas hija y nieta/o también estaban por allí- nada más terminar el breve concierto-homenaje a Derribos Arias, cuando ya estábamos fuera del Centro Cultural Ernest Lluch en medio de la lluviosa noche de Anoeta.

ETA había hecho explotar en la década de los 80 aquel pub, de nombre El Huerto, punto neurálgico de la movida donostiarra de la época, en la otra punta de la ciudad, en la plaza de la Trinidad... y antes del pequeño concierto habíamos escuchado una especie de reivindación de la Cultura de la Transición (es decir, antes de que el kitsch del RRV se apropiara de todo) en la presentación de Derribos Arias: Licencia para Aberrar -libro escrito por el periodista orensano Carlos Rego.

La jaula de oro -en nuestra visión estereotipada hasta decir basta- de aquellos ciudadanos modernos y burgueses a más no poder en aquella Donostia cool -avant la lettre- e impenetrable. Quicir: para los mocosos de la provincia. Ha sido más tarde cuando he imaginado, por decir alguien, al propio Alejo Alberdi (presente en la sala) viviendo en una villa decadente como la del director de cine Iván (Zulueta) con vistas a Ondarreta. Es decir, personajes de aquella canción escrita por Rafa Berrio treinta años más tarde: Mis amigos, esa gente cargada de apellidos.

El músico de Gros se enfrentó al reto: tocar en directo las ocho mejores canciones -en su opinión- de Derribos Arias. Ikerne Jiménez al bajo, acompañante habitual de Alaska. La bilbaina apareció embarazadísima, con una imagen post-warholiana impactante. A la guitarra, Iñaki Huarte "Fisuras", un clásico de aquella escena new-wave, potente y sensible. A la batería, la joven zumaiarra Nagore Etxabe, una competente baterista de imagen riot-grrrl.

Arrancaron con A Flúor y continuaron con Quién hay. Como jamás había sonado Derribos Arias, me susurró (Xabier) Montoia. Demasiado bien me querría decir. Sólida y fielmente en mi opinión. Sin dejarse enredar en la dramaturgia del difunto Poch, pero sosteniendo el drama que había en sus canciones.

Nos gustaban todas las deconstrucciones de Derribos (música y texto). Aquel "aberrar" español tan cercano y tan lejano al mismo tiempo de este "aberri" en euskera.

Finalmente parece que se ha articulado una especie de crítica post a la estética de la izquierda abertzale (Maia, Gure Esku Dago), pero el germen de todo esto está en la tan denostada hoy Cultura de la Transición. Lo que pasa es que aquello era muy español y que algunos que estábamos allí (que también éramos euskaldunes, vasco-hablantes) luego nos callamos por respeto al folklore. Tal y como resulta conocido, una de las pocas excepciones fue el propio Montoia (M-ak).

Pero tira, tal y como diría el propio Berrio, "ya qué importa quiénes fuimos (Este Album, 1971, Warner)" (el entrecomillado en castellano en el original).

Actualización de las 14:15 horas. Jabi Haspi ha subido un par de vídeos más del concierto: muy bueno el sonido y flipante cómo lo capta el propio Jabi. Mi reconocimiento desde aquí.

Escrito por: iturri.2016/05/10 13:05:00 GMT+2
Etiquetas: traducciones argia fermin_etxegoien derribos_arias | Permalink | Comentarios (2) | Referencias (0)

2016/05/02 20:30:00 GMT+2

7 años, Javier

Dear JOR,

Un enlace de Felisa Pino me ha puesto sobre aviso: mi último Dear JOR es del 2014 (Cinco años, Javier) y hoy he decidido que había que llenar ese vacío.

El otro día eché unas risas con Gonzaga a cuenta de un par de apuntes tuyos sobre Eurovisión (éste referente a la última edición que viste, la del 2008) y otro de mayo de 2003 (Ainhoa, Otegi y «los vasquitos»). Venía a cuento la cosa porque la organización del festival había publicado una lista de enseñas prohibidas entre las que estaba la ikurriña. Fíjate cómo está la cosa que ha salido Rajoy, en twitter, ¡sacando la ikurriña!. Arnaldo Otegi, que salió hace unas semanas de la cárcel después de más de seis años y medio dentro, le ha contestando citando a Fraga.

