Inicio | Textos de Ortiz | Voces amigas

2019/03/14 17:13:17.169400 GMT+1

Del terrorismo al cambio climático

El "Instituto Watson de Asuntos internacionales y públicos", de la Universidad Brown (Providence, RI, EE.UU.) desarrolla desde hace varios años un proyecto sobre los costes de las guerras. De entre éstas, la más destacada es hoy la que en septiembre de 2001 desencadenó EE.UU., bajo la presidencia de Bush, conocida como "guerra global contra el terrorismo".

El codirector del proyecto ha confeccionado un mapa actualizado, que ha sido publicado por la revista Smithsonian, y que el lector puede consultar en:

https://watson.brown.edu/costsofwar/files/cow/imce/papers/2019/US%20Counterterror%20War%20Locations,%202017-18,%20Smithsonian_Costs%20of%20War%20upright.pdf

En él se muestra gráficamente que durante los años 2017-18 EE.UU. ha desplegado su actividad antiterrorista en el 40% de todos los Estados mundiales. Esta actividad no tiene solo carácter militar. También el Departamento de Estado ha contribuido instruyendo en muchos países a los cuerpos policiales y de fronteras y desarrollando programas educativos para la población.

En los 80 países implicados (incluida España) existen 40 bases militares desde las que se apoya la guerra contra el terrorismo; durante los dos años estudiados se han desarrollado en ellos 65 misiones antiterroristas y 26 maniobras militares. En 14 de esos países las tropas de EE.UU. están implicadas en acciones de combate y en 7 de ellos se efectúan ataques aéreos y mediante drones.

Pero la conclusión fundamental que se deduce de este trabajo induce a preguntarse si la continuada extensión de la guerra contra el terror está produciendo los deseados efectos. La realidad muestra una respuesta negativa: la presencia militar de EE.UU. en tantos países ha generado resentimientos en muchos pueblos, y lo peor es que desde aquel fatídico 11 de septiembre que inició esta guerra los grupos terroristas se han multiplicado por todo el mundo y aunque son aniquilados temporalmente en ciertos lugares, cambian, mutan y se transforman, reproduciéndose hasta hoy como una metástasis incurable.

Bajo la presión bélica que impone la omnipresente guerra contra el terror se invierten más recursos en acciones militares que en otras actividades que beneficiarían directamente a los pueblos: ayuda humanitaria, defensa de los derechos humanos o esfuerzos diplomáticos para rebajar tensiones.

Para observar avances reales que redujesen las acciones terroristas y sus nefastos efectos en todo el mundo, se necesitarían nuevos proyectos y nuevas ideas, que se enfoquen, sobre todo, a las raíces religiosas, sociales, económicas y políticas desde las que se nutre el terrorismo de hoy. Porque el terrorismo es solo un síntoma y las enfermedades no se curan eliminando los síntomas sino atacando su verdadero origen.

Pero será imprescindible esforzarse por actuar con una perspectiva más amplia, que permita valorar en su conjunto los riesgos que acechan hoy a la humanidad. Porque es preciso tener presente que las consecuencias del acelerado cambio climático pueden alcanzar tal grado de peligrosidad que hagan del terrorismo un mal menor frente a la catástrofe universal con la que aquel amenaza en un futuro no muy lejano.

Las voces de los estudiantes que el viernes 15 de marzo resonarán en las manifestaciones públicas que recorrerán muchas ciudades del mundo, deberían alertar a las viejas generaciones, porque aspiran a que el mapa que ilustra este comentario se convierta en el mapa de los esfuerzos mundiales para hacer frente al cambio climático.

Publicado en República de las ideas el 14 de marzo de 2019

Escrito por: alberto_piris.2019/03/14 17:13:17.169400 GMT+1
Etiquetas: | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2019/03/07 17:34:48.641554 GMT+1

Una escuela en Palestina

Unos 500 estudiantes palestinos de 6º a 12º grado acuden a diario a la escuela al-Sawiyeh al-Lebban, situada en las inmediaciones de Nablus, al norte de Palestina.

Durante las horas escolares no es extraño escuchar la voz del director de la escuela anunciando a través de los altavoces: "El ejército israelí ha sido visto cerca de nuestras instalaciones. Permaneced dentro de las clases, alejados de las ventanas y cerrad bien las puertas. Estad preparados para la evacuación".

Los incidentes causados por la presencia militar y por los colonos armados que entran en el colegio han obligado al personal docente a entrenar a los estudiantes sobre qué hacer cuando se producen tales incursiones. Se les ha enseñado a protegerse de los efectos del gas lacrimógeno y algunos han sido instruidos para prestar atención de primeros auxilios a sus compañeros.

La escuela está incluida en la llamada "zona C", que abarca un 60% del territorio de Palestina, lo que significa que está directamente bajo control militar israelí. Además, un asentamiento ilegal la rodea casi por completo, ocupando las colinas contiguas.

Un veterano profesor declaró: "A los colonos y los soldados les gusta apuntar a los niños con sus armas para asustarlos". Recuerda que en octubre pasado la autoridad israelí ordenó cerrar la escuela porque se acusaba a los niños de lanzar piedras. Cuando padres y profesores decidieron mantenerla abierta, las fuerzas israelíes dispararon gas lacrimógeno y balas de acero revestidas de goma contra las personas concentradas frente a la escuela protestando por su cierre, alcanzando a varias personalidades palestinas que habían acudido a la protesta, como el ministro de Educación y el gobernador de Nablus, así como a profesores y estudiantes.

El profesorado se queja del efecto negativo que todo esto tiene sobre los alumnos. Las frecuentes evacuaciones de las clases interrumpen la enseñanza. Los padres temen enviar a sus hijos a clase. Una ONG internacional, Save the Children, ha colaborado en adoptar la iniciativa conocida como "Escuelas como zonas de paz", creando unas "células de crisis" formadas por estudiantes y profesores, que han de hacer frente a las emergencias y preparar a todos ante los efectos de las armas utilizadas por Israel.

Los alumnos también se sienten afectados: "Nos afecta psicológicamente, porque vivimos en un entorno de violencia y no podemos concentrarnos en los estudios" -dice una alumna de 17 años- "En vez de prestar atención a las lecciones, estamos siempre pensando sobre lo que nos puede pasar cuando salgamos de la escuela. ¿Me dañarán, me detendrán o me matarán? Nunca estamos seguros".

Ni siquiera la presencia de policías palestinos en la entrada de la escuela, iniciada a comienzos de este año, ha contribuido a pacificar el ambiente, aunque ha reducido la frecuencia de las incursiones ajenas.

Este pequeño fragmento de la vida palestina, aquí relatado, que refleja las nefastas consecuencias que para la población tiene la ocupación militar de su territorio no está basado en ningún documento que pudiera tacharse de antisemita. Procede de una ONG judía radicada en EE.UU. cuyo nombre es Jewish Voice for Peace ("La voz judía por la paz" https://jewishvoiceforpeace.org/) que, como se expresa en su página web, "se opone al fanatismo y la opresión contra judíos, musulmanes y árabes".

Aspira a poner fin a la ocupación israelí de Cisjordania, Gaza y Jerusalén Oriental, dar seguridad y autodeterminación a israelíes y palestinos, alcanzar una solución justa para los refugiados y poner fin a la violencia contra la población civil". Aspira, nada menos, que a "alcanzar la paz entre los pueblos de Oriente Medio"

Admirables ambiciones que, lamentablemente, ni la política israelí ni la estadounidense parecen estar en condiciones de apoyar.

Publicado en República de las ideas el 7 de marzo de 2019

Escrito por: alberto_piris.2019/03/07 17:34:48.641554 GMT+1
Etiquetas: | Permalink | Comentarios (1) | Referencias (0)

2019/02/28 18:50:20.696203 GMT+1

Los jóvenes protestan, cargados de razón

En agosto del año pasado, una estudiante de Estocolmo de 15 años de edad, Greta Thunberg, comenzó a faltar a clase los viernes. Esos días se quedaba sentada frente al Parlamento sueco exhibiendo un cartel que pedía la huelga escolar contra el cambio climático. Repartía unas hojas con este texto: "Hago esto porque los adultos se están cagando en mi futuro".

Su protesta se extendió como una explosión de pólvora y en unos meses decenas de miles de estudiantes se manifestaron en Europa, Australia y Japón, durante los llamados "viernes para el futuro". También tuvo la oportunidad de dirigirse a los ultramillonarios mundiales reunidos en Davos con motivo del Foro Económico Mundial el pasado mes de enero (adonde llegó tras 32 horas en tren, para recordar que hay modos de viajar que contaminan menos que los aviones).

La exposición que desarrolló ante ellos concluyó con estas palabras: "Algunos dicen que no deberíamos dedicarnos al activismo. Que deberíamos dejarlo todo en manos de los políticos y limitarnos a votar por el cambio. Pero ¿qué hacer si no hay voluntad política? ¿Qué hacemos cuando nada de lo necesario se está llevando a cabo? Los adultos repiten: 'Se lo debemos a los jóvenes, para darles esperanza'. Pero yo no deseo vuestra esperanza. No quiero que tengáis esperanza. Quiero que tengáis pánico. Quiero que sintáis el miedo que yo siento cada día. Y después quiero que actuéis. Que actuéis como lo haríais en una crisis, como si nuestra casa estuviera ardiendo. Porque está ardiendo".

El impulso así generado sigue creciendo. El 15 de marzo se anuncia una huelga escolar coordinada por los jóvenes de todo el mundo, que a sus mayores nos reprochan "que les impulsemos a estudiar para el futuro, cuando ese futuro pudiera ser inexistente".

En Davos, Greta Thunberg fue tajante: "Resolver la crisis climática es el más complejo reto que ha afrontado jamás la humanidad. Pero la solución es tan sencilla que hasta un niño pequeño la entendería: hemos de suprimir las emisiones de gases de efecto invernadero".

Greta es hoy famosa, pero no es la única. Hay jóvenes en otras partes del mundo que también muestran con su comportamiento la firmeza y claridad de ideas que se echan a faltar en algunos adultos. Si de Suecia pasamos a Israel, encontraremos a Hilel Garmi, un muchacho de 19 años que se ha mostrado tan seguro y decidido como la estudiante sueca para defender sus principios aun a pesar de varias condenas a prisión por su tenaz protesta contra la expansiva ocupación israelí de Palestina: "Desde que estaba en octavo grado [12-14 años] he pensado que la ocupación de Palestina es inmoral".

Por eso se ha negado a cumplir el servicio militar, lo que le ha hecho ser periódicamente encarcelado. El Gobierno de Israel hace distinción entre los "objetores de conciencia" y los que considera "objetores políticos", porque solo rechazan el servicio militar en los territorios ocupados, a los que trata con gran rigor.

Hilel se explica así: "No puedo alistarme porque desde muy pequeño fui educado en la creencia de que todos los seres humanos son iguales. No acepto la idea común entre todos los judíos que les hace creerse distintos de los árabes. Yo no debería ser tratado de modo distinto al de un niño que haya nacido en Gaza y no creo que la felicidad o la tristeza de unos sean más importantes que las de otros. Como una persona que ha nacido en el lado más poderoso de la jerarquía que existe entre el Mediterráneo y el río Jordán, tengo el poder y la obligación de combatir a esa jerarquía".

Tras seis reclusiones en prisión Hilel ha sido liberado definitivamente de sus obligaciones militares. No acaba de saber por qué motivo. Quizá las autoridades sospecharon que su voluntad no iba a quebrarse. Por otro lado, un tenaz objetor de 19 años repetidas veces encarcelado podría llamar más la atención y motivar con su valentía a otros jóvenes para seguir el mismo camino.

Por ahora, el esfuerzo de Hilel no ha alcanzado la resonancia internacional de Greta y ni siquiera ha despertado en Israel el eco que cabía esperar. Esto es atribuible a la crítica situación en la que vive el país, que el propio Hilel describe así: "El pueblo de Israel se siente aislado del resto del mundo. El Gobierno y los medios de comunicación nos recuerdan constantemente cómo Irán y muchos otros países desean destruirnos".

Greta e Hilel son dos jóvenes que aplican sentido común y nobleza de espíritu a unos problemas que sus mayores parecen incapaces de resolver y que conducen a un futuro ominoso. Mientras tanto, Trump desdeña y niega el cambio climático y Netanyahu aplasta y fragmenta al pueblo palestino. Pero ellos son los que ostentan el poder aunque no tengan razón.

Publicado en República de las ideas el 28 de febrero de 2019

Escrito por: alberto_piris.2019/02/28 18:50:20.696203 GMT+1
Etiquetas: | Permalink | Comentarios (1) | Referencias (0)

2019/02/21 18:03:29.185140 GMT+1

De Bush a Trump: ¡Misión cumplida!

Trump afirmaba el pasado domingo, utilizando la vía tuit -como tiene por costumbre-, que "el Califato [es decir, el ISIS o Estado Islámico, a gusto del lector] está a punto de caer" y a continuación amenazaba a Reino Unido, Francia, Alemania "y otros países aliados" con liberar "más de 800 combatientes de ISIS" que podrían volver a Europa a menos que sus aliados no los acepten inmediatamente y los sometan a juicio.

Se lamentaba de que de no hacerse cargo de los yihadistas apresados por EE.UU. en Siria "EE.UU. no desea contemplar cómo esos combatientes de ISIS se esparcen por Europa, que es donde se espera que vayan" e insistía en que "esa posibilidad no es buena porque nosotros nos veremos forzados a liberarlos".

Con su abstruso estilo remachaba así la idea: "Nosotros hacemos tanto y gastamos tanto que ya va siendo hora de que otros intervengan y hagan el trabajo que pueden hacer. Nosotros nos retiramos tras una victoria completa al 100% sobre el Califato". Note de paso el lector que en el primer tuit, escrito a las 4:51 AM del día 17, el Califato estaba "a punto de caer", y en el siguiente, a las 5:01 del mismo día, había sido ya derrotado "al 100%": ¡Misión cumplida!

Se dice que Trump es poco dado a la lectura y que le gusta informarse viendo televisión. Por eso no se enteró de un documentado trabajo publicado unos días antes (13-2-2019) en The New York Review, y titulado "Invicto, el ISIS regresa a Irak" (Undefeated, ISIS is back in Iraq"), que le habría ayudado a reflexionar un poco antes de ponerse a tuitear.

El autor del texto, Aziz Ahmad, sabe bien de qué habla pues forma parte del equipo del Canciller del Consejo de seguridad de la región iraquí del Kurdistán. Según las informaciones recopiladas por su equipo de investigación, durante los pasados quince meses se han producido centenares de ataques en zonas que se suponían libres de combatientes del ISIS. En muchas partes del noroeste iraquí, sus guerrillas montan emboscadas contra las fuerzas de seguridad a una escala sin precedentes. Hasta en la misma ciudad de Mosul, que fue recuperada en 2017 por las tropas gubernamentales tras una prolongada y costosa campaña, la bandera negra del ISIS ha vuelto a ondear últimamente sembrando el pánico entre la población civil.

Sobre el territorio que abandonó ISIS operan ahora numerosas milicias sectarias que exigen servidumbre a la población. Miles de familias acusadas de estar vinculadas al ISIS están exiliadas, perseguidas por las milicias y se sienten deshonradas. El Gobierno ha declarado derrotado al ISIS, como si fuera ya algo del pasado, pero los síntomas de su resurgir son preocupantes y las causas que lo hicieron nacer no han sido corregidas.

El renacer de ISIS ha tomado forma de venganza contra los que renegaron de él. Durante el pasado año numerosos jefes de poblado han sido asesinados o secuestrados. Los vengadores penetran de noche en los poblados y buscan objetivos concretos, es decir, los que en el pasado colaboraron con el Gobierno. Por otra parte, la derrota de ISIS en Siria ha hecho volver a Irak a numerosos combatientes listos para introducir armas y sembrar el caos en el país.

La sugerencia de Ahmad es clara: "Detener el retorno de ISIS exige comprende cómo este grupo se ha embebido en la sociedad iraquí durante los últimos quince años de conflicto. Ocupar militarmente el territorio no suprime las causas de descontento sobre las que crece ISIS. Y sin desdeñar la importancia del factor militar para dar seguridad a la región, este conflicto es un conflicto político en un territorio arrasado por la guerra y con una población desmoralizada a la que ISIS ha persuadido de que abandonen la vía política y abracen la rebelión".

Trump dando por aniquilado el Califato parece una copia grotesca de aquel Bush que, aterrizando de uniforme en un portaaviones, proclamó en 2003 solemnemente: Mission accomplished!, cuando en realidad el sangriento y prolongado conflicto de Irak sólo acababa de empezar.

Publicado en República de las ideas el 21 de febrero de 2019

Escrito por: alberto_piris.2019/02/21 18:03:29.185140 GMT+1
Etiquetas: | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2019/02/14 18:14:0.445720 GMT+1

Una condena por sedición en la América Española

Entre los antecedentes dieciochescos del proceso independentista de las colonias españolas en América, en el que luego brillaría con luz propia "El Libertador" Simón Bolívar, figura el llamado "movimiento de los Comuneros" que se alzó en armas en el Virreinato de Nueva Granada.

No era un alzamiento indígena en exclusiva -escribe J. Ignacio Lacasta en su "Simón Bolívar", Ed. Pamiela, 2018, de donde extraigo los datos de este comentario- porque incorporaba a pequeños propietarios y esclavos negros. Cerca de Bogotá se concentraron unos 20.000 sublevados que al grito de "¡Unión de los oprimidos contra los opresores!" llegaron a poner en peligro a las autoridades españolas.

Ante el riesgo de que la capital cayera en manos de los sublevados, se firmaron unas Capitulaciones que desactivaron la rebelión porque satisfacían muchas de las más que razonables peticiones de los insurrectos.

Pero así como los Reyes Católicos incumplieron las Capitulaciones firmadas con Boabdil en 1491 para la rendición de Granada, en cuanto el cardenal Cisneros pudo manejar a su gusto la política de la Corona en el derrotado reino nazarí, lo que los comuneros de Nueva Granada habían firmado antes de dejar las armas y disolverse fue simplemente ignorado por las autoridades españolas. También en este caso se contó con la colaboración de la Iglesia en la figura del arzobispo Caballero y Góngora, apoyado por las élites criollas locales.

Desactivado el movimiento, comenzó la represión. José Antonio Galán, Capitán de los Comuneros y su principal dirigente, fue juzgado por sedición. La sentencia de la Real Audiencia decía:

"Condenamos a José Antonio Galán a que sea sacado de la cárcel, arrastrado y llevado al lugar del suplicio, donde sea puesto en la horca hasta que naturalmente muera; que bajado se le corte la cabeza, se divida su cuerpo en cuatro partes y pasado el resto por las llamas, para lo que se encenderá una hoguera situada delante del patíbulo, su cabeza será conducida a Guaduas, teatro de sus escandalosos insultos; la mano derecha puesta en la plaza del Socorro; la izquierda en la Villa de San Gil; el pie derecho en Charalá [su lugar de nacimiento] y el pie izquierdo en el lugar de Mogotes, declarada por infame su descendencia, ocupados todos sus bienes y aplicados al Real Fisco, asolada su casa y sembrada de sal, para que de esta manera se dé al olvido su infame nombre".

Sepa el lector que esta sentencia se firmó en 1782, siendo rey de España Carlos III, al que Lacasta considera "monarca positivo en tantas otras iniciativas ilustradas, pero que no toleraba ni aguantaba la menor desobediencia ni discrepancia". Y como el citado arzobispo Caballero y Góngora fue nombrado Virrey tras la sublevación para que pudiera desarrollar su tarea represiva, "el condigno castigo de los delincuentes en las pasadas alteraciones de ese Reino", fue preciso solicitar al Papa que fuera exonerado temporalmente de su condición sacerdotal.

Algo ha evolucionado la sociedad durante los siglos posteriores al episodio aquí comentado, cuando la justicia se mostraba brutalmente cruel, tratando de ser ejemplarizante, y donde el poder del Rey y el de la Iglesia se entrelazaban sólidamente para preservar sus privilegios, instrumentando un aparato judicial hecho a su medida.

Sobre estos residuos históricos reposa la latente desconfianza que en muchos pueblos y en muchas culturas suscitan los estamentos judiciales, sus códigos y sus maneras de hacer.

Publicado en República de las ideas el 14 de febrero de 2019

Escrito por: alberto_piris.2019/02/14 18:14:0.445720 GMT+1
Etiquetas: | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2019/02/07 19:20:11.886982 GMT+1

Reflexiones de un veterano diplomático

Hans Blix (Upsala, 1928) es un veterano diplomático sueco que durante su larga carrera en el ámbito de la política internacional ha desempeñado muy diversas funciones. Durante 16 años fue el responsable de la Agencia Internacional de la Energía Atómica, donde obtuvo uno de los mayores éxitos de su carrera al contribuir a la desnuclearización de la República Sudafricana, que en 1993 destruyó seis armas nucleares y paralizó la construcción de una séptima, tras firmar el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares.

Pero cuando saltó a las primeras páginas de los medios de comunicación fue tras ser nombrado jefe del equipo de inspectores de la ONU que había de controlar las condiciones del desarme impuesto a Irak tras la llamada "Primera Guerra del Golfo" (la invasión de Kuwait por Sadam Husein).

