Inicio | Textos de Ortiz | Voces amigas

2021/05/09 18:35:00 GMT+2

Beber en la calle en San Sebastián

Hace unas semanas salió el tema mientras charlaba con un amigo: ¿Se puede beber alcohol en la calle en San Sebastián? Sí, sabemos que se puede beber en las terrazas de los bares. ¿Y fuera de esos espacios? Pues sí, cumpliendo determinadas condiciones se puede beber en la vía pública en esta ciudad.

Estábamos en pleno estado de alarma paseando un fin de semana cualquiera. Los días previos la Guardia Municipal donostiarra se había ocupado de decir que estaba prohibido beber en la vía pública. Creo que los bares estaban cerrados por aquel entonces.

Mi colega me dijo que le echara un ojo a la Ordenanza reguladora del civismo en San Sebastián. Dice así en su artículo 15.4:

 Queda prohibido el consumo de bebidas en grupo, cuando ello genere molestias e imposibilite el disfrute de los espacios públicos por parte de otros usuarios.

La Policía Municipal dice en este enlace: «respecto al consumo de alcohol/drogas de menores, se estará a lo establecido en la Ley 18/1998, de 25 de junio, sobre Prevención, Asistencia e Inserción en materia de Drogodependencias».

No conviene olvidar tampoco la Ley 1/2016, de Atención Integral de Adicciones y Drogodependencias.

Esta ley dice en el primer punto del artículo 33: Se prohíbe el consumo de bebidas alcohólicas por personas menores de 18 años.

En el punto 2 establece que determinadas personas en determinadas situaciones no pueden consumir alcohol (por ejemplo, cuando conduces o vas a conducir un coche).

Vayamos ahora a la Ley 4/2015, de 30 de marzo, de protección de la Seguridad Ciudadana, impulsada por el Gobierno de Mariano Rajoy.

La ley tipifica las infracciones en muy graves, graves y leves.

Dice el artículo 37.17 que es infracción leve: "El consumo de bebidas alcohólicas en lugares, vías, establecimientos o transportes públicos cuando perturbe gravemente la tranquilidad ciudadana".

Ayer por la mañana leí esto en el DV: El lehendakari avisa de que actuarán contra los botellones: «Está prohibido beber alcohol en la calle».

Señala el periodista en la noticia: «El lehendakari aseguró que se van a tomar las medidas habituales a la hora de tratar de evitar los botellones. Al fin y al cabo, consumir alcohol en la calle es algo que ya estaba prohibido antes de la pandemia».

Me he leído, aunque muy por encima, el Decreto 23/2021 publicado en el Boletín Oficial del País Vasco.

Dice el artículo 1.2: «Mientras dure la emergencia sanitaria, con carácter general se establece una distancia mínima interpersonal de 1,5 metros en los lugares públicos, con especial atención a los recintos cerrados».

El artículo 1.3 dispone sobre el uso de las máscaras y el 1.4 especifica quienes no están obligados a usarlas.

Este es el título del artículo 2.14: Parques y zonas deportivas de uso público al aire libre o de esparcimiento. Se habla de aforos y demás.

Hay una Disposición Adicional que comienza así «de cara al período estival de 2021, se determinan las siguientes medidas específicas» y dice en el punto 5:

«Fiestas y celebraciones no programadas: se reitera la prohibición de consumo de alcohol tanto en la vía pública como en recintos exteriores o en reuniones tipo «botellones» o «no fiestas».

¿Se reitera? ¿En el período estival?

Hoy, domingo, he visto en la web de la Ertzaintza un documento que lleva por título Criterios de aplicación de la Ertzaintza y las policías locales sobre la alarma sanitaria (enlace a documento pdf aquí).

En el apartado Interpretaciones y criterios de aplicación, se hace esta pregunta en el punto número 5: ¿Se puede consumir alcohol en la vía pública?

Respuesta: No. Se mantiene la prohibición del consumo de alcohol, tanto en la vía pública, como en recintos exteriores o en reuniones tipo "botellones" o "no fiestas". .

Me gustaría saber de dónde se sacaresa interpretación, porque este documento que está en la web euskadi.eus dice sobre la referida Ley 1/2016:

Beber alcohol en vía pública

El texto de la ley prohíbe la venta o suministro de bebidas alcohólicas en la vía pública, salvo en terrazas, veladores o actividades y eventos que cuenten con autorización municipal. Es decir, se respeta el ámbito de autonomía municipal.

No se prohíbe el consumo en vía pública, aunque cada ayuntamiento puede regular esta cuestión a través de la correspondiente ordenanza. De hecho, hoy día, hay ordenanzas municipales que prohíben expresamente consumir alcohol en la vida pública.

En resumen, mi interpretación es que en San Sebastián las personas mayores de edad sí pueden consumir alcohol en el espacio público cuando ello no genere molestias ni imposibilite el disfrute de los espacios públicos a otras personas. Si estas solo y respetando los 1,5 metros de rigor, sin lugar a dudas.

Por tanto, no son ciertas frases categóricas del estilo "está prohibido beber alcohol en la calle".

Y si mi interpretación no es correcta, que me diga alguien, por favor, sobre la base de qué ley, decreto u ordenanza no lo es.

Kale edana Donostian, apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2021/05/09 18:35:00 GMT+2
Etiquetas: policía donostia alcohol urkullu | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2021/05/02 12:00:00 GMT+2

Doce

A veces digo en bromas que las vascas y los vascos contamos por docenas, no por decenas. Bueno, pues el pasado 28 de abril se cumplieron doce años ya de la muerte de Javier.

El 28 de abril de 2009, cuando Ortiz falleció por parada cardiorrespiratoria, Ibarretxe vivía sus últimos días como lehendakari, porque a los pocos día tomó el relevo Patxi López. A finales de 2012, fue Urkullu quien se asentó en Ajuria-Enea. Y ahí sigue.

Este día 4, en dos días, hay elecciones para la presidencia de la Comunidad de Madrid. Entonces estaba Aguirre al mando y luego vinieron González, Cifuentes, Garrido, Rollán y Ayuso. Algunos fueron meros interinos en el cargo.

Camps era el presidente de la Generalitat valenciana. Vino luego Fabra y ahora está Puig.

En La Moncloa Zapatero. Esperaba al quite Rajoy y Sánchez asumió luego la vara de mando.

Obama había sido nombrado presidente de los EE.UU. Tras él vino el tsunami (hace unos años diríamos vendaval, tormenta o algo parecido) Trump a comienzos de 2017 y ahora vuelva a estar un representante del Partido Demócrata, Biden, en la Casa Blanca.

Podría seguir mirando quién estaba dónde en la política, pero lo dejo aquí repasando los lugares por donde pastaba Ortiz y el trono de Occidente.

Y hablando de pastos.

El fútbol también se juega en el verde y Ortiz era realsocialista. La Real masculina estaba en Segunda División española, a punto de que se cumpliera el primer centenario de la entidad. Aperribai había sido elegido presidente unos meses antes y el equipo estaba a punto de subir a Primera (a primeras, como diría la Zaloña). Lillo, Lasarte, Montanier, Arrasate, Santana (interino), Moyes, Eusebio, Imanol, Garitano (Asier) y nuevamente Imanol. Hace un mes ha ganado la Copa del Rey.

El equipo femenino ya estaba en Primera. Su entrenador por aquel entonces era Garmendia y luego vinieron Etxabe, Gazpio, San Miguel, Arregi, Arconada y Arroyo.

Abro paréntesis. Publicidad. Acaba de editarse Gogoan dut de Aritz Galarraga. Gogoan dut en euskera significa Recuerdo. Cierro paréntesis y el apartado publicitario.

Recuerdo que la Real ganó la Copa de la Reina el 11 de mayo de 2019 (han levantado la Copa de Euskal Herria en tres ocasiones estos doce años). 2-1 frente al Atlético Madrid con goles de Nahikari Garcia y Kiana Palacios. Abro nuevamente el apartado publicitario. Lo recuerdo porque la víspera habíamos presentado en Donostia la antología de columnas de Ortiz y ese mismo día habíamos tenido una jornada sobre (y contra) la tortura en el Centro Cultural Egia. Cierro otra vez el apartado publicitario. Por eso sé muy bien dónde estaba.

Recuerdo que vi el gol de Nahikari en un bar de Egia y me fijé en la actitud de la portera Quiñones, de Hondarribia. Le dije a alguien, seguramente lo barrunté y no salió de mí, que esa portera no encajaría otro gol más ese día, porque tenía a su familia, amigas, amigos y su pueblo dentro de la portería. Así sucedió, pero no pasa siempre.

Me/nos ha venido mucho a la cabeza qué escribiría Ortiz en estos tiempos tan calamitosos.

No lo sabemos y, lamentablemente, no lo sabremos jamás.

Me conformo con no olvidar sus textos, no olvidar su figura.

Besos para quienes se lo merecen. Sí, queda un poco así, pero daros por besados.

Más publicidad. Llévame a casa, de Jesús Carrasco. Duele y reconforta.

Hamabi, lerro hauek euskaraz.

Escrito por: iturri.2021/05/02 12:00:00 GMT+2
Etiquetas: jor realsocialismo rodrigo_cuevas | Permalink | Comentarios (2) | Referencias (0)

2021/04/26 08:00:00 GMT+2

Efemérides

Cuatro letras escritas el domingo por la tarde. Porque el calendario te trae buenos y malos recuerdos.

Este fin de semana hemos comido por vez primera en el balcón. Parece que la primavera está más adelantada de lo habitual, aunque ahora anuncian lluvia para varios días.

Hace tres semanas el primer equipo masculino de la Real ganó la copa. Quince días después lo hizo el Barcelona.

Escribo estas líneas en el cuaderno y comienza a ladrar el perro del cuarto piso de enfrente. Lo hace con un tono grave. ¿No le ha gustado? Entre los barrotes del balcón me enseña su morro.

Tengo la sensacion de que más que unos días han pasado semanas o meses. Va todo tan deprisa que el órdago lanzado por la cuadrilla de Florentino con la Superliga apenas duró 48 horas. Se han retirado a sus aposentos. Veremos por cuánto tiempo.

Unos chavales se bajan contentos de un coche. Ríen y comentan con ganas. No parece que sea domingo.

El 4 de mayo hay elecciones en Madrid. Apenas las estoy siguiendo, pero ahora todo el mundo sabe que alguien ha enviado tres sobres con cuatro balas a Iglesias, Marlaska y Gámez.

No tengo ni la menor idea de lo que pasará en esas elecciones, pero de lejos veo un tanto nerviosos a los fascistas y a sus amigotes. Tal y como dice Luis de la Cruz aquí, no todo acabará el 4 de mayo y habrá que seguir.

25 de abril de 1974, la Revolución de los Claveles mandó a la mierda a la dictadura portuguesa. Mientras tanto, Franco murió en la cama y muchos cambiaron de camisa sin demasiados remilgos. Apenas se tocaron los tuétanos del Estado.

Enfrente, cuatro jóvenes se sientan en el balcón del segundo piso.

Hoy es 26 de abril y me sirve para recordar este tuit que Ander Izagirre lanzó hace unos días.

1937, bombardeo de Gernika. 84 años.

1981, gracias al gol de Zamora, primera liga de la Real en Gijón. 40 años.

1986, explosión en Chernóbil. 35 años.

2017, la muerte de Josetxo Mayor, el cuidador de los caminos de Ulia. 4 años.

Escribí sobre él un par de veces por aquí (la etiqueta Josetxo Mayor). Me gusta especialmente la foto que le saqué con Ander Izagirre el 13 de abril de 2014, cuando le homenajearon en Ulia. Me gusta por su valor sentimental, a pesar de que se ve borroso a Ander, me gusta su gesto y la felicidad de Josetxo.

Uno de los cuatro del balcón, saca el violín y toca una pieza desde el salón, mientras los otros le miran atentamente. La noche se llena de música.

No sé cuándo exactamente, pero los próximos años se recordará una efeméride que ha tenido lugar días atrás: Sarri ha vuelto a Euskal Herria.

Cierro con unas palabras de un amigo suyo en Berria. Dice Jimu Iturralde:

Además, convinimos que para nosotros, sus amigos, se cerraba un ciclo, felizmente y de buena manera, tras acabar un periodo de 44 años. Y si es cierto lo que dicen los chinos, eso de que tras cerrar un ciclo se da inicio a otro nuevo; es decir, otra nueva oportunidad de avanzar.

Efemerideak, apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2021/04/26 08:00:00 GMT+2
Etiquetas: josetxo_mayor elecciones ander_izagirre fascismo portugal real_sociedad madrid fútbol luis_de_la_cruz | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2021/04/18 11:30:00 GMT+2

Mintiendo

Traduzco una breve conversación telefónica de ayer tarde con mi madre: «Salgo ahora de casa». Ella: «¡No vengas! No hace falta. Ya estaremos el martes. Estate tranquilamente en casa". Lanzo una pequeña mentira: «Aprovecharé para mover el coche». Ella: «Bueno, si es por eso, ven».

A veces tengo que mentirle a mi madre para hacerle una visita. No quiere molestar. Dioossss.

Para el camino elijo disco, Planes de fuga, un álbum grabado por Berrio hace veintidós años bajo el nombre de Deriva.

Esta historia que voy a contar no la he recordado en el coche, pero pongamos que sí, porque queda mejor.

Una tarde de hace unos 40 años. Buen tiempo. Mi padre ha llegado de la fábrica. Venía todos los días a eso de las 4 de la tarde.

Se está cambiando de ropa. Está de buen humor y baila torpemente en calzoncillos. Todos los que estamos alrededor, los de casa, nos reímos.

En la puerta de casa hay una cortina de tiras, de esas que se ponían en las pescaderías y en las tiendas de ultramarinos para evitar que las moscas entraran.

De repente, unas manos de un hombre mueven la cortina y entra. No lo conocemos.

Tras superar la sorpresa inicial, comenzamos a reír con ganas.

Creo que era un vendedor de algo. El perro no ladró o no le oímos. Quizás no se enteró porque estaría dormitando.

Le cuento la historia a mi madre. No la recuerda.

Sin embargo, sí que me cuenta malos rollos de la fábrica y otros malos rollos más.

«Ama», le cortó, «yo sólo quería contarte una historia bonita».

No hay manera.

Esa tendencia por ver casi siempre la parte negativa de las cosas.

Esta mañana he escuchado a Leila Guerriero, chez Del Pino. Entre otras cosas, me ha valido para conocer a esta cantante argentina de tangos.

Con ustedes, Susana Rinaldi: «El día que me quieras».

Gezurretan, apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2021/04/18 11:30:00 GMT+2
Etiquetas: susana_rinaldi leila_guerriero ama familia rafael_berrio aita rafa-berrio | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2021/04/11 10:45:00 GMT+2

Gente silenciosa y gente silenciada

Esta semana me ha aparecido un tema recurrente: esa gente que con discreción ha hecho su carrera en un segundo plano. Algunas personas lo han hecho por decisión propia, otras lamentablemente silenciadas.

Muchas mujeres (artistas) no tienen el lugar que merecen en nuestro imaginario, no se les ha tenido en cuenta el trabajo realizado. Esa es en una frase la tesis de la columna de Leire Narbaiza en Gipuzkoako Hitza: Lourdes, Maite, Estitxu, Amaia…

«Si fueran hombres, ¿habrían caído en el olvido? ¿Habría dejado de cantar Lourdes? ¿Habrían abandonado a Estitxu?»

Las cuatro cantantes citadas en el título son Lourdes Iriondo, Maite Idirin, Estitxu Robles-Arangiz y Amaia Zubiria.

Hace algunas semanas escuché el programa que José Luis Padrón dedicó a Lourdes Iriondo. También es en euskera.

A finales del año pasado Amagoia Gurrutxaga recogió en un reportaje la carrera de Iriondo: Izar eta ezin. Lo hizo con la excusa de cumplirse el decimoquinto aniversario de su muerte.

Esta semana me ha aparecido un tema recurrente: esa gente que con discreción ha hecho su carrera en un segundo plano. Algunas personas lo han hecho por decisión propia, otras lamentablemente silenciadas.

Sirva también como ejemplo este tuit de Ricardo Aldarondo.

En la misma red Juan González Andrés dejó un enlace con viejas fotografías de Berrio en Ipernity, muchas de Pemán. He elegido una de 1981, de los tiempos de UHF, para dejarla aquí abajo.

Tal y como dicen Aldarondo y González Andrés, Iñaki Pemán siguió durante cuarenta años la trayectoria de su amigo.

Yo lo conocí hace una década, año abajo, año arriba. Y el hombre es tan discreto (y yo tan despistado) que se me olvidó su apellido, no así su nombre.

Esta semana se ha inaugurado esta muestra que tiene dos sedes: Bukowski y La Taberna de Egia.

Me gustaría que algún día pudiéramos ver una gran exposición con sus fotos, porque me da que tiene guardados en casa verdaderos tesoros.

Sigo con la discreción y voy a la entrevista de Andrés Portero sobre el disco más reciente de Don Inorrez: «Imanol Ubeda: La sombra de Bide Ertzean es muy alargada».

Pregunta Portero: Le acompaña Arancegui. ¿Mano derecha y puede que el mejor batería vasco?

Responde Ubeda: Más que eso, es imprescindible en este proyecto, como en Bide Ertzean. Su aportación va más allá de la batería. Podría ser un gran productor si no fuera tan tímido y humilde. Tiene un sentido musical que va más allá de lo rítmico.

Podría ser un gran productor si no fuera tan tímido y humilde.

Como muestra un botón, su perfil de Instagram (Karlos Arancegui) no tiene más de un año.

No son casos únicos. Hay mucha gente que trabaja en silencio. Algunas personas lo hacen así porque es lo que quieren, otras personas porque no queda otra.

Porque no es lo mismo gente silenciosa que gente silenciada.

Jende isila eta jende isildua, apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2021/04/11 10:45:00 GMT+2
Etiquetas: música maite_idirin leire_narbaiza rafa_berrio amaia_zubiria estitxu karlos_arancegui jose_luis_padron ricardo_aldarondo lourdes_iriondo rafael_berrio iñaki_pemán juan_gonzález_andrés amagoia_gurrutxaga | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2021/04/05 19:40:00 GMT+2

Marcas que vienen y van

A medida que pasan los años se amontonan las efemérides en la agenda. Tristes algunas, alegres otras.

Rafa(el) Berrio

El 31 de marzo se cumplió un año de la muerte de Rafa Berrio. Aprovechando la circunstancia, un grupo de amigos y Donostia Kultura han organizado con mucho mimo un ciclo de actividades para honrar su memoria:

  • «Yo ya me entiendo, paradojas de Rafael Berrio» se titula la exposición recién inaugurada en el Centro Cultural Ernest Lluch. La muestra que ha montado un grupo de personas lideradas por Cheli Lanzagorta sirve como eje de todo el ciclo. La vi muy por encima el martes 30, pero habrá que volver una y otra vez para verla en detalle.
  • La misma casa de cultura será la sede de varias actividades durante las próximas semanas. El cohete lo lanzarán Harkaitz Cano y Rafa Rueda el jueves 15 de abril: «Abesti baten anatomia». Ojo, porque hay que reservar sitio desde siete días antes. Toda la información está en esta noticia: Exposición y ciclo en recuerdo de Rafael Berrio en el Centro Cultural Ernest Lluch.
  • Los días 19 y 20 están marcados en rojo en el calendario gracias al concierto «Rafa in memoriam». Un nutrido elenco de músicos se subirá al escenario del Victoria Eugenia para tocar canciones de Rafa al mando de Joserra Senperena.
  • Más allá de los canales oficiales institucionales, algunas tabernas y garitos donostiarras rendirán culto al lado más canalla de Berrio en el ciclo «El hijo ingobernable de la luz del sol». Las entradas se pusieron a la venta el 1 de abril y comienzan a volar.

Reala txapeldun

Está casi todo dicho y solo añadiré dos o tres cosas.

Era la primera vez que la Real y el Athletic jugaban la final de la Copa del Rey (tampoco lo hicieron en tiempos del Generalísimo). El covid la convirtió en la final más larga y menos concurrida de la historia, porque se retrasó un año y se jugó sin público en las gradas.

Marcelino resucitó al Athletic masculino en enero y febrero. Eso supuso que ganaran la Supercopa y se clasificaran por segundo año consecutivo para la final de Copa.

Pero los hombres de azul y blanco dieron continuidad a la Copa que las mujeres ganaron el 11 de mayo de 2019. Entonces en Granada, ahora en Sevilla.

Yo era un chaval cuando vi cómo la Real ganaba las ligas en abril de 1981 y 1982. Luego levantaron la Copa de 1987, en junio, Zaragoza. Abril ha vuelto a darnos suerte.

Otra coincidencia más. Cuando la Real masculina ganó la Liga de Segunda División, vimos al capitán Xabi Prieto cojeando y con muletas; lo mismo pasó el sábado con Illarra.

Esperemos que el miércoles sigamos por la senda victoriosa y que Imanol nos lleve a clasificarnos para competiciones europeas a finales de mayo.

Markak, apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2021/04/05 19:40:00 GMT+2
Etiquetas: rafa_berrio rafa_rueda harkaitz_cano música cheli_lanzagorta rafael_berrio fútbol joserra_senperena | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2021/03/28 08:30:00 GMT+2

Juan Carlos Pérez en primavera

Cada vez oigo menos radio en el formato tradicional, pero sí que hago caso de los podcasts. Y eso me da la oportunidad, entre otras cosas, de seguir el programa de poesía que José Luis Padrón presenta en Euskadi Irratia: «Lizardiren baratza» (La huerta de Lizardi).

El viernes por la tarde tiré hacia Igeldo hablando por teléfono con mi madre. Resoplando cuesta arriba, hablé unos 50 minutos con ella.

Al acabar, eché un ojo a los audios del teléfono. Y vi que Padrón había dedicado un programa al líder de Itoiz.

La entrada decía tal que así en euskera:

«Celebraremos el inicio de la primavera con un programa especial: las historias maravillosas y la música vital de Juan Carlos Pérez».

Comencé a escuchar el programa y alrededor del minuto once, apareció el propio Juan Carlos hablando sobre el adiós de Itoiz (banda de pop referente en la década de 1980; casualmente acabó su carrera el mismo año que Kortatu, en 1988). El audio es de entonces, de 1988, y no dura dos minutos. Lo traduciré del euskera.

«Bueno, diría que llegados a este punto no podemos dejar la música. Recuerdo que cuando grabamos el primer disco, justo lo publicamos y se disolvió el grupo. Por lo visto no fue definitivo entonces, porque luego comenzamos con Ezekiel. Pero ahora sí, ahora con casi 30 años no podemos dejar la música, pero cada cual ha de tomar su camino y, sobre todo, tomar aire con respecto al rollo de Itoiz; no ha sido muy largo, pero han sido nueve años muy intensos, siempre ahí, con esa intensidad, tocando, y parece que llevamos tocando toda la vida. Foisis, por ejemplo, está muy enrollado con el contrabajo y la música clásica; yo también lo estoy con el piano y otros trabajos menores, pensando que este año probablemente sea de maniobra. Para ver después qué es lo que se hace. Jimmy seguirá tocando la batería por ahí. De todas maneras, ya sabemos que no podemos dejar la música y que nos quedaremos atrapados en ella. Felizmente o por desgracia. No lo sabemos».

No vi jamás a Itoiz, pero sí que recuerdo un concierto de Juan Carlos Pérez en la gira del disco Hiriko istorioak en la sala Imanol Larzabal del Centro Cultural Lugaritz. Lo hizo en formato cuarteto o quinteto.

En la parte superior, el espacio tiene un palco, un balcón. Aquella vez me puse allí arriba, porque creo que llegué tarde.

Estaba allí yo solo disfrutando con la actuación cuando se abrió la puerta y entró un hombre. Se sentó al lado. Aquel hombre era Mikel Laboa.

Cuando acabó la primera canción que escuchó Mikel, me comentó: «Se oye muy grave, muy grave». Yo afirmé con la cabeza. Algo más tarde, hizo un comentario parecido. Fue la primera y la última vez que Laboa se dirigió a mí en vida.

Porque falleció un par de años después, a finales de 2008. Desde entonces bauticé ese espacio con el nombre Mikel Laboa palkoa. Me dijeron que era habitual que llegara y se pusiera allí cuando había algún concierto que le interesaba.

Seguimos con la primavera. En unas semanas la sala Dabadaba cumplirá siete años. Y en ese periodo han organizado un porrón de conciertos. Para celebrar el aniversario, ayer y hoy, 27 y 28 de marzo, hay tres pases de Chill Mafia, la banda de Iruñea que acaba de publicar mixtape y agitar la escena vasca con su coctelera musical con reggae, punk, trap, canción de autor vasca, auto-tune y mucha mala gaita.

Los vi ayer al mediodía y me parece que van a petarlo: tienen conocimientos, hay trabajo por detrás y les sobra actitud.

 

Ahora toca un aniversario triste. La próxima semana, concretamente el día 31, se cumplirá el primer año del fallecimiento de Rafa Berrio. Se ha organizado una exposición de homenaje en el Centro Cultural Ernest Lluch (Yo ya me entiendo. Paradojas de Rafael Berrio) y varias actividades paralelas (se adelantó ya el doble concierto en el Victoria Eugenia los días 19 y 20 de mayo: Rafa in memoriam).

Terminaré repitiendo las palabras de Juan Carlos «ya sabemos que no podemos dejar la música y que nos quedaremos atrapados en ella. Felizmente o por desgracia».

El colofón de Padrón dice que felizmente. Amén.

Juan Carlos Perez udaberrian, apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2021/03/28 08:30:00 GMT+2
Etiquetas: música juan_carlos_pérez josé_luis_padrón mikel_laboa rafa_berrio chill_mafia rafael_berrio | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2021/03/19 21:00:00 GMT+1

Rambal, un transformista en el imaginario gijonés

Alberto Alonso Blanco (Gijón, 29 de mayo de 1928 - Cimadevilla, 19 de abril de 1976). Más conocido como Rambal, fue un transformista que murió asesinado en su casa.

Esta breve descripción es el arranque adaptado del perfil en castellano de la Wikipedia.

La primera vez que oí hablar de Rambal fue una mañana de finales de septiembre de 2020 en Radio 3.

Me he acordado de aquel programa hace unos días cuando escuché por vez primera la canción Rambalín de Rodrigo Cuevas.

Publicada por el propio Cuevas en diciembre de 2019 en el álbum Manual de Cortejo, el disco fue producido por Raül Refree. En la canción participa el Coro Minero de Turón y se escucha la voz de La Tarabica en un audio rescatado gracias a AFