Inicio | Textos de Ortiz | Voces amigas

2018/09/02 21:20:00 GMT+2

Olatz Arrieta y Ane Irazabal, dos periodistas

Hacía tiempo que no le hincaba el diente a la traducción de material publicado originalmente en euskera. Y no lo he hecho porque últimamente estoy liado (no me voy a repetir, pero quienes seguís el blog sabéis por qué lo digo).

Sin embargo, esta tarde de domingo he leído una muy buena entrevista de Kristina Berasain a dos corresponsales vascas: Itsasargiaren talaiatik (Desde la atalaya del faro). Y me he puesto a ello. A ver qué os parece.

Olatz Arrieta (Astigarraga, Gipuzkoa, 1971) trabajó en los 90 un par de años en Moscú y, desde comienzos de siglo, trabaja para EITB: primero en Nueva York, ahora en Bruselas.

Ane Irazabal (Arrasate, Gipuzkoa, 1984) comenzó trabajando en Palestina y, sobre todo, a partir del 2011 con las primaveras árabes en Egipto, Túnez, Líbano, Jordania... Ahora tiene su casa en Italia, pero se mueve por diversas zonas. Es freelance y trabaja para la RAI y EITB, entre otros medios. Es la segunda vez que traduzco algo en lo que ella está por medio: la primera fue Ane Irazabal, desmitificando a los corresponsales de guerra.

Doble nota de edición:

1.- El título es un juego de palabras de la periodista Kristina Berasain (como veréis a lo largo de la entrevista), porque Olatz Arrieta y Ane Irazabal se fotografiaron subidas al Faro de Igeldo.

2.- La banda sonora de la traducción ha sido Mavis Staples. Me encantan, sobre todo, los tres discos producidos por Jeff Tweedy (Wilco).

Desde la atalaya del faro

Olatz Arrieta & Ane Irazabal. Copyright: Jon Urbe

Imagen: © Jon Urbe (Foku) para Berria.

Kristina Berasain.- Hubo un tiempo en que las luces de los faros servían para que los barcos se situaran, así como para salvar las vidas de los marineros. Dar información supone también dar luz. ¿Para qué sirve el periodismo?

Olatz Arrieta.- Sí, el periodismo consiste en dar luz, es una especie de guía para entender qué pasa en el mundo. La gran Historia se hace con las pequeñas historias de cada día y hace falta perspectiva; por eso el periodismo no se acabará nunca. El papel que el periodismo juega en una democracia es tremendo. Creo que el trabajo de los periodistas es muy importante, porque la democracia está en juego. La base de un estado democrático es un periodismo independiente y libre, un periodismo que cuenta lo que realmente está pasando, un periodismo que crítica lo que sucede, un periodismo que da voz a quien no la tiene... Es uno de los parámetros que se utiliza para medir si un país es o no es democrático: ¿los periódicos son libres? ¿son independientes? ¿hay censura?

Ane Irazabal.- Yo creo que vale para comunicar lo que está pasando. Sirve para despertar conciencias y abrir los ojos, pero creo que muchas veces le damos una misión mesiánica a nuestro oficio, y no la tiene. Uno de los errores que cometemos los periodistas es el de ir a un sitio y decir que vamos a ayudar, porque tenemos que asumir que, en la práctica, nuestra capacidad de cambiar las cosas es muy limitada. Sucede muy de vez en cuando y debemos ser claras. Las personas refugiadas me preguntan a menudo si sirve para algo hablar conmigo, y yo prefiero decirles la verdad, y explicarles que no lo sé, pero que, al menos, intentaré,dar a conocer su historia.

Kristina Berasain.- Cada faro tiene su código. El periodismo también tiene su código deontológico y, quizás, también tiene el suyo cada periodista. ¿Cómo es vuestro código?

Ane Irazabal.- Para mí, el código es la honestidad. Creo que la clave consiste en ser honestas y fieles a lo que has visto, porque no existe la objetividad.

Olatz Arrieta.- Así es. Cada persona ve la realidad con sus gafas, pero hay que ser honesta. Pasa muchas veces que dicen «esto es rojo», pero tú has ido a verlo y no, es verde; sin embargo, hay una presión tremenda para que eso siga siendo rojo. Cada vez es más difícil enfrentarte y decir: «no, esto no es así». Hay una tendencia creciente a simplificar las cosas. Parece que las cosas son negras o blancas, pero jamás lo son: todo es gris, en todas partes, en el periodismo y en la vida, y explicar los grises resulta complicado, porque requiere tiempo; suceden cosas contrapuestas y hay muchos intereses por medio. Hay que respetar siempre el código deóntológico, pero me parece que cada vez se tiene menos en cuenta.

Kristina Berasain.- Se han creado muchos mitos en torno a los faros, igual que alrededor del periodismo. Quizás la realidad no sea tan romántica...

Ane Irazabal.- Hoy día, nuestro trabajo es muy mecanizado y muy parecido a cualquier otra profesión. Ha desaparecido el periodismo de la época de Manu Leguineche y de Ryszard Kapuscinski. Ahora, a veces hacemos las noticias como churros. Tienes que ser muy disciplinada a la hora de trabajar para la radio, la televisión y la prensa escrita.

Olatz Arrieta.- Sí. Todo se hace muy rápido. Falta periodismo slow. Los buenos reportajes necesitan tiempo, y nuestra realidad cotidiana es muy rápida. Cada vez es más normal dar la información y contrastarla después. Antes se esperaba a que fuera contrastada; ahora, se lanza y, si luego hay que desmentirla, se desmiente. No es bueno para el periodismo, porque hay riesgo de perder credibilidad. Crea desconfianza. Hay una especie de obsesión por ser el primero a la hora de dar la noticia.

Ane Irazabal.- Ahí se ve el carácter de cada periodista. Hay quien se lanza muy rápido a la piscina, pero, en general, cada vez se tira más hacia el sensacionalismo. En Italia, por ejemplo, tienen una  titularitis grandísima. Son muy catastrofistas.

Kristina Berasain.- Al igual que los fareros son mitificados por la literatura, pasa lo mismo con los periodistas, ¿no?

Olatz Arrieta.- Sí. Y por ello la profesión es también atractiva. Seguimos alimentando ese mito y a nosotras también nos gusta. Nuestro oficio tiene mucha similitud con otros muchos, pero cuando a la gente le dices que eres periodista, despierta una fascinación que no despiertan otras profesiones.

Ane Irazabal.- Sí. Y luego hay otro mito, difundido por el propio Kapucinski: ese que dice que hay que ser buena persona para ser buen periodista. Y es totalmente falso. Yo he visto a grandes periodistas que son malísimas personas, muy crueles... A medida que pasan los años, algunas nos convertimos en más ácratas, más cínicas; hay periodistas que parece que son muy sensibles, pero cuando los conoces... Hay muchos periodistas que siguen alimentando el mito y puede que nosotras también debamos desmitificar nuestra profesión.

La pasión del oficio
Kristina Berasain.- Las periodistas, como los fareros, deben vivir su oficio con pasión. ¿Lo vivís vosotras de esta manera?

Olatz Arrieta.- Sin duda. El trabajo periodístico es muy esclavo, metes muchas horas, pero te lo pasas de miedo. Yo al menos, aunque esté reventada, suelo estar contenta. Es verdad que hay noticias con las que sufres, porque te afectan, pero, cuando vives la profesión con pasión, es tanto para lo bueno como para lo malo.

Ane Irazabal.- Yo también la vivo con pasión, pero también te enfadas, y mucho. Es que este oficio sin pasión sería imposible.