Durante 2002 la comisión inspectora que él dirigía revisó todas las instalaciones iraquíes que pudieran ser capaces de contribuir a la construcción de armas de destrucción masiva. Las reiteradas inspecciones no lograron descubrir nada que confirmara las insistentes sospechas de los Gobiernos británico y estadounidense. Los sucesivos informes de la comisión contradecían las mentiras y falsas pruebas con las que EE.UU. y sus aliados pretendían encontrar una razón para invadir Irak.

Hans Blix ha declarado recientemente que EE.UU. no buscaba desnuclearizar Irak sino derribar a sus gobernantes. Se amenazó a los inspectores de la ONU para que "no declarasen la inexistencia de armas de destrucción masiva, so pena de ser desacreditados en el Consejo de Seguridad". (El mismo Consejo ante el que Colin Powell protagonizó en febrero de 2003 aquella vergonzosa sesión basada en suposiciones sin pruebas que sí le desacreditó para siempre).

En 2003 se inició la ansiada guerra y ni siquiera las tropas invasoras pudieron descubrir nada que incriminara al derribado Gobierno iraquí en la fabricación de armas nucleares. La prensa de EE.UU. desató una campaña de desprestigio del diplomático sueco, lo que a la larga solo puso de relieve su estricta profesionalidad al servicio de Naciones Unidas.

En una reciente entrevista, Hans Blix ha condensado algunos aspectos de su larga trayectoria política volcada en gran parte en el control del armamento nuclear mundial. Al ser preguntado sobre su idea y el papel que la diplomacia puede jugar en el mundo actual, declaró que su "reflexión general tras una larga vida en la diplomacia es una a la que vuelve constantemente: la importancia de evitar la humillación".

La esencia de la diplomacia, afirma, es: "Primero, mejorar las relaciones entre los Estados y los grupos, hacerlas mejores y más provechosas. Segundo: evitar los obstáculos, evitar toda exacerbación y conflictividad. Y tercero: cuando surgen los conflictos, mitigarlos, reducirlos y resolverlos. Aunque he de aceptar que no todos los conflictos pueden ser resueltos diplomáticamente".

Pero insiste que en todo caso no se debe humillar al adversario, pues no se logra nada con ello y solo se le hace más irritable. Cuando se trata de alcanzar soluciones hay que evitar el vocabulario cargado de segundos significados y utilizar conceptos neutros: "En las relaciones humanas, la humillación es muy peligrosa".

Concluye afirmando: "La diplomacia es una actitud fundamental ante la vida. Es una filosofía que afirma que todos podemos vivir juntos. Nunca hay que humillar a nadie, jamás".

Las reflexiones del nonagenario diplomático son más que nunca necesarias allí donde el enfrentamiento político conduce a utilizar calumnias, insultos, bromas de mal gusto y desplantes proferidos en las sedes parlamentarias que deberían ser, precisamente, los templos de la diplomacia política donde esforzarse en poder "vivir juntos". De momento, nuestros parlamentarios parecen ignorar esta idea, largamente elaborada por quien mucho ha observado, y a menudo aprietan el acelerador de los insultos denigrantes hacia quienes mantienen opiniones distintas.

Publicado en República de las ideas el 7 de febrero de 2019

Escrito por: alberto_piris.2019/02/07 19:20:11.886982 GMT+1
Etiquetas: | Permalink | Comentarios (1) | Referencias (0)

2019/01/31 18:23:30.308628 GMT+1

Chomsky escribe a Trump sobre Venezuela

A raíz del rápido reconocimiento del autoproclamado presidente de Venezuela, Juan Guaidó, por el Gobierno de Trump, el conocido profesor y analista político estadounidense Noam Chomsky escribió una "Carta abierta al Presidente", suscrita también por setenta destacados intelectuales, historiadores y expertos en política del continente americano.

Ante el aluvión propagandístico que ha aplastado gran parte del pensamiento occidental, describiendo con indelebles tintas negras al presidente Maduro y vistiendo con ropajes de pureza al líder de la oposición y presidente de la Asamblea Nacional, no parece superfluo poner al alcance de los lectores españoles algunos aspectos que la citada carta contiene.

Sobradamente se ha tratado "lo de Venezuela" en estas páginas digitales por otros expertos comentaristas, de modo que no insistiré en el proceso que ha llevado a la actual situación, bien conocido por los lectores.

Sin embargo, a modo de comparación y antes de entrar en materia, bueno es recordar que en la tarde del 17 de julio de 1936, se inició en España un golpe de Estado militar que, al no ser prestamente aplastado por el Gobierno, degeneró en una guerra civil a la que, sin necesidad de ponerle adjetivos, hemos de hacer responsable de gran parte de los serios problemas que aquejan hoy a la sociedad española.

Con otros modos y circunstancias, el 23 de enero de 2019 la autoproclamación pública de Guaidó como presidente interino de Venezuela también ha marcado en este país el inicio de un golpe de Estado cuyas consecuencias hasta ahora solo pueden aventurarse.

Todo indica que el responsable inicial y directo de lo que ahora pueda suceder es el presidente de EE.UU., responsabilidad a la que se sumarán los Estados que le secunden en su anunciado propósito, que no es otro que derribar al actual Gobierno venezolano.

Para Chomsky, "la polarización política de Venezuela no es nueva; el país está dividido desde hace tiempo por fracturas raciales y socioeconómicas. Pero la polarización se ha profundizado en los últimos años". Sostiene que bajo Trump se ha acentuado la retórica agresiva contra el Gobierno de Venezuela, sugiriendo acciones militares y calificando al país, junto con Cuba y Nicaragua, como una "troika de tiranía". Los innegables errores de gobernanza de Maduro y su Gobierno se han visto agravados por las sanciones económicas estadounidenses, que son ilegales para la Organización de Estados Americanos, la ONU y la propia legislación interior de EE.UU.

La decisión de Trump "ha acelerado fuertemente la crisis política venezolana con la esperanza de dividir a sus fuerzas armadas y agravar la polarización de la sociedad, forzando a la gente a tomar partido". Si se prosigue en esta dirección, anuncia Chomsky, el resultado más probable será "el derramamiento de sangre, el caos y la inestabilidad".

Advierte también que no es fácil que un bando derrote al otro. Algo parecido ocurrió en España en 1936, cuando ni el Gobierno pudo aplastar la rebelión militar, ni la parte sublevada de los ejércitos fue capaz de hacerse con el poder. Una cruenta guerra fue el resultado. Detalla Chomsky que en el ejército venezolano hay 235.000 combatientes de primera línea y al menos 1,6 millones en las milicias. Muchos de ellos combatirán, no solo en defensa de la soberanía nacional -algo muy embebido en el pensamiento latinoamericano- frente a lo que se percibe como una agresión dirigida por EE.UU., sino también para protegerse de la probable represión que padecerían si tiene éxito el golpe de Estado.

Sin olvidar los resonantes fracasos de EE.UU. cuando ha pretendido cambiar por la fuerza el régimen de un país (como en Libia, Irak o Siria) y teniendo presente la historia moderna de Iberoamérica, Chomsky coincide con gran parte del pensamiento no sumiso ante los intereses de EE.UU. al afirmar que "la única solución es un acuerdo negociado, como ha ocurrido en el pasado en América Latina cuando las sociedades polarizadas eran incapaces de resolver sus discrepancias mediante elecciones".

Concluye el politólogo estadounidense diciendo que la comunidad internacional debería "apoyar las negociaciones entre el Gobierno de Venezuela y sus oponentes para que el país pueda finalmente salir de su crisis política y económica".

Publicado en República de las ideas el 31 de enero de 2019

Escrito por: alberto_piris.2019/01/31 18:23:30.308628 GMT+1
Etiquetas: | Permalink | Comentarios (1) | Referencias (0)

2019/01/24 18:33:33.854326 GMT+1

El éxito de la tecnología represiva israelí

Según escribe el investigador y periodista australiano Antony Loewenstein en The New York Review of Books (4/1/ 2019), durante los años en que Netanyahu ha gobernado Israel, este país se ha convertido "en una potencia tecnológica que orgullosamente promociona sus herramientas de ocupación [de los territorios palestinos] en los mercados doméstico y global".

Netanyahu declaró hace poco que "el poder es lo más importante en política exterior. Hablar de 'ocupación' es una sandez. Hay países que han conquistado y expulsado pueblos enteros y nadie ha dicho nada. La fuerza es la clave y marca la diferencia en nuestra política respecto al mundo árabe". Y concluyó afirmando que cualquier arreglo de paz con los palestinos solo saldrá adelante con "intereses comunes basados en el poder tecnológico".

En la represión contra el pueblo de Gaza, por ejemplo, ese poder tecnológico se ha mostrado ya en dos aspectos. Por un lado, en la llamada "valla inteligente", construida por una empresa que también puja para participar en el muro de Trump frente a México. Se la anuncia como "probada en la lucha real para evitar la infiltración de palestinos".

Otro nuevo artefacto también utilizado en Gaza es el "Mar de lágrimas", un dron capaz de lanzar granadas lacrimógenas sobre los manifestantes. Su fabricante ha recibido muchos pedidos y está siendo probado por la agencia "Frontex", que controla la entrada en Europa de inmigrantes y refugiados.

Según el famoso denunciante Edward Snowden, fueron dispositivos diseñados por una empresa israelí los que permitieron seguir el recorrido del periodista saudí supuestamente descuartizado en el consulado de su país en Estambul, introduciendo un programa conocido por Pegasus en el teléfono de uno de sus contactos, otro exiliado saudí residente en Canadá.

También otra empresa israelí, estrechamente vinculada al Gobierno (antiguos jefes del Mossad son sus consejeros), espió a las mujeres que acusaron de agresiones sexuales al magnate cinematográfico Weinstein. Actividades de análogo cariz desarrolló la misma empresa para apoyar al autoritario Gobierno húngaro y para desacreditar a miembros del Gobierno de Obama en relación con el tratado nuclear con Irán.

Aunque son muchos los Estados que desaprueban la ocupación israelí de Palestina, no vacilan en recurrir a los sistemas de vigilancia y espionaje de compañías israelíes. Según The News York Times, el Gobierno mexicano lo hizo para controlar a los colegas de un periodista de investigación que fue asesinado, así como a abogados defensores de los derechos humanos o activistas contra la corrupción.

Un informe de la agencia británica Privacy International, dedicada a estudiar los quebrantamientos de la privacidad en Gobiernos y empresas, publicado en 2016, registró la existencia de 528 compañías especializadas en seguridad, inteligencia y espionaje; de ellas 26 eran israelíes, lo que pone a este país en cabeza de la clasificación mundial en relación con el número de habitantes.

