Inicio | Textos de Ortiz | Voces amigas

2019/12/15 21:10:00 GMT+1

Un retrato del movimiento antinuclear vasco

Ez, eskerrik asko.

Tomando como punto de refrencia el asesinato de la ecologista donostiarra Gladys del Estal en Tudela en junio de 1979, Bertha Gaztelumendi ha dirigido el documental «Ez, eskerrik asko. La ventana de Gladys» donde retrata el movimiento antinuclear vasco de la época. El guion y la idea original son de Sabino Ormazabal.

El pasado jueves, 12 de diciembre, estuve en el estreno, el cual tuvo lugar en el Teatro Principal donostiarra. Las semanas previas se agotaron todas las invitaciones disponibles y, aunque hubo gente que no vino, el teatro rozaba el lleno.

Este trabajo audiovisual es muy nececesario, más ahora, para no olvidar la pujanza del movimiento antinuclear de los 70 y 80. Un movimiento plural, no homogéneo. Con sus contradicciones sobre el uso de la violencia, puesto que hubo docenas de ataques contra Iberduero (la empresa impulsora de la central nuclear de Lemoiz), sin olvidarnos de la violencia de ETA, ni la del estado.

Así esas contradicciones aparecen en el documental: con gente que dice que ETA hizo mucho daño al movimiento, aunque también hay voces que dicen que su intervención paralizó el proyecto de Lemoiz.

Me extrañó la intervención de Alberto Muñagorri y, además, me dejó un sabor agridulce. Porque si bien decía que el responsable de sus heridas fue quien puso la bomba, también extendía la responsabilidad al movimiento antinuclear y al pueblo en general. O eso fue lo que yo entendí.

No recordaba que fuera un artefacto contra Iberduero el que le jodió la vida a Alberto y he buscado en la web de Javier Ortiz. Y he encontrado un artículo escrito por el propio Ortiz en el año 1991 en El Mundo del País Vasco: Lemóniz: un monumento al absurdo.

Sobre el uso de la violencia, este párrafo:

«Cinco cayeron del lado de Iberduero; siete del de ETA. También hubo de morir Gladys del Estal, militante ecologista. Y un niño, Alberto Muñagorri, se quedó tuerto y cojo por no saber lo peligroso que es dar patadas a los paquetes abandonados junto a oficinas de Iberduero».

Muñagorri dice que no dio ninguna patada a ningún paquete, pero en el imaginario colectivo eso fue lo que quedó y nuestras madres y padres nos recordaban continuamente que no tocáramos ningún paquete sospechoso que hubiera en la calle.

Ortiz también recoge una cita de Arzalluz:

«La central nuclear de Lemóniz es necesaria para el País Vasco, y el tiempo se encargará de demostrarlo», afirmó en su día el factótum pensante del PNV, Xabier Arzalluz».

Y el coste económico:

«Dos mil millones de pesetas se invierten cada año en mantener vivo este disparate. (...) El problema es que esos dos mil millones anuales no los pone Iberduero, empresa constructora de la central, ni ningún mecenas al que le fascinen los happenings políticos: los pagamos usted y yo todos los meses en el recibo de la luz».

Para quienes no conocisteis las pesetas, eso significa 12 millones de euros anuales. La Wikipedia habla de que el coste de los trabajos de construcción fue de 200 millones de euros, cifra que también se cita en la película.

Acabo con un cuarto párrafo del reportaje de Javier:

«El proyecto de Lemóniz no fue muy astuto, todo sea dicho. Cada cual es libre de pensar lo que quiera de las centrales nucleares en general, pero instalar una a escasa distancia del Gran Bilbao, área densamente poblada que no podría ser desalojada en caso de accidente, supera los límites de lo que el sentido común aconseja, sobre todo después de conocer, las no muy alentadoras experiencias de Harrisburg y Chernóbil».

La web de «Ez, eskerrik asko. La venta de Gladys» recoge por el momento cuatro proeycciones: dos en Deba y Ea el mismo día, 20 de diciembre (junto con Lemoiz, en ambos pueblos estaba prevista la construcción de sendas centrales), en Vitoria el 10 de enero y en Donostia nuevamente (el 14 de enero en el Centro Cultural Okendo).

Euskal Herriko mugimendu antinuklearraren erretratu bat, apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2019/12/15 21:10:00 GMT+1
Etiquetas: lemoniz violencia lemoiz bertha_gaztelumendi gladys_del_estal antinuclear sabino_ormazabal ecología alberto_muñagorri | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

Comentar





Por favor responde a esta pregunta para añadir tu comentario
Color del caballo blanco de Santiago? (todo en minúsculas)