Aprovechando el Primero de Mayo, conviene no olvidar que a un líder sindical como Rafa Díez le queda aún más de un año de condena por delante. Y el gobierno del señor plasmado no parece tener ninguna intención de sentarse a hablar para finiquitar lo de ETA.

Leí el domingo por la mañana una entrevista con un viejo conocido a quien soltaste más de una hostia en vida (Jesús Eguiguren: "Me tomaron por loco y me hicieron el vacío en el partido, para muchos la paz es una putada”). No hay muchas novedades en el texto, pero cada vez las suelta más gordas con respecto a su partido. No he entendido muy bien el primer comentario, el de José Luis Uriz: se acuerda de Enrique Curiel y destaca su labor por la paz.

Tras un 2015 electoral (elecciones municipales y locales en mayo; generales en diciembre) parece que el 2016 no le irá a la zaga (repetición de las elecciones generales en junio y elecciones al Parlamento Vasco allá por otoño). Hay una sensación general de hastío y hartazgo, o eso me parece a mí, aunque también habrá movimientos antes (¿coalición Podemos-IU?) y después.

Tu amigo Cebrián sigue con mando en plaza: apareció el nombre de su exmujer en los Papeles de Panamá y se puso a hacer de las suyas, aunque también hay gente en la SER que no le hace ni caso (veremos cuánto aguanta Javier del Pino).

Pasé el penúltimo fin de semana de abril en Santander. Gente que tú conoces bien me llevó a una fiesta con motivo del tercer aniversario de La Vorágine. Abrió la noche en el Black Bird un clásico: Luis Pastor. Era la primera vez que lo veía, a pesar de que lleva ya más de cuarenta primaveras con la guitarra en bandolera. Le acompañó Lourdes Guerra a las voces. No la conocía, pero a tenor de las caras que ponía, daba la impresión de no estar demasiado a gusto encima del escenario.

Me sorprendió Pastor declamando. Por ejemplo, Qué fue de los cantautores, un texto del disco homónimo de 2012. Hay varios vídeos por ahí en los que aparece recitando, la mayoría a pelo, alguna con acompañamiento musical. He elegido uno de los más reivindicativos.

Lo dejo por hoy, Javier. Te podría contar algo de los refugiados, pero me da vergüenza lo que estamos haciendo con(tra) ellos.

Un abrazo.

Zazpi urte jada, Javier; apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2016/05/02 20:30:00 GMT+2
Etiquetas: dear_jor javier_ortiz | Permalink | Comentarios (2) | Referencias (0)

2016/04/17 21:10:00 GMT+2

Volando voy (VI)

Poch & Derribos Arias

Viernes tarde, doble cita en el Centro Cultural Ernest Lluch de Amara. Por una parte, Carlos Rego presentaba su libro sobre Derribos Arias. Por otra parte, el homenaje en directo de Rafael Berrio a Poch (PochXBerrio).

Ricardo Aldarondo iba a participar en la presentación, pero problemas laborales de última hora lo impidieron (aunque sí que consiguió llegar al concierto). Alejo Alberdi (miembro de Derribos Arias), Rafael Berrio y Gregorio Gálvez arroparon a Carlos Rego en el acto. No he leído el libro y no viví de cerca aquella época, pero la presentación cumplió, en lo que a mí respecta, su principal función: consiguió que me entraran ganas de leerlo.

Tras media hora de descanso, aprovechada por el público para beberse las cervezas que la organización puso a su disposicón, Rafael Berrio se subió al pequeño escenario con Iñaki Huarte Fisuras (guitarra), Ikerne Giménez (bajo) y Nagore Etxabe (batería). También les acompañaron por momentos Elena Setien y Carlos Rego.

El local es pequeño, pero gana mucho sin sillas. La luz le dio un apropiado toque de salón de actos de instituto. El sonido fue muy bueno y el grupo aprobó con nota alta el examen.

Un buen botón de muestra el vídeo grabado por Javi Haspi de la canción "Íntima decoración".

Édipo (Companhia do Chapitô)

El sábado a la tarde esta compañía portuguesa llenó la sala Gazteszena de Egia con su particular versión de Edipo. No los había visto nunca, pero han venido muchas veces a Donostia y al País Vasco.

Se levantó el telón y apareció ante nosotros un escenario desnudo. Pocos momentos después hicieron acto de presencia los tres intérpretes. Mostraron su habilidad para, a palo seco, representar un buen número de personajes y ambientes.

Un compañero que ve mucho teatro me dijo que fue la obra que más le gustó el pasado año. Volvió a verla con los críos y éstos también lo pasaron bien.

Si Companhia do Chapitô pasa cerca de vuestro pueblo, id a verlos. De nada.

#DesafíoKatiuska

La iniciativa Desafío Katiuska, puesta en marcha por un grupo de trabajadores de Donostia Kultura, ha culminado este mediodía con un acto celebrado en la plaza Zuloaga, frente al Museo San Telmo de la ciudad. En dos palabras, consiste en recoger botas para las personas refugiadas que han llegado a Europa y denunciar la situación que están sufriendo.

No sé cuáles eran las expectativas iniciales, pero hasta ayer sábado se habían recogido 15.000 pares de botas en Gipuzkoa. Y es que además del grupo promotor un buen número de gente (cuadrillas, asociaciones, instituciones, empresas, ayuntamientos, escuelas...) se ha ido sumando por el camino. Y la verdad es que daba gusto ver lo diverso que era todo Los próximos días sabremos cuánto calzado se ha conseguido reunir.

La artista Zuhar Iruretagoiena ha hecho una instalación con las botas que las ciudadanas y los ciudadanos llevaron el mismo domingo a la plaza Zuloaga. Me ha gustado esta fotografía de Javier Hernández.

Javier Hernández-en argazkia: #KatiuskaErronka

Esta otra es mía:

#KatiuskaErronka

Hegal egiten (VI), apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2016/04/17 21:10:00 GMT+2
Etiquetas: companhia_do_chapitô desafío_katiuska derribos_arias donostia poch rafael_berrio ernest_lluch | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2016/04/05 22:30:00 GMT+2

Las personas refugiadas deben vivir en Europa

Hay una expresión muy de los 80 en el País Vasco: "errefuxiatuek Euskadin bizi behar dute" (las personas refugiadas tienen que vivir en Euskadi). Era un lema coreado en las manifestaciones cuando el Estado francés comenzó a retirar el estatuto de refugiado y expulsar de Iparralde (Norte de Euskal Herria) a personas de Hegoalde (Sur de Euskal Herria). Ahora, son las y los refugiados de Siria, Afganistán, Irán... quienes quieren vivir en Europa huyendo del caos de sus respectivos países.

Hoy quiero traer por aquí las palabras de un par de periodistas vascos que cubren los conflictos de Oriente Próximo.

De lo dicho por Ane Irazabal a Sustrai Colinari ("Gertatzen dena kontatzeko gaude, ez protagonistak izateko") en febrero de 2015 (traducido al castellano aquí: Ane Irazabal, desmitificando a los corresponsales de guerra):

"(...) los refugiados sirios que nos encontramos el año pasado en Lampedusa nos reconocían todos lo mismo: “creíamos que lo que sucedía en Palestina no nos podía suceder a nosotros, que estábamos a salvo en Damasco, que nosotros vivíamos bien”. Con cuatro hijos, sin nada, acababan de llegar en una patera. Por eso digo que la verdadera empatía se logra metiéndose en la piel del prójimo, y que para ello tienes que creer que a ti también te puede pasar. Cuando lo logras, se te pone la piel de gallina..."