La publicidad se basa en que muchos regímenes autoritarios en el mundo desearían copiar el modo como Israel controla a la población palestina: armas, instrumentos de represión y artefactos de espionaje. La ocupación de Palestina ha hecho prosperar a las empresas implicadas en ella. En 2017 solo EE.UU. superó a Israel, que dedicó cerca de 1.000 millones de dólares a las firmas de ciberseguridad y que es el segundo país en firmar contratos internacionales en este campo.

Solo una sensación de repugnancia por la opresión del pueblo palestino (no muy distinta de la que en su tiempo sufrió el extinto régimen del apartheid sudafricano) tiene visos de frenar el éxito internacional de los dispositivos tecnológicos de represión fabricados en Israel. Un experto en el comercio de armas de este país cree que la ocupación es más obstáculo que ventaja en este aspecto, y no son pocos los empresarios del ramo que resaltan la frustración de algunos clientes por el fracaso israelí en aplastar definitivamente la resistencia palestina y muestran rechazo a la política israelí, que se mueve hacia una anexión definitiva de los territorios ocupados.

Por mucho que pueda extrañar, cualquier aspecto del comercio a la larga acaba estando sometido a presiones de índole ética y moral que no cabe ignorar.

Publicado en República de las ideas el 24 de enero de 2019

Escrito por: alberto_piris.2019/01/24 18:33:33.854326 GMT+1
Etiquetas: | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2019/01/17 18:32:46.625525 GMT+1

Trump engaña con el dinero de los héroes

Hace ya bastantes años recordaba a mis lectores cómo el escritor romano Flavio Vegecio Renato, en su clásico tratado de finales del siglo IV sobre las instituciones militares, aludía a que los soldados de las legiones romanas solían guardar la mitad del importe de sus pagas en el lugar donde estaban concentrados los lábaros, banderas o estandartes de sus unidades.

En la traducción de ese texto que en 1764 hizo Jayme de Viana para los "Señores cadetes del Regimiento de Infantería de las Reales Guardias Españolas" lo explicaba diciendo que "un soldado que ve la suerte de su caudal unida a la de su bandera, la mira con amor y la defiende con mayor empeño en las batallas, porque es regular en los hombres cuidar mucho de aquello en que está puesta su fortuna".

Pero si esta desmitificación de la simbología militar (amar a la bandera porque a su lado se guarda el dinero) no parecía suficiente razón para entender a los legendarios legionarios romanos, añadía que esa costumbre estimulaba el ahorro, pues los soldados no malgastarían sus denarios "en cosas vanas y superfluas con los compañeros de rancho, porque la mayor parte de los hombres, y principalmente los pobres, gastan cuanto tienen".

La vinculación entre valor guerrero en el combate, remuneración personal satisfactoria y ahorro patrimonial para el futuro es algo muy antiguo en la historia de los ejércitos, aunque suele disimularse bajo una simbología mitificada, marciales arengas y actitudes de aparente desprecio por todo lo material, en contraste con la gloria inmarcesible que dan los honrosos hechos de armas.

Esta duplicidad no es fenómeno exclusivo de la milicia. Hemos visto también en España cómo algunos de los que viven en contacto estrecho con el poder político enseguida se sienten acuciados por la necesidad de crearse "un pequeño patrimonio", justificando con su desinteresada -cuando no heroica- entrega al servicio público los tortuosos e ilícitos medios a los que recurren para enriquecerse.

Dinero y fama heroica no parecen haber hecho malas migas a lo largo de la Historia, como los ejércitos napoleónicos retirándose de España con un sabroso botín expoliado en palacios y templos o los gloriosos tercios españoles cobrándose las pagas atrasadas durante el saqueo de Amberes. Los héroes también necesitan cobrar.

Pues en este delicado terreno del dinero de los héroes ha irrumpido Trump a trompicones, como suele hacerlo a menudo, a raíz de la subrepticia visita de tres horas que efectuó a Irak, para felicitar el Año Nuevo a los soldados allí estacionados.

Como en ocasiones anteriores, recurrió al juramento, esta vez para asegurarles que, tras duro forcejeo con ciertos altos mandos militares (cuyos nombres no citó), había logrado para sus tropas un 10% de aumento del sueldo para 2019.

Las palabras del presidente fueron, más o menos, en este tono: "Me dijeron [los altos mandos], saben, que podría ser menor [el aumento de los haberes]. Podríamos dejarlo en 3%. Podríamos dejarlo en el 2%. Podríamos dejarlo en el 4%. Yo les dije: 'No, que sea el 10%. Que sea más del 10%'". Trump también dijo que "en más de diez años" no habían tenido ningún aumento, no solo tan cuantioso como el suyo, sino ningún tipo de aumento. Y regresó a Washington tan campante.

La realidad pronto salió a la luz: el último aumento de haberes, de un 2,4%, había tenido lugar en 2018; y anualmente se habían venido produciendo incrementos durante las tres últimas décadas. Para el nuevo año 2019, el aumento ya aprobado es del 2,6% (no el 10% que Trump anunció a las tropas). De uno u otro modo, esos "altos mandos militares" se salieron con la suya y Trump se apuntó de una sola tacada tres rotundas mentiras: que había logrado un aumento del 10%; que para ello había tenido que forcejear con los mandos militares; y que nunca antes se habían producido aumentos de sueldo.

Tres mentiras en tres horas de visita a sus héroes guerreros en Irak. Esto no debería extrañar porque, según The Washington Post, Trump mintió cerca de 6000 veces durante 2018 (15 al día), tres veces más que en 2017. Y parece que, no habiendo leído a Vegecio, el presidente ignora que con el dinero de los héroes no se debe jugar.

Publicado en República de las ideas el 17 de enero de 2019

Escrito por: alberto_piris.2019/01/17 18:32:46.625525 GMT+1
Etiquetas: | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2019/01/10 17:45:21.677959 GMT+1

Habla Trump

No es fácil imaginar las interioridades de las reuniones que Trump mantiene con su gabinete, aunque leyendo sus innumerables tuits y escuchando alguna de sus intervenciones televisadas, el público español puede hacerse una cierta idea. Por eso, me parece interesante reproducir algunos fragmentos publicados de la reunión ministerial que tuvo lugar el pasado 2 de enero, según informaciones de The Associated Press.

Me centraré en dos momentos de la citada reunión: una flagrante mentira y una insoportable perorata. Trump mintió desvergonzadamente cuando dijo que había cesado al Secretario de Defensa, Jim Mattis. En realidad, Mattis anunció su dimisión el 20 de diciembre, como protesta por la decisión presidencial de retirar las tropas desplegadas en Siria, aunque aseguró que podría seguir en el cargo hasta finalizar febrero.

Trump dijo que no le había gustado la actuación de Mattis en Afganistán y que preferiría que los talibanes y el Estado Islámico [ISIS] hubieran luchado entre sí. Y se exaltó, a su estilo: "¿Por qué Rusia no está allí [en Afganistán]? ¿Por qué Pakistán no está allí? ¿Por qué nosotros estamos allí? ¿Estamos a 6000 millas de distancia? Pero, no me importa... Pienso que yo hubiera sido un buen general". (Mejor que Mattis, parece insinuar)

Hablando sobre Siria el excéntrico presidente lanzó una larga perorata que se reproduce aquí lo más fielmente posible, a pesar de la retorcida sintaxis original: "Nosotros deseamos proteger a los kurdos, a pesar de todo [él manifestó su sospecha de que están vendiendo petróleo a Irán], deseamos proteger a los kurdos. Pero yo no deseo permanecer en Siria para siempre. Hay arena y hay muerte. Cuando nosotros destruimos al ISIS... si no lo hacemos ¡ay! entonces todos dicen que ellos vendrán a nuestro país, bueno, esto es cierto para un pequeño porcentaje, pero ¿saben ustedes a qué otro sitio van a ir? A Irán, que odia al ISIS más que nosotros. Irán a Rusia, que odia al ISIS más que nosotros. Así que nosotros [los] destruimos y luego leo que si nos retiramos Rusia se pone muy contenta. Rusia no es feliz. ¿Saben ustedes por qué no son felices? Porque a ellos les gusta que nosotros destruyamos al ISIS, porque lo hacemos para ellos. Y para Asad. Y también destruimos al ISIS para Irán.

"Y ya que hablamos de Irán, aunque a la gente no le gusta: los hechos. Irán es un país muy diferente de cuando yo me convertí en presidente. Irán, cuando yo fui presidente, tuve una reunión en el Pentágono, con un montón de generales, eran como de una película, de mejor aspecto que Tom Cruise y más fuertes, y tuve más generales que lo que nunca he visto y estábamos al fondo de ese increíble salón. Dije que es el salón más grande que jamás he visto.

"Vi más tableros de ordenador que los que yo pienso que se fabrican hoy. Y todos los lugares de Oriente Medio y otras partes que eran atacados, eran atacados a causa de Irán. Y me dije ¡guáu! miras a Yemen, miras a Siria, miras a todos los sitios, Arabia Saudí estaba asediada, todos lo estaban: quiero decir que querían Yemen porque tiene una gran frontera con Arabia Saudí, y es por lo que ellos están allí, cierto. Pero todos los sitios estaban asediados. Y yo hice una pregunta: ¿cómo se frena a esta gente?

"Están por todas partes. Tienen mucho dinero, el presidente Obama les acababa de dar 150 billones de dólares, y les dio 1,8 billones en metálico, todavía no me lo imagino, aviones llenos de dinero, en metálico, digo, desde cinco países diferentes. ¿Saben por qué desde cinco países diferentes? Porque nosotros no teníamos dinero suficiente.

"Les voy a decir la verdad, eso no está en mi ADN. No sé cómo la gente permitió eso en mi posición, que sucediesen esas cosas. Ya no dejamos que pasen más. Yo podría ser la persona más popular en Europa. Yo lo podría ser, podría presentarme a cualquier cargo si lo desease. Pero no lo deseo. Yo deseo que la gente nos trate con imparcialidad y no lo hacen. No es así, no se trata de puntos de vista".

Respire hondo el lector al concluir tan increíble parrafada emitida en el curso de un reunión al más alto nivel gubernamental de EE.UU. ¿Está Trump hablando a unos escolares de enseñanza primaria o a unos políticos cuyas decisiones pueden repercutir en toda la humanidad?

Sobra cualquier comentario, pues las palabras de Trump hablan por sí mismas sobre su capacidad mental y su contacto con la realidad que le rodea.

Publicado en República de las ideas el 10 de enero de 2019

Escrito por: alberto_piris.2019/01/10 17:45:21.677959 GMT+1
Etiquetas: | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)