Kristina Berasain.- Los fareros están habitualmente solos. Las corresponsales y las freelance también están solas ante el peligro, tal y como lo están los fareros ante las tormentas.

Ane Irazabal.- Es cierto. Es un trabajo muy individualista y, muchas veces, hay una gran competencia, sobre todo entre los freelance, aunque al mismo tiempo también hay una gran solidaridad. Por ejemplo, surgió una gran solidaridad entre la generación más joven que nos conocimos en El Cairo, pero sí es cierto que hay un individualismo muy grande. Además, muchas veces son los propios medios quienes imponen la competencia.

Olatz Arrieta.- Cuando trabajamos como corresponsales en el exterior, también estamos muy solas. Solo los grandes medios disponen de dos periodistas en la misma ciudad; por tanto, pasas muchas horas sola, en un país que no es el tuyo. En Bruselas, al final, los corresponsales hemos creado una gran redacción; pasamos muchas horas juntos, esperando a que acaben las cumbres y nos ayudamos mucho entre nosotras.

Kristina Berasain.- Hoy en día, los faros tienen una función simbólica, porque los barcos van equipados con GPS. El periodismo también ha cambiado estos años. ¿Cómo véis su evolución y las consecuencias de esa evolución?

Ane Irazabal.- Yo solo he conocido esto. La precariedad, la falta de medios, las nuevas tecnologías... Empecé a trabajar en el 2011, en mitad de la crisis, y es lo único que he conocido.

Olatz Arrieta.- Yo estoy pasando una especie de duelo. Me he dado cuenta de que ha terminado una época. No había Internet cuando empecé. Cuando estaba en Rusia, no había teléfonos móviles y, para hacer una llamada internacional, había que pedir línea. Ahora estamos en la época de las restricciones. La televisión es un equipo de trabajo: cámara, productora, jefa de sección... La periodista es una parte de esa cadena, pero cada vez trabaja menos gente ahí. No hay productoras en la información internacional y las cámaras (las personas) van camino de desaparecer. La periodista es quien ejerce de cámara, con su móvil, plantando un trípode. La tecnología ha supuesto el fin de una época. Y hay que aceptarlo. Y adaptarse. No se puede hacer nada contra el cambio tecnológico, pero hay que aferrarse a la base del periodismo. Una noticia tiene que responder a las cinco w-s y eso no va a cambiar, al igual que hay que contrastar la información; siempre hay que ir a la fuente y, en la medida de lo posible, buscar testigos directos.

Ane Irazabal.- El problema es que, a menudo, no tienes tiempo de hacerlo todo tú: el trípode, la luz, el sitio...

Olatz Arrieta.- Sí. Y además tú no eres una profesional en ese apartado. No se puede comparar la fotografía que hace una fotógrafa y la que haces tú. Y también hay intrusismo y puede incluso que haya gente que no cumpla determinadas leyes y normas de la profesión: no mentir, contar lo que se ve, responder a las cinco preguntas, citar las fuentes...

Ane Irazabal.- Sí. Y trabajamos para prensa, radio y televisión, muchas veces simultáneamente, y cada una tiene sus códigos, sus tempos... Y el hecho de tener que trabajar deprisa....

El hecho de ser mujer
Kristina Berasain.- Los fareros han sido siempre hombres. También en el periodismo los referentes son masculinos. ¿Véis cambios desde el punto de vista de género?

Ane Irazabal.- Sí y no. En general, en la sociedad hay una ola o un movimiento, pero hay mucho por hacer aún. A las mujeres nos enjuician por lo que podemos hacer, sin tener en cuenta lo hecho anteriormente; a los hombres, sin embargo, por lo que han hecho. Creo que el periodismo es todavía una profesión controlada por los hombres.

Olatz Arrieta.- Está cambiando a mejor, pero acudo a muchas ruedas de prensa y todavía no somos más de dos las mujeres presentes. En nuestro grupo hay en la actualidad seis corresponsales y solo dos somos mujeres: Olatz Simon y yo. La imagen que tenemos de los corresponsales es la de un señor de pelo cano y traje. Ese es el referente.

Ane Irazabal.- Olatz Simon y tú habéis sido mis referentes. Yo aún estaba en la universidad cuando vosotras ya salíais en la televisión: tú en Nueva York y Olatz en Pekín. Eráis mis modelos y me decía para mí: «Si ellas lo han conseguido, ¿por qué no lo voy a lograr yo?».

Olatz Arrieta.- Sí. Yo también tenía referentes femeninos: Pilar Bonet (El País) y Nuria Ribó (TVE).

Ane Irazabal.- Y Christiane Amanpour, quizás la referente más importante en el campo internacional. Y Rosa María Calaf. Pero en el País Vasco también ha habido modelos a seguir, al menos yo sí los he tenido. Ahora bien, se dice que cada vez hay más mujeres entre las corresponsales que acuden a las guerras o sitios conflictivos, pero desaparecen a partir de cierta edad. Por ejemplo, las mujeres mayores de 35 años que están en Jerusalén no tienen pareja o han decidido no tener hijos. No sé si es la sociedad, que te lleva a elegir profesión, o tú misma, o ambas cosas, como si el hecho de ser corresponsal y madre fuera algo incompatible.

Kristina Berasain.- Olatz, tú eres madre.

Olatz Arrieta.- Las mujeres corresponsales. Ahí hay un libro. Hay grandes historias. En urgencias, con el hijo asmático, entubado, mientras la madre, a su lado, escribe la crónica. Yo dejé de trabajar una semana antes de dar a luz y volví mes y medio después del parto. Entraba en directo con el cochecito del crío al lado. Estábamos un montón de periodistas delante de la sede las Naciones Unidas haciendo directos y yo, siempre con mi hijo; le daban caramelos.

Ane Irazabal.- [Risas] Pero con eso hay mucha hipocresía. A mí me decían a menudo: «Qué bien ahora de un lado para otro, pero, cuando tengas hijos, deberás cambiar de vida y tener un trabajo más serio o asentado». Y claro, eso es algo que jamás se le dice a un hombre.

Kristina Berasain.- Seguramente no le haríamos ese tipo de preguntas a un periodista (hombre)...

Olatz Arrieta.- Para mí lo peor es cuando estás charlando con un periodista, igual en la cafetería, sobre el brexit o sobre lo que sea, y tú empiezas a hablar y él te corta. Les cuesta escuchar a las mujeres. Actúan como si lo que nosotras tenemos que decir no fuera importante y eso me parece una falta de respeto muy grande.

Ane Irazabal.- Sí. Y hay tendencia a juzgar solo por el hecho de que eres una mujer. Los hombres van dos meses fuera y nadie los juzga. La televisión es muy cruel con las mujeres. Porque la tendencia a juzgarnos es totalmente estética. No se pone atención a lo que decimos, sino a nuestra ropa, peinado o maquillaje. E incluso te lo dice la gente cercana.

Olatz Arrieta.- Sí. También lo hace mi madre. No te dice lo bien que has explicado algo, no: se fija en tu chaqueta. Y también sucede entre nosotras. En Bruselas, es frecuente decirle a la gente cercana: «Has salido muy guapa». Y es muy fuerte.

Ane Irazabal.- Yo me fui a Idomeni con una mochila pequeña, pensando que solo estaría dos o tres días, pero finalmente estuvimos un mes. Todos los días hacía mi directo con un abrigo rojo. Volví muy tocada psicológicamente. Salí un día a la calle con mi madre y nos encontramos con una amiga suya. Sin preguntarme qué tal estaba, me dijo que salía todos los días con el mismo abrigo. Me eché a llorar.