En enero de 2016 se publicó, por su parte, la que el mismo Colina le hizo a Mikel Ayestaran ("Nabilen tokietan, propagandak informazioak baino indar handiagoa du"). Traduzco este trozo:

"No nos engañemos: aquí la gente no habla de los suníes, de los drusos o de los chiíes; habla de la Real. Además, Occidente mira al resto del mundo por encima del hombro. Nosotros hemos exportado la democracia, nosotros hemos exportado los valores del bien, nosotros... Aunque hemos desarrollado una mínima empatía sobre las tragedias de Oriente Próximo, siempre nos imaginamos que no nos puede suceder algo parecido, que estamos a salvo."

No sé vosotros, pero yo estoy totalmente perdido: me siento huérfano. Parece que la política es incapaz de abrir vías. Además, nos hemos hecho viejos, nos hemos aburguesado y tenemos un miedo de la leche hacia el extranjero, el extraño (lo de siempre: los pobres).

A pesar de todo, hay gente que permanece alerta y que está ayudando en los lugares donde están estas personas refugiadas. Dos ejemplos cercanos aquí en Gipuzkoa: Hotz Zarautz y Zaporeak (como complemento, la iniciativa #DesafíoKatiuska por ejemplo).

Se pueden decir muchas cosas (incluso en contra), pero yo en estos casos soy más de aplicar lo que decía Bertolt Brecht en su poema Refugio nocturno.

Hay dos versiones en euskera de Gaberako aterbea: la original de Mikel Laboa y la de Negu Gorriak en el disco homenaje a Laboa (Txerokee).

Me han contado que en Nueva York
en la esquina de la calle 26 con Broadway
en los meses de invierno,
hay un hombre todas las noches
que, rogando a los transeúntes,
procura un refugio a los desesperados
que allí se reúnen.

Al mundo así no se le cambia
las relaciones entre los hombres
no se hacen mejores.
No es ésta la forma de hacer más corta
la era de la explotación
pero algunos hombres
tienen una cama por una noche
durante toda una noche
están resguardados del viento
y la nieve a ellos destinada cae en la calle.

No abandones el libro que te lo dice, hombre,
Algunos hombres tienen una cama por una noche
durante toda una noche
están resguardados del viento
y la nieve a ellos destinada cae en la calle.
Pero al mundo así no se le cambia
las relaciones entre los hombres
no se hacen mejores.
No es ésta la forma de hacer más corta
la era de la explotación.

Errefuxiatuek Europan bizi behar dute, apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2016/04/05 22:30:00 GMT+2
Etiquetas: bertolt_brecht negu_gorriak mikel_laboa ane_irazabal mikel_ayestaran refugiados | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2016/03/14 21:45:00 GMT+1

Volando voy (V)

Neskatoak

Es martes por la tarde y recibo una llamada telefónica. Es un amigo que se va a acercar a Hondarribia a ver un documental del periodista Jon Abril (Neskatoak). No ando bien de tiempo, pero era una propuesta que no se podía rechazar.

El trabajo de Jon recoge las historias de una docena larga de mujeres que cruzaron la muga para trabajar como sirvientas (algunas en París, la mayoría en el Norte del País Vasco) entre las décadas de los 50 y 70 del siglo pasado. Ya os digo yo que podía estar mejor filmada y montada, pero quizás porque se me hacen muy cercanas las historias contadas y están contadas con mucho cariño, a mí me llenó. Incluso me reí, al igual que buena parte de la sala, porque algunas de las protagonistas tienen chispa y gracia contando sus aventuras y desventuras.

Se estrenó el domingo 6 de marzo en el pueblo de Abril, Bera. Y, tal como he dicho arriba, yo lo vi el día 8 en Hondarribia (más de 200 personas en la sala, la mayoría mujeres, porque era un actividad organizada dentro del programa del Día Internacional de la Mujer) y esta misma semana, el 16 de marzo, se podrá ver "Neskatoak" en el Koldo Mitxelena de Donostia (la agenda de proyecciones está en la web).

Al día siguiente, una amiga me comentó que el planteamiento del film le recordaba el documental A las puertas de París, un trabajo de 2008 dirigido por Marta Horno y Joxean Fernández (sí, el director de la Filmoteca Vasca) donde se da voz a varias porteras parisinas. Todas ellas son españolas a punto de jubilarse (o jubiladas ya). Se puede ver enterito en la red (43 minutos).

La mirada del otro

También la pasada semana se celebró del 7 al 10 de marzo la XXII edicion de dFERIA, un festival de artes escénicas dirigido a profesionales, pero también al público teatrero en general.

Sólo he podido acercarme a ver una obra, La mirada del otro, una pieza que va sobre los encuentros restaurativos que tuvieron lugar en el 2011 entre disidentes de ETA y víctimas de la organización en la cárcel de Nanclares. El material que manejan es potente (han llevado a escena diálogos basados en los encuentros mismos). Tres intérpretes: una mediadora, un exmiembro de ETA y una víctima de la organización. Escenario mínimo: dos mesas y tres sillas movidas y removidas de sitio por los actores.

Creo que se estrenó el pasado mes de septiembre en Eibar. Y recientemente ha tenido problemas en la localidad onubense de Cartaya (la compañía Proyecto 43-2 ha denunciado censura).

Para mí lo más interesante fue la mesa redonda posterior (y parece que así ha sucedido en más ocasiones). Moderó el diálogo Jaime Otamendi y, además de los intérpretes, tomaron parte Maixabel Lasa (víctima de ETA) y Edu Santos (mediador en los encuentros de la cárcel). También se sumó el público y, contrariamente a lo que suele ser habitual, las intervenciones fueron interesantes y sensatas. Sólo me acuerdo de la intervención de una persona que dijo ser hermana de una persona a quien mató la Guardia Civil hace 40 años. Apuntó que ya le habría gustado a ella haber participado en este tipo de encuentros. Edu Santos le respondió que para ello eran necesarios tres elementos que no se daban: una acción condenatoria de la Justicia contra dicha persona, arrepentimiento (aunque no sé si empleó esta palabra en concreto) y su disposición a participar en los encuentros.

Los miembros de la compañía (Estibaliz Curiel, Pablo Rodríguez y María San Miguel) destacaron un reciente encuentro con estudiantes en Elda (Alicante). En este caso, era previo a la obra y la gran mayoría del alumnado no quería dar segundas oportunidades a nadie y se mostraban más favorables a la mano dura. Sin embargo, tras el debate, una buena parte cambió su punto de vista e, incluso, hubo algunos estudiantes que se acercaron a ver la representación teatral.

En Youtube hay un vídeo con todo el montaje subido por la propía compañía.

Hegal egiten (V), apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2016/03/14 21:45:00 GMT+1
Etiquetas: dferia langraitz neskatoak marta_horno jon_abril joxean_fernández | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2016/03/01 23:05:00 GMT+1

Spotlight aquí, ahora

Hoy se ha hablado en las redes sociales mucho de la salida de prisión (¡ya era hora!) de Arnaldo Otegi. Además, en la tuitesfera en euskera, también ha dado que hablar un artículo de opinión (Spotlight hemen, orain) firmado por el periodista Alberto Barandiaran. No he visto la película Spotlight, una de las triunfadoras de la pasada gala de los Óscar, pero sí sé que habla de abusos sexuales a menores practicados por curas en Boston (EE.UU). Barandiaran comienza en América, pero trae el tema a casa. A Irun, concretamente. Años 70. Traduzco del euskera.

'Spotlight' aquí, ahora

En una de las escenas de la película Spotlight, el protagonista, veterano periodista de investigación del periódico Boston Globe, le pregunta a un antiguo compañero de clase cuál era el deporte que practicaba en los tiempos del instituto. «Estaba en el equipo de béisbol», le responde. «Yo jugaba a rugby. El Hermano Talbot dirigía el equipo de hockey. Si uno de nosotros dos hubiera elegido el hockey, hoy, quizás, no estaríamos aquí». El Hermano Talbot había violado a varios jóvenes en una escuela de un distinguido barrio de Boston en la década de los 70. Aquellos jóvenes no eran especialmente atractivos, ni especialmente jóvenes, pobres o ricos. Les gustaba el hockey y el Hermano Talbot dirigía el equipo de hockey de aquel instituto. Eso era todo.

El Boston Globe puso en marcha una extensa investigación sobre esos casos a principios de la década de los 90. Gracias al trabajo desarrollado por el grupo denominado Spotlight, quedó demostrado que la Iglesia Católica había silenciado, durante décadas, todos aquellos abusos de Boston, y que había ayudado y protegido a los culpables. Más tarde se supo que no sólo había sucedido en Boston. Salieron a la luz casos similares en otras ciudades estadounidenses y europeas. También en África y en Asia. Es decir, el problema era sistémico. Tocaba a todos los estamentos de la Iglesia Católica.

Los periodistas del Boston Globe se hicieron con el prestigioso premio Pulitzer gracias a este trabajo de investigación, y el filme Spotlight ha conseguido el Óscar a la mejor película este año. Me lo recomendaron vivamente dos jóvenes periodistas. Les despertó tal pasión que se preguntaban dónde se escondería en nuestra tierra un escándalo semejante. Se mostraban muy dispuestos a investigar con ganas y a airear trapos sucios. Que a ver dónde estaba ese escándalo entre nosotros.

Cuando éramos jóvenes, sufrimos abusos en el colegio La Salle de Irun. El Hermano Valerio, el tutor, aprovechaba la última hora de la semana para situarse ante nosotros y hablar tranquilamente, en un ambiente distendido. Se sentaba en la parte delantera de su mesa, o en los pupitres de la primera fila, mirando hacia nosotros, y comenzaba a reflexionar en voz alta, como si estuviera entre amigos. Remarcaba frecuentemente que lo que allí se decía no podía salir de aquella habitación. Que era nuestro ámbito de confianza. Si alguien se iba de la lengua, ello suponía una traición al grupo. Que sólo de aquella manera conseguiríamos hacernos confesiones mutuas. Que aquello era bueno.

Una vez nos dijo que conocía a jovenzuelos como nosotros que se tocaban mutuamente el pene como una manera de mostrar "confianza o amistad". Que no conocía una muestra más auténtica de la amistad que la masturbación recíproca.

Teníamos trece años.

Cuando tocaba tutoría, hacía que nos sentáramos encima de nuestras mesas, con los pies en los pupitres, de frente. Ponía sus manos en nuestros muslos y nos daba fuertes abrazos. Metía su mano debajo del jersey. Su temperamento era un tanto colérico y se enfadaba si nos apartábamos. Nos inoculaba la idea de haber pensado mal. Su palabra clave era "confianza".

En aquella época, trabajaban mucho los ejercicios espirituales, las convivencias. Eran voluntarias y Valerio consiguió convencer a nuestra cuadrilla. Seis amigos fuimos con él a una casa del Antiguo de San Sebastián a pasar un fin de semana. Era verano porque había regatas. Casualmente, una de las tres habitaciones que nos tocó era demasiado pequeña, y cuando llegó la hora de acostarse, Valerio nos dijo que había sitio en su habitación para que alguno de nosotros lo acompañara. No sé cómo, pero los turnos se formaron muy rápidamente y yo me quedé sin sitio. Me puse tozudo con Valerio: que echaría un colchón al suelo y que ya me arreglaría con Iñaki. No le gustó. Se pasó todo el día siguiente de mal humor. Se quejó de que no había confianza. Cuando cogimos el tren de vuelta a casa, todos nos relajamos como si nos hubiéramos quitado un gran peso de encima.

Sí, yo podría haber sido un miembro del equipo de hockey.

Me atrevería a decir que aquí no se hablado ni investigado de verdad jamás lo sucedido durante tantos años alrededor de la educación relacionada con la Iglesia. Cómo se ha tolerado todo eso. Cómo se ha callado. No hemos preguntado, no hemos escuchado, no hemos contado. Y aquí, nosotros, tenemos un Pulitzer.

Porque no fue sólo el Hermano Valerio, y porque no fueron únicamente abusos relacionados con la pasión sexual. En la misma escuela y época, un profesor perdió los nervios en cierta ocasión y le dijo a Pedro Pablo que saltara por la ventana: "Pedro Pablo, hala, tírate por la ventana si te da la gana". Y Pedro Pablo se tiró por la ventana.

No llorábamos. No nos quejábamos. Irun, década de los 70.

Trasladaron de colegio al Hermano Valerio porque en una de aquellas tutorías se le fue la mano y se quejaron los padres. Le cambiaron de colegio.

Es cierto que la película Spotlight despierta un deseo hacia nuestra profesión. Una especie de grito: que el periodismo tiene la capacidad y, sobre todo, el deber de denunciar las injusticias.

Hoy, aquí.

Escrito por: iturri.2016/03/01 23:05:00 GMT+1
Etiquetas: alberto_barandiaran irun berria abusos_sexuales traducciones iglesia | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2016/02/23 21:40:00 GMT+1

Volando voy (IV)

Amorante

El pasado jueves Amorante (Iban Urizar) presentó disco en Garoa Kultur Lab. Un par de semanas antes le tocó ejercer de telonero en el concierto de El Niño de Elche en la sala Dabadaba, pero la gente no le ayudó en exceso. Yo llegué tarde y no conseguí entrar en su propuesta.

El jueves, sin embargo, pasó justo lo contrario: la gente acompañó en silencio (cuando correspondía) y no me costó nada disfrutar con su música. Alguna letra de Harkaitz Cano, otra de un tío suyo un tanto especial, alguna escrita por el mismo intérprete... Con la ayuda de una loop station (o como se llame ese instrumento que parece tradicional en Elgoibar), nos llevó por diversos territorios. A veces por la montaña, otras veces por el Mediterráneo (me vino a la cabeza Rachid Taha). No me preguntéis por qué su música me lleva al monte, porque no lo sabría explicar.

Resumidamente, la música de Amorante merece la pena. Aquí tenéis su disco homónimo: Amorante. Si queréis algo más, os dejo con el vídeo de un concierto de papel ofrecido a comienzos del pasado año en Zarautz.

25 aniversario del Festival de Teatro de Bolsillo

El Festival de Teatro de Bolsillo cumple 25 años. Su intención inicial consistía en llevar a bares y locales de los barrios de la ciudad el teatro y buscar nuevos públicos. Hoy en día también busca algo parecido.

Se ha venido celebrando habitualmente durante el mes de mayo, pero este año (creo que con buen criterio) se ha decidido adelantarlo al mes de febrero. En mayo hay demasiadas actividades en la ciudad y el ambiente cálido de un bar se agradece más durante los meses invernales.

La primera función se hizo el 11 de febrero y la última será una gala especial el 27, el próximo sábado. Muchos bolos han estado hasta arriba de gente y parece que esta será la tónica hasta el final. ¡Larga vida, Poltsiko!

Derbi

No me voy a alejar de los bares. El domingo por la tarde la Real fue a San Mamés a jugar contra el Athletic. Vi el partido en un bar del barrio. Buena y merecida victoria de los blanquiazules que jugaron un partido serio.

Lo que más me llamó la atención fue el ambiente del bar. Varias personas diciendo las de dios, obviando la presencia infantil en el establecimiento. Es el típico día en el que piensas que el fútbol es para personas adultas.

Menos mal que la víspera estuve en Zubieta para ver ganar al Sanse (toda la segunda parte con diez) en su partido contra el Amorebieta. Buen ambiente, fútbol a pie de césped, olor a hierba. Nada más y nada menos.

Belén Gopegui y la política

Entevista de Alberto Moyano en el DV de hoy (porque Gopegui ha estado en San Sebastián en una tertulia literaria). Me he quedado con esto:

"Hace un año lo político parecía estar recobrando el impulso propio de los momentos históricos cuando la política se convierte en el arte de lo imposible; hoy, parece, se vuelve a los cauces tradicionales de la política como arte de lo posible".

Hegal egiten (IV), apunte hau euskaraz

Escrito por: iturri.2016/02/23 21:40:00 GMT+1
Etiquetas: poltsiko_antzerkia música belén_gopegui fútbol amorante | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)