Kristina Berasain.- ¿Alguna vez vuestro trabajo se ha visto condicionado por ser mujeres?

Ane Irazabal.- Sí. La falta de respeto más grande que he sufrido fue una vez que acudí a entrevistar a un hombre y él se puso a flirtear conmigo. Seguramente se creen que te están echando flores, pero es una tremenda falta de respeto. O hacer una pregunta y que no te tomen en serio. Para mí son las peores faltas de respeto. Te sientes totalmente humillada. Estos micromachismos son los peores. No lo es que te vayas a la plaza Tahrir y te toquen el culo, eso que luego aparece en los titulares de prensa; las pequeñas cosas cotidianas son peores.

Olatz Arrieta.- A mí me ha pasado ir a entrevistar a un hombre y que él se dirija a mi cámara para decir cómo quiere que se hagan las cosas, y solo porque era un hombre. En Nueva York, en la ONU, dependiendo de la embajada a la que ibas, otras mujeres periodistas te ponían sobreaviso: «Ten cuidado con ese, porque tiene la mano larga». Es vergonzoso. Ahora reaccionaría de otra manera, porque nosotras también nos hemos ido concienciando, pero antes igual te ponías al otro lado de la mesa sin decir nada. Ahora hay otra conciencia y hay cosas que están cambiando, pero los comportamientos machistas cotidianos están ahí.

Kristina Berasain.- También hay más mujeres en política, aunque todavía el poder sea un ámbito muy masculinizado. ¿Tenéis dificultades para encontrar mujeres?

Olatz Arrieta.- Yo siempre trato de entrevistar a mujeres y a hombres en la misma proporción. Las cosas están cambiando. Recuerdo cuando nombraron a Madeleine Albright secretaria de estado. Fue tremendo. O lo de Hillary Clinton.

Ane Irazabal.- Italia está muy atrasada. Hay muy pocas mujeres en política. De todas maneras, quiero decir que ser mujer tiene un valor añadido en la cuestión de las personas refugiadas, por ejemplo, ya que acudir a las mujeres resulta más fácil.

Kristina Berasain.- Has trabajado en Oriente Próximo, Ane. ¿Cómo ves allí a las mujeres?

Ane Irazabal.- Creo que estos últimos años ha habido un retroceso y no me refiero a los estereotipos que tenemos. Es decir, creemos aquí que se ha dado ese retroceso porque las mujeres usan ahora  hijab o niqab, algo que no sucedía hace 30 años; pero más allá de esto, veo un retroceso en los roles de las mujeres, porque hubo una época en la que tenían una posición más fuerte en los movimientos liberadores. Ahora la influencia del wahabismo es enorme. La influencia de Arabia Saudí. Y ya ha llegado a Europa. Lo podemos ver en los Balcanes: están construyendo un buen número de mezquitas y eso tiene una relación directa con la mentalidad, con el pensamiento.

Las personas refugiadas
Kristina Berasain.- Habéis tratado esta cuestión desde dos puntos de vista: Ane, tú has informado sobre las personas que estaban en camino hacia Europa, mientras los estados levantaban muros y cerraban fronteras; Olatz, tú has estado en las cumbres gubernamentales donde se decidía poner esas barreras. ¿No es deshonesto?

Olatz Arrieta.- Sí. Y es muy duro escuchar a los dirigentes hablar de las personas refugiadas. Por ejemplo, cuando Donald Tusk [presidente del Consejo Europeo] dijo aquello tan tremendo de «Don´t come to Europe (No vengáis a Europa)». Hay que contextualizarlo, claro, porque él es polaco. Está en el este europeo, fuera del eje que ha sido el cogollo de la unión, y la experiencia histórica de esos países tiene un gran peso en la actitud que ahora tienen con todo lo que está pasando. Es muy duro. Y te das cuenta de a quién se dirigen: a los aliados, a los votantes... Somos 510 milllones en Europa y este año han entrado 60.000 personas por el Mediterráneo. ¿Pero en el siglo XIV? La migración es un fenómeno que ha habido siempre; pero ahora se ha politizado. En Bruselas se han dicho cosas tremendas y da miedo ver cómo se han endurecido las políticas, las prácticas y los discursos. Y es porque tienen miedo. Tienen miedo de que se extienda lo que ha sucedido en Italia.

Ane Irazabal.- La crisis económica europea y esa enemistad con respecto a las migraciones están muy unidas. Los estados miembros, sobre todo la socialdemocracia, han sido incapaces de hacerle frente a la crisis y eso ha traído consigo la necesidad de crear un enemigo. Y el enemigo es el foráneo, quien viene a quitarnos el trabajo. La extrema derecha ha sabido capitalizar ese enfado. La izquierda ha sido incapaz de darle una respuesta humana a este fenómeno. Se ha desarrollado un discurso muy simple, y la mayoría de los dirigentes, para hacer frente a la extrema derecha, se han mimetizado con ella, apropiándose de su discurso. Y estamos hablando de una guerra entre pobres. Bruselas ha demostrado muy poco humanismo.

Olatz Arrieta.- Y en esa guerra contra los pobres ha perdido la información. Se extienden las opiniones y la propaganda, pero no los datos. Todas las instituciones señalan que la migración es muy positiva para la economía, sobre todo en esta Europa tan envejecida. En Alemania hace falta gente.

Ane Irazabal.- Merkel fue muy clasista: solo aceptó personas muy cualificadas. Y no hay que perder de vista dónde están la mayoría de los refugiados. Los sirios están en Turquía y Líbano, no en Europa. Y mira cuántas personas refugiadas hay en África. Y el mayor campo de refugiados actual es Kutupalong, en Bangladesh. Allí hay miles de rohingyas que han huído de Myanmar. No sé en qué estamos.

Olatz Arrieta.- Sí. Y hay que mirar a largo plazo. Hay que hacer una política migratoria a largo plazo.

Ane Irazabal.- Sí. Y los periodistas también tenemos que hacer autocrítica, porque falta contexto. Salvini [ministro italiano de Interior] está contando mentiras día sí, día también. Afirma que hay una invasión en Italia, pero en los últimos quince años un millón y medio de jóvenes han abandonado el país.

Kristina Berasain.- Es notorio que, en esta cuestión de las personas refugiadas, la Unión Europea ha echado por la borda los valores del momento de su creación. ¿Qué opináis al respecto?

Ane Irazabal.- Es vergonzoso.

Olatz Arrieta.- Pero Europa no existe. Europa son 28 estados miembros, y son esos países los que han decidido que no desean hacer nada juntos en la cuestión de los refugiados. Cada estado hace lo que quiere. No hay una política común europea en este ámbito. Se culpa a la Unión Europea, pero son los estados los responsables.

Trump

Kristina Berasain.- La crisis de los refugiados tiene su origen en decisiones tomadas por Estados Unidos. Olatz, tú estabas en Nueva York cuando tuvieron lugar los atentados del 11 S y luego vinieron las invasiones. Y ahora, Trump. ¿Cómo ha cambiado el mundo?

Olatz Arrieta.- En el 2001 se vio que el mundo iba a cambiar. Esa era la sensación tras los atentados. Pero también comenzaron a cambiar los Estados Unidos, no solamente el mundo. Y Trump es consecuencia de ello. Fueron los estadounidenses marginados por la globalización quienes votaron a Trump. Y hay una sensación de que este hombre va a cambiar las cosas. Todavía es pronto para decirlo, pero los movimientos que ha hecho son a peor, porque está desestabilizando todo. Puede ser bueno para Rusia y China. Aún es un país hegemónico, pero ha comenzado a mirar para dentro, y eso puede llevarle al aislacionismo. Por ejemplo, el vacío que ha dejado en Siria lo ha ocupado Rusia. Y China también ha empezado a tomar posiciones. Hace transacciones, porque es un hombre de negocios. Y en Europa hay sitios que están copiando ese modelo; no hay más que ver a los dirigentes de Chequia y Hungría. Y Trump tiene una relación mala con Merkel porque es una mujer.

Ane Irazabal.- Sí. Y parece que no tiene ideología política. No sabes muy bien en qué está metido y eso da miedo. Hacen falta años para asentar una cultura política en una sociedad, pero se puede poner patas arribas de un día para otro. Sucedió con Berlusconi. Sus quince años en el poder han sido catastróficos para Italia. Y las consecuencias están a la vista. Y Trump va por la misma vía.

Kristina Berasain.- Olatz, tú haces macroperiodismo. Ane, tú quizás más microperiodismo, un periodismo más humano. Olatz ha citado a Tusk. ¿Qué imagen se te ha quedado a ti clavada, Ane?

Ane Irazabal.- Una niña llamada Mirmir. La conocí en Idomeni cuando tenía 5 años y ahora tendrá unos 7. La última vez que la vi fue cuando desmontaron el campamento y no sé nada de ella. Me acuerdo mucho. Era de Alepo y no había ido nunca a la escuela.

Kristina Berasain.- ¿Os conocíais?

Ane Irazabal.- Nos conocimos en Francia, en las manifestaciones posteriores al atentado contra Charlie Hedbo. Estaba en París visitando a dos amigos. Estuve trabajando para Telesur.

Olatz Arrieta.- Sí. A mí me enviaron desde Bruselas y fue allí donde me encontré con Ane.

Escrito por: iturri.2018/09/02 21:20:00 GMT+2
Etiquetas: periodismo olatz_arrieta berria traducciones ane_irazabal kristina_berasain | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2018/08/26 20:45:00 GMT+2

Polaroids un sábado por la mañana

La mañana del sábado por el barrio. Cuatro fotografías.

Gimnasio

Sala de pesas del polideportivo. Según entras a la derecha hay un banco corrido. Un niño mira una película de dibujos animados en francés. El crío está petrificado. Más que un ser humano parece una máquina o mobiliario cualquiera.

El volumen es algo elevado, pero por lo demás no molesta nada. Es un espacio en el que los menores tienen prohibido el acceso, pero nadie ha dicho nada.

Al rato aparece el padre ofreciéndole una silla más cómoda.

En un momento dado, nuestras miradas se cruzan. Le guiño un ojo. Me devuelve una sonrisa y continúa prestando toda su atención a lo que le ofrece la pantalla.

Banco

Un conocido banco tiene una campaña publicitaria que alaba la valentía de los autónomos.

Hay una sucursal en la calle principal. Tres carteles, uno en cada cristalera, si no recuerdo mal.

Un hombre pide limosna entre dos de esos carteles. Cerca hay una mujer que habitualmente busca y rebusca entre los contenedores de basura.

¡Vosotros sí que sois unos valientes!, he pensado.

Taller de bicicletas

Hace unos cuantos días se me pinchó la rueda delantera de la bici. Convenía también cambiar la cubierta. La tercera polaroid la he sacado camino del taller de reparación.

La tienda está en cuesta y, un poco más arriba, está el gaztetxe (centro social joven).

Dos africanos suben. Me da que en dirección al gaztetxe. Diría más, son varios de los que duermen allí, en tránsito hacia un destino más al norte.

Enfrente de la tienda hay dos o tres motos aparcadas. Tienen buena pinta. Ambos se quedan mirando a una de ellas. Parlotean, en francés o en inglés, ya no me acuerdo.

Terraza

Al mediodía me he sentado en una terraza. Un pincho de tortilla y un trago. También un periódico. Ha sido difícil centrar la atención en la prensa.

-Un perro joven ladrando sin parar mientras espera que su dueña salga del supermercado de la esquina.

-Un anciano, su cuidadora, la hija de esta y una pareja. Los adultos charlan entre ellos. La niña pretende llamar la atención con una risa falsa y estentórea de vez en cuando.

-Tres personas, de mi edad más o menos, contándose tonterías a grito pelado. No me interesa una mierda, pero no hay manera de no escuchar la conversación.

Como bien dice Ana Malagón, la matraca siempre la dan los demás.

Larunbat goizeko polaroidak, apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2018/08/26 20:45:00 GMT+2
Etiquetas: donostia polaroids | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2018/08/21 19:00:00 GMT+2

#balconsito, el festival de música más pequeño del mundo

No tengo la menor idea de quién es Mikel G. Otamendi, pero estoy seguro de que tiene una «pedrada» tremenda. Sin dinero para acudir a festivales y conciertos carísimos, se ha montado un festival en el balcón de casa. Tocarán 6 músicos y se podrá ver vía streaming.

El diario Noticias de Gipuzkoa publicaba este domingo en su contraportada una noticia firmada por el periodista Fernando F. Garayoa: El festival de música más pequeño del mundo.

Tal y como he escrito antes, Mikel G. Otamendi es el responsable de Balconsito. Así presenta la idea:

«Nace casi por una necesidad personal... estaba yo en mi casa, haciendo zapping, viendo la cantidad de festivales que hay, las aglomeraciones, con fiestas en calas, eventos carísimos con grupos grandísimos, con decenas de miles de personas acampadas durante varios días... Y surgió en mí cierta tristeza por no poder acudir ni disfrutar de nada de eso. Pero, a la vez, frente a ese pesar, nació con fuerza la idea de que puede haber otra opción cotidiana y sencilla, y para todos los públicos. A partir de ahí, planté la semilla en mi cabeza y empecé a estirarla».

El balcón mide 1,71 metros cuadrados y le permite disfrutar en su casa «sin tener que recorrer cientos de kilómetros y gastarte cientos de euros».

Ha atado dos fechas:

El 27 de agosto, lunes, actuarán Kutxi Romero, Pedro (La Fuga) e Iker Piedrafita.

El martes, día 28, cerrarán Kai Etxaniz, Gussy y Chica Sobresalto.

El aforo diario será de 10 personas: dos que ya han sido invitadas, dos personas más de la organización, otra más que se ocupará de la prensa, la tatuadora...

Pero, como he dicho, se podrá seguir vía streaming. La apertura de puertas será a las 19:00 horas y las actuaciones comenzará a las 20:00 horas.

#balconsito, munduko musika jaialdi txikiena, apunte hau euskaraz.

Balconsito

Escrito por: iturri.2018/08/21 19:00:00 GMT+2
Etiquetas: música iruñea balconsito pamplona | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2018/08/12 19:30:00 GMT+2

14 kilómetros

Por las mañañas, cuando me levanto, hago dos cosas nada más entrar en la cocina: subir las persianas (o encender la luz, si todavía no ha amanecido) y darle al botón On de la radio.

Como hoy me he levantado a eso de las 8:00, he subido la persiana y encendido la radio.

Informativo de Euskadi Irratia. Hablan de las y los migrantes africanos que andan por tierras vascas camino de destinos situados más al norte.

En un momento dado, han citado la distancia que hay entre África y Europa, entre Marruecos y España: 14 kilómetros.

Me he acordado de que Javier Baeza, cura de San Carlos Borromeo, tiene una cuenta en twitter con ese nombre: @14kilometros. Además, su blog también se llama igual: Catorce kilómetros. En el frontispicio, se puede leer esta introducción:

«14 kilómetros marcan la distancia entre la exclusión y la inclusión. Esa distancia separa la Puerta del Sol, punto neurálgico de Madrid, de la Cañada Real Galiana y del Poblado del Gallinero. 14 kilómetros separan la costa europea de un continente empobrecido. Catorce kilómetros: una distancia muy larga para quienes se ven obligados a recorrerla cada día. Con este blog pretendo visibilizar y rendir homenaje a todas esas personas que peregrinan cada día por los márgenes de la exclusión.»

Cada vez pasan más cerca las y los africanos que vienen buscando un futuro mejor.

Ayer, por ejemplo, la periodista Samara Velte publicó en el diario Berria un reportaje titulado Bizitzak trantsituan (enlace en euskera: vida en tránsito).

El viernes leí un tuit que me ha llevado a una canción. Pego el texto del tuit:

Traduzco del euskera: «Hendaia, tres ruandeses piden ayuda para llamar un taxi que les lleve a Baiona. Acude el taxi y, detrás, 10 gendarmes. Llamados por el taxista, por supuesto. A mí me han dejado tranquilamente, claro. En los tiempos de Vichy, los collabos eran los mismos».

El primer disco de Jabier Muguruza se titula Boza barruan. Hay una canción compuesta por el propio Muguruza titulada Bi maleta beltz lagun (Dos maletas negras). Cojo de su web la traducción al castellano de la letra:

Si yendo al trabajo en tu coche
ves a dos negros haciendo auto-stop,
tienes dos opciones:
dejarles ahí mismo o seguir con ellos.

Si te decides por la segunda, tranquilo-a
no te preocupes si, por favor,
sin ningún documento,
te piden que les pases la frontera.

Si con buena intención, pero asustado,
les dices que no es posible,
pronto te darán la solución
dispuestos a ir, formales, en el maletero.

Aunque con dudas, al final
has aceptado orgulloso.
“Buenas, Bonjour” has hecho lo de la frontera
llevando escondidas dos maletas negras

Adiós, adiós, buen viaje,
mis maletas negras,
quizás en otra ocasión
pueda conocer vuestros nombres.

La podéis escuchar abajo.

Nota: dice Spotify que es explicit.

14 kilometro, apunte hau euskaraz

Escrito por: iturri.2018/08/12 19:30:00 GMT+2
Etiquetas: pobreza javier_baeza europa berria áfrica samara_velte jabier_muguruza migraciones badok | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2018/08/04 08:10:00 GMT+2

Conformarse

Que cada cual haga lo que quiera o buenamente pueda. Pero...

El 31 de julio fuimos con mi madre a Elizondo. Cada vez que voy para allá no suelo tener muchas dudas sobre dónde comer y, normalmente, reservo sitio en el Restaurante Eskisaroi. Buena comida casera.

El restaurante Eskisaroi está ligado en mi memoria a la lectura del libro La casa del rojo. El escritor navarro Miguel Sánchez-Ostiz vivió entre 1995-1998 en las cercanías de Elizondo (en un principio en Lekaroz y más tarde en La casa del rojo, Gorritxenea, en Oronoz-Mugairi) y el libro es el diario de esa temporada.

Ostiz huyó de Mutilva y le vino bien para equilibrar cuerpo y alma esa estancia baztanesa. Uno de sus refugios era el citado restaurante.

Como dije anteriormente, llegó en 1995, en abril. Miguel estaba entonces a punto de cumplir 45 años. Yo he cumplido este año los 50 y me ha producido cierta impresión (sin exagerar) darme cuenta de que cuando lo leí yo andaría por los 35 y ahora soy más viejo que el protagonista.

Recuerdo que próxima a alcanzar la cincuentena, y haciendo suya la licencia de un amigo jurista, Garbiñe Biurrun decía que entraba en vigor el tercio de libre disposición. Es decir, que a partir de ese momento ancha es Castilla.

La aceleración

He leído esta semana la entrevista a Ingrid Guardiola que aparece en el tuit superior y estoy de acuerdo en la crítica de la excitación permanente.

Por ejemplo, a mi alrededor durante cinco días todo ha sido Jazzaldia. Ha pasado el festival y ¿qué es lo que ha quedado? Parece que la excitación citada nos lleva a compartir con la gente que ese momento que estamos viviendo es único e irrepetible para, al día siguiente, si te he visto no me acuerdo. ¡Qué queréis que os diga! Yo he vivido muy pocos momentos únicos y, rodeado de mucha gente, menos.

Otrosí, en la contraportada del pasado lunes de La Vanguardia había una entrevista con Gilles Vernet. Lo presentaban como filósofo y decían que previamente había sido trader en los mercados bursátiles parisinos. Cuando su madre enfermó gravemente, dice que decidió parar y ocuparse de ella, dejando a un lado la apresurada vida que hasta entonces llevaba.

Vernet, maestro de primaria en la actualidad, acudió a Barcelona a presentar su película Tout s'accélère dentro del Festival de Cine Francés.

No me gustan nada los libros y demás productos que podemos catalogar dentro de esa resbaladiza etiqueta de auto-ayuda. Espero que esta película no quepa ahí. Me resulta chocante que la vida te ponga en esa tesitura, la grave enfermedad materna, para darte cuenta de que tu vida de trader es una mierda.

Uno de los principios que rigen el fútbol de elite es que, si un equipo puntero viene a por ti, no debes pensártelo demasiado y has de hacer la maleta cuanto antes. Sin embargo, pocas veces se pone encima de la mesa que esos clubs son auténticas trituradoras de seres humanos.

Pero ya sabéis que en la actualidad está mal visto quedarte en tu zona de confort.

Será cuestión de edad, lo será de temperamento, pero yo no estoy nada de acuerdo con esta filosofía.

De todas maneras, como dije al principio: que cada cual haga lo que quiera o buenamente pueda.

Bertan goxo, apunte hau euskaraz

Escrito por: iturri.2018/08/04 08:10:00 GMT+2
Etiquetas: eskisaroi miguel_sánchez_ostiz elizondo ingrid_guardiola baztan gilles_vernet | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2018/07/22 20:20:00 GMT+2

De la calle al museo

A comienzos de septiembre de 2004, tuvimos en San Sebastián unas jornadas dedicadas al graffiti bajo el nombre Representa 04. Iñaki Bocos (Old School) y Syr Ome fueron los principales promotores y a mí me tocó echar una mano desde la institución.

Era un proyecto muy pequeño pero tenía un lema muy claro: De la calle al museo.

Me ha venido hoy a la cabeza este lema para resumir la Noche de San Telmo dedicada ayer al proyecto Black is Beltza. Sobre todo, para definir el concierto que Bad Sound System ofreció en el claustro del museo.

Mi memoria ha echado luego casi tres años para atrás. Entonces, la banda de Stepi Selektah fue el soporte musical del concierto que ofreció Fermin Muguruza en la terraza del gaztetxe Kortxoenea, con orden de desalojo a la vista. Acababa de comenzar la legislatura municipal que llegará a su fin en la primavera de 2019 y las personas impulsoras de aquel proyecto cultural comunitario fueron expulsadas con la excusa de que iban a construir viviendas. Todavía sigue vacío el solar: ni viviendas, ni centro comunitario.

Son flashes que he tenido esta mañana en la playa de Ondarreta, una de las tres playas de Donostia. Allí la gente del Dabadaba se ha hecho con la concesión de uno de los dos chiringuitos que hay, así como con la de la Cantina de Puntas (Pasaia San Juan). No contentos con ello, han renovado la sala madre. Están en el garito en situación precaria, porque en cualquier momento puede ponerse de acuerdo algún promotor con el ayuntamiento y derruir toda la manzana para construir viviendas.

La cosa es que ahora tenemos una sala de conciertos maja para 300 personas y que sus promotores no se han quedado con las manos en los bolsillos a verlas venir. Sin olvidar jamás que ellos son agentes culturales en primer lugar y hosteleros en segundo.

Junto con la vecina Le Bukowski, y con el apoyo de Donostia Kultura, han organizado Glad is the Day #4 los días 4 y 5 de agosto. La primera jornada tendrá lugar en las salas Daba y Bukos, mientras que la segunda ya tendrá lugar en el parque Cristina-Enea (para mucha gente, Gladys Enea, en homenaje a la ecologista Gladys del Estal).

Tiene que ver, indirectamente, con la cuestión una entrevista de Jon Pagola a Iñaki G. Gurpegui (artista y profesor) y a Gregorio Cibrián (galerista de VetusArt) en el número 25 de la revista Fan. Id a la portada de Loquillo y abrid el pdf. Está entre las páginas 8 y 10.

No es la primera vez que le leo a Gurpegui cosas parecidas. Ha superado ya la barrera de las 60 castañas y no está para hostias.

Por ejemplo: «Vivimos en la sociedad del espectáculo que deriva en un pensamiento débil, simple. La cultura se ha reducido al entretenimiento, que es un concepto efímero y superficial. En mi generación aún existía un ejercicio de análisis, crítica y reflexión en torno a las artes plásticas».

Y: «La única apuesta de San Sebastián es la de la gastronomía. Primero se dijo que era arte, luego cultura y luego cualquier cosa, lo quieren abarcar todo. Eso y la barandilla de la Concha son los auténticos fenómenos culturales de la ciudad».

Si queréis que os diga la verdad, hay días que lo veo todo tan mal como Gurpegui, pero hoy me quedo con la copa medio llena. Quizás mañana esté ya vacía.

De todas maneras, siempre con el concepto de la desesperación tranquila del maestro en lontananza.

Kaletik museora, apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2018/07/22 20:20:00 GMT+2
Etiquetas: dabadaba kortxoenea gregorio_cibrián bad_sound_system donostia iñaki_bocos jon_pagola syr_ome representa graffiti iñaki_g_gurpegui fermin_muguruza bukowski black_is_beltza glad_is_the_day | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2018/07/16 21:30:00 GMT+2

Lenguas

A tres kilómetros de casa hay una buena huerta. Hay más, pero me fijo especialmente en una. En ella, hay un hombre que roza los 60 años sudando la gota gorda. Paso por allí dos o tres veces por semana. Muchas veces suele estar puesta la radio, a un volumen elevado.

Cuando se acerca la temporada de la recogida de la cosecha, suele poner el cartel de la fotografía. Al principio, pensaba que estaba mal escrito. Con el tiempo, me he acostumbrado y le he encontrado un sentido (propio) al aviso: que el suyo es un lugar lleno de gracia(s) y que no conviene echarlas a perder robándolas de mala manera.

Porque da mucha rabia que te levanten en un pis-pas el trabajo de varios meses.

No robar gracias

La lengua

Rafael Chirbes definió a Javier Ortiz de esta manera: «(Javier) sabía que no había revolución si no había orden en las palabras». Y añadió: «un lenguaje sin sintaxis es un lenguaje que se acerca al fascismo».

Cada vez hablamos y escribimos peor. Da igual arre que so.

Es como el chiste de El Señor Tomás:

-¿Dónde has estado de vacaciones?

-En Temeo.

-¿En Temeo? ¿Será en Torino...?

-Torino que Temeo... ¡Qué más da!

Fútbol

Iñigo Martínez se fue al Athletic y se despidió con una carta redactada en euskera (en el dialecto de su pueblo, Ondarroa) y castellano. El asunto levantó una pequeña polvareda, pero nos fastidió más a los seguidores de la Real el momento elegido y, a muchos, que se fuera al Athletic. Zuzeu tradujo la carta al euskara unificado.

Mikel Alonso dejó el Real Unión antes de acabar la temporada y lo hizo en castellano. Zuzeu tradujo la carta.

Ahora ha sido Álvaro Odriozola el que ha dejado Donostia para irse al Madrid. No parece que domine el euskera, pero ha llegado el momento de que figuras como él entiendan que el club que le ha formado está radicado en un territorio con dos idiomas oficiales y que debe usar ambos para despedirse.

 

Podría decir lo mismo de muchas instituciones y empresas de diversos ámbitos, pero como ahora estoy hablando de fútbol, me voy a quedar en mi equipo: la Real. Me da rabia la desidia que se observa en muchas comunicaciones en euskera. Un lenguaje muy pobre y malas copias del castellano.

Nuestro nuevo capitán, mi querido Illarra, usa el euskera y el castellano en las redes sociales: eso sí, mientras hace poco caso a las reglas de la Academia de la Lengua Vasca (Euskaltzaindia), pone más empeño en lo que dice la Real Academia Española. ¿Por qué? Escribe "Ya hemos acabau el entreno" y a ver qué pasa.

Maestro

Ilarramendi terminó ya sus estudios de Magisterio.

Al seleccionador uruguayo Óscar Tabárez le llaman «Maestro», porque parece que es un hombre sabio y, además, fue maestro de educación primera en su época.

Yo mismo retuitée un tuit que decía que, en pleno campeonato del mundo, el seleccionador había elevado su voz para lanzar un mensaje a favor de la educación pública.

Pero parece que la carta no era de Tabárez. Su hija Tania lo negó en Twitter, añadiendo que, caso de inventar una carta atribuida a su padre, la próxima vez lo hagan sin faltas de ortografía.

¡Pequeña diferencia!

Hizkuntzak, apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2018/07/16 21:30:00 GMT+2
Etiquetas: odriozola realsocialismo tabárez mikel_alonso javier_ortiz chirbes illarra iñigo_martínez el_señor_tomás zuzeu | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2018/07/08 11:50:00 GMT+2

Zubigileak, tendiendo puentes en Bilbao

Introducción

El 4 de julio estuve en la presentación del cómic Los puentes de Móscu en la biblioteca Bidebarrieta. Obra de Alfonso Zapico, cuenta el encuentro que, con motivo de una entrevista para Jotdown, tuvieron Eduardo Madina y Fermin Muguruza en Mosku (Irun).

Escribí hace unos meses sobre ello aquí mismo: Muguruza y Madina tendiendo puentes.

Aquel día, además del fotógrafo Humberto Bilbao, estuvo Alfonso Zapico. No conocía al ilustrador asturiano... hasta hace aproximadamente un mes. Una amiga me dijo que Zapico presentaría el 16 de junio su trabajo más reciente en la Fnac de San Sebastián.

No soy muy comiquero, pero aquella misma semana me había comprado el libro y me lo había leído muy a gusto.

Crucé cuatro palabras con el autor y me enteré de que el 4 de julio estarían los tres en la biblioteca Bidebarrieta de Bilbao presentando la novela gráfica.

Viaje y rueda de prensa

El autobús sale a las 16:30 horas de la estación de Donostia. Cumpliendo el horario previsto, llegamos a las 17:50 a Bilbao.

Es la primera vez que llego aquí desde que la estación de buses bilbaína está patas arriba. En el mismo bus se ha subido Iñaki Peña aka Patxi Lurra en Zarautz (hace unos meses publicó Su(a) minetik bakera). Acude a Bidebarrieta con sus dos hijos mayores. Lo saludo y quedo a la espera de que llegue el autocar que viene desde Irun.

Este también llega puntual. En vez del metro, cogemos el tranvía. ¡Mucho mejor!

Nos bajamos en la parada del Teatro Arriaga, tomamos un pincho en un bar cercano y subimos a la biblioteca. Hay convocada una rueda de prena una hora antes del acto.

Uno de los responsables de la editorial Astiberri da la bienvenida a todos los medios. Son unos cuantos, incluidos gráficos.

Los periodistas están a la expectativa, pero quienes están en la mesa no son de los que permanecen callados y todo fluye. Al final, los gráficos sacan un buen número de imágenes del trío, centrándose más en Madina y Muguruza.

Los quieren llevar a la calle, pero alguien da el aviso de que, aunque faltan quince minutos, hay mucha gente congregada fuera esperando entrar. Se decide sacar las fotografías dentro.

El acto

Muguruza, Zapico eta Madina

Kike Martín, periodista de Radio Euskadi, es el encargado de repartir juego.

Me dice Jone Unanua que tiene un sitio de sobra en la primera línea. Están al lado Arnaldo Otegi (EH Bildu), Idoia Mendia y Alfonso Gil (PSE-EE) y Lander Martínez (Podemos). Hay también una quinta persona, una mujer, pero no la identifico. Al final de la presentación, veo que también está el consejero de Cultura vasco, Bingen Zupiria (PNV).

La persona de Bidebarrieta que cogió el teléfono un par de días antes cuando llamé para interesarme por qué había que hacer para ir a la presentación, me dijo que el aforo era de 274 localidades. Miro para atrás y compruebo que está todo lleno.

Unamuno contempla desde arriba al respetable y, casi debajo suyo, hay un chaval de unos 8-9 años mirando y escuchando atentamente a los de la mesa. Lleva el traje de la selección española de fútbol. Una muestra de cómo están cambiando los tiempos.

Tras darnos la bienvenida, Kike Martín presenta a los tres y hace preguntas como sabe. Si ya la rueda de prensa ha ido bien, el acto va mejor.

En la parte inferior del apunte os he pegado el video y aquí os recomiendo que lo escuchéis. También os recomiendo que os leáis la obra de Zapico.

Una anécdota. Eduardo Madina tiene un chaval de 7 u 8 años llamado Unax (de pequeño conoció a otro que se llamaba igual y se apellidaba Ugalde y siempre le ha gustado ese nombre). El padre le ha pasado al hijo el cómic para que lo lea. Lo ha leído Unax y le viene con una pregunta.

-Sueles decir que los de izquierdas son personas que se preocupan por los demás, ¿no?

-Bueno, no sé si lo he dicho asi, pero me parece un buen resumen.

-¿Tú crees que el hijo de Fermin es de izquierdas?

-Bueno.. no sé... pero conociendo el entorno, me da que sí.

-¿Tú crees que el hijo de Fermin se ha dado cuenta de que, mientras él sí que sale en el cómic, yo no?

Risas en el auditorio.

Acaba la presentación, consigo la firma de Zapico (que se da una buena jartá: tenéis que pillarlo en actos menos multitudinarios, porque entonces personaliza más, con dibujos incluidos), saludo a unas cuantas personas (a Goizalde Landabaso, entre otras) y salimos a escape de Bidebarrieta. Vuelta al tranvía, otro par de pinchos en un bar de las cercanías de la estación de buses y quedamos a la espera de que llegue el autobús de las 22:00 horas.

En Donostia, ya en soledad, me doy cuenta de que he cargado la batería por un tiempo.

La propina del 6 de julio

Tomo el primer café de la mañana en el Koh-Tao. Estoy solo, porque no han bajado mis compañeras de currelo.

Levanto un momento la vista del periódico que está abierto en una de las mesas del local y me topo de frente con el actor Unax Ugalde. No lo conozco, pero le extiendo la mano instintivamene.

Me presento torpemente y le pregunto qué tal ha ido la grabación de la víspera (es una de las voces de la pelicula de animación Black is beltza). Me dice que bien. Añade que ahora va para allá. Le digo que salude a Fermin de mi parte.

Cada uno sigue su camino.

Zubigileak Bilbon, apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2018/07/08 11:50:00 GMT+2
Etiquetas: cómic alfonso_zapico bilbo bidebarrieta iñaki_peña idoia_mendia goizalde_landabaso alfonso_gil lander_martínez arnaldo_otegi kike_martín unax_ugalde fermin_muguruza bilbao astiberri bingen_zupiria eduardo_madina | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2018/07/01 21:20:00 GMT+2

Tratando de superar las náuseas

Dos cosas como introducción:

1.- Una exposición fotográfica sobre las víctimas del terrorismo (de ETA, en este caso) hace diez años. Imágenes crudas. En la rueda de prensa, toma la palabra Raúl Guerra Garrido. Tengo guardada en la memoria las primeras palabras del escritor: «Siento náuseas, asco».

2.- El que fuera alcalde de Jerez, Pedro Pacheco, hizo famoso en 1985 aquello de que «la justicia es un cachondeo» (ojo, ya estaba por medio Bertín Osborne y su chalet). Han pasado treinta y tres años.

La Manada

El 21 de junio soltaron a los cinco miembros de La Manada (a pesar de estar condenados a 9 años de cárcel en primera instancia) ahora que se acercan los dos años en prisión provisional.

Esta semana quería escribir algo de fundamento, pero lo que he pergeñado no me ha gustado nada. Por eso he hecho mías las palabras de tres mujeres juristas.

El 24 de junio, Berria dedicó un monográfico a esta cuestión. Recogió las opiniones de un buen número de mujeres. Entre ellas estaba Miren Ortubai, abogada y profesora de Derecho de la Universidad del País Vasco. Traduzco:

«En la medida en que soy abogada penalista, he de mantener la cabeza fría y no puedo estar a favor de la prisión preventiva. La prisión provisional debería ser una medida excepcional, algo a utilizar en contadas ocasiones, no una pena que pueda aplicarse de manera sistemática». La profesora de la UPV ve necesaria esa prudencia en todo los casos: «En el caso de los jóvenes de Altsasu, en el caso de los dirigentes independentistas catalanes y, aunque a mí me dé rabia, también en el caso de los violadores».

(...)

«En España, hay un abuso de la prisión preventiva y muchas personas confunden la justicia con las penas más duras, pero, como jurista y feminista, no puedo aceptarlo. Si estamos luchando por cambiar la sociedad y lograr la paridad, no podemos pedir penas más crueles, porque ello fortalecería el sistema patriarcal y la historia nos enseña que, cuando desaparecen las garantías jurídicas, son las mujeres las que más sufren».

Garbiñe Biurrun es magistrada y habla de feminismo jurídico y perspectiva de género (enlace en euskera) en el mismo monográfico. Me interesa esto que dice como jueza:

«Dictar sentencia es realmente difícil; resulta muy complicado tomar decisiones sobre la vida de los demás. Pero es la labor de las y los jueces y tenemos instrumentos para ello —normas que la sociedad nos da a través de sus representantes—. Es cierto que son instrumentos débiles e imperfectos y que necesitamos habilidades y destrezas para superar esos defectos, porque es lo que nos pide la justicia. Una de esas habilidades —imprescindible— es la perspectiva de género, y no únicamente a la hora de enjuiciar la libertad sexual o la violencia contra las mujeres, sino también a la hora de dictar sentencia sobre cualquier asunto. Porque la igualdad formal no es suficiente y tenemos que lograr la igualdad verdadera. En nuestra sociedad dos son las herramientas para conseguir la igualdad: la educación —porque los valores también se enseñan y se aprenden— y la justicia —para proteger y garantizar la igualdad—. El Derecho, hasta ahora en manos de los hombres, recoge su punto de vista, mientras que las mujeres hemos estado fuera de la creación de la norma, de su aplicación y de su interpretación».

Nada más conocerse la excarcelación de los cinco, María Eugenia Rodríguez Palop escribió el artículo Resistir frente a La Manada, pero yo lo he leído hoy. Rodríguez Palop es profesora de Filosofía del Derecho en la Universidad Carlos III de Madrid.

«(...) somos muchas las que seguimos defendiendo la excepcionalidad de la prisión provisional para estos y para todos los casos, porque se trata de una medida cautelar que ni es ni puede convertirse en una pena anticipada».

(...) pero

«en la práctica, resulta casi imposible que el mismo Tribunal que dicta sentencia tome la decisión de la excarcelación porque, como señala Isabel Elbal, los jueces consideran que, una vez condenado, aunque el acusado recurra, la prisión provisional no vulnera la presunción de inocencia o no en el mismo grado que antes de la condena».

Sobre los jóvens de Altsasu, dice que «muestran la doble vara de medir que utiliza la justicia en este país y denota un uso abusivo de la preventiva que precisamente ahora se ha querido evitar (...) Con La Manada, evidentemente, se ha sido mucho más garantista».

Si os ha interesado, acudid a las fuentes y leed el resto.

Nazka gainditu nahian, apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2018/07/01 21:20:00 GMT+2
Etiquetas: justicia feminismo la_manada garbiñe_biurrun violación rodríguez_palop | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2018/06/17 19:45:00 GMT+2

Hasta luego, Fidel

Quiero escribir aquí algo para cerrar #fidelforever, un proyecto comenzado en marzo. Estoy muy orgulloso del resultado final.

 

Fidel Forever jaialdiko irudia

Imagen de Beñat García.

En octubre escribí en este mismo blog Fidel Vicente, in memoriam y, como no nos queremos olvidar de él, un colectivo agrupado bajo el paraguas de Fidelen Lagunak (Amigas y amigos de Fidel, en euskera) organizamos el 12 de junio Concierto en recuerdo de Fidel Vicente #fidelforever.

El periodista Juan González Andrés aka @foteropanico publicó una breve crónica este mismo jueves en el DV.

La velada comenzó con un vídeo de 7 minutos, obra de Beñat Gantxegi, que me gustaría que pudieráis ver, pero todavía no está en la red. Cuando esté, lo pondré por aquí.

Junki.To se curró un monólogo que no grabamos como mandan los cánones. Imagino que habrá varios vídeos dando vueltas por ahí, pero prefiero quedarme con la sensación del momento.

Juan recoge en su reseña esta anécdota que contó Junki:

Especialmente celebrado fue aquel sucedido de los 90 cuando el artista guiri le preguntó antes de salir a escena en un concierto de 2 Unlimited: «¿Cómo se llama?» «Fidel», respondió él sin sospechar que le preguntaban por el nombre de la localidad. «Buenas noches, Fidel!», saludó la banda de música dance al cariacontecido público de Fraga (Huesca).

Naroa RV (sobrina) le regaló una de las guitarras de su tío a Ima, excompañera de trabajo y buena amiga de Fidel. Como es breve, inserto la grabación del momento:

Antes del concierto leí un par de folios que copio aquí tal y como estaban escritos. Muchas gracias a todas las personas que hicisteis que esto fuera posible.

Fidel forever: presentación

Voy a comenzar como algunos e-mails: MÁS ABAJO EN CASTELLANO.

Es decir, me pasaré ahora al euskera y luego iré intercalando frases en ambos idiomas.

Martxoaren 8an elkartu ginen lagun batzuk Tanger tabernan garagardo bana eskuan genuela.

- Nola dago Fidelen omenaldia?

- Geldi.

- Hasieran abenduan izango zela. Gero otsaila-martxoan. Zerbait egin beharko dugu, ezta?

Handik abiatu ginen eta hona iritsi gara.

Bidean, zorionez, lagun batzuk igo dira gurdira.

Fidel Vicente Cintero 2017ko urriaren 3an hil zen. Soinu-mahai baten atzean eta karga-deskarga lanetan ezagutu genuen. Baina Fidel soinu teknikari bat baino askoz ere gehiago zelako bildu gara gaur hemen.

Tenía un amigo que murió hace unos años que solía decir: “Hay una edad en la que se muere gente que antes no lo hacía”. Bueno, pues estamos en esa edad.

Hoy queremos homenajear a Fidel Vicente Cintero. Fidel a secas.

Fidel murió el 3 de octubre pasado. Lo conocimos como técnico de sonido en innumerables bolos, pero hoy nos hemos reunido aquí porque Fidel era algo más, bastante más que un técnico al uso.

Este es un homenaje que surgió el 8 de marzo en el Bar Tánger con una cerveza en la mano.

Por el camino hemos tenido la ayuda de varias personas e instituciones. Será imposible citar a todas las personas, pero hagámoslo con las instituciones.

Donostia Kultura (Intxaurrondo Kultur Etxeko jendea hasieratik prest agertu zelako, Ane Osa buru). Mila esker!

Eragin, la empresa en la que Fidel trabajó los últimos años de su vida.

Txalo bat eskatu nahi dizuet soinu eta argi teknikari guztientzat. Un aplauso para las técnicas y técnicos de luces y sonido.

Buenawista Prolleckziom´s es sinónimo de rock & roll en nuestra ciudad y nos ayudan llevando la barra del bar. Nos vendrá bien para cuadrar números.

Joseba Irazokiri proposatu genion gaur hemen jotzea. Zergatik?

Ernest Lluch Kultur Etxean bada Erakusleihoa izeneko ziklo bat. Bertan egon zen Joseba bera duela urte batzuk IGLÚ izeneko ikuskizun batekin. Maddi Irazokirekin batera kanpin-denda batean sartu ziren.

Juan Luis Etxeberria, Dvn: “Se planta en un iglú a jugar con hojas secas y otros cachivaches“.

Aquella performance le pareció una majarada a nuestro querido homenajeado.

Horregatik dago gaur hemen Joseba, baina esan diogu rock and roll gaua nahi genuela. Tartean Fidelen gustuko pare bat abestien bertsioak.

Hay una frase de Fidel que me recordó Alberto Arizaga (Eragin) hace un par de semanas. Fueron a Málaga a hacer un bolo. Buscan un sitio donde cenar y se topan con un bar cuyo cartel dice: ABIERTO DESDE 1963 (por decir algo).

Los camareros están pasando la escoba y recogiendo.

Les dicen: “Vamos a cerrar”.

Replica Fidel: “¿Ahora? ¡Qué casualidad!

Ése era Fidel.

Zurekin pasatako une on guzti horiengatik!

¡Por todas esas sonrisas, incluso risas, que nos dibujaste en la cara!

Gora Fidel!

Fidel Forever!

Zuekin Joseba Irazoki Banda!

Gero arte, Fidel, apunte hau euskaraz

Escrito por: iturri.2018/06/17 19:45:00 GMT+2
Etiquetas: fidel_vicente ima_irazustabarrena música donostia joseba_irazoki beñat_gantxegi beñat_garcía juan_gonzález naroa_román intxaurrondo junki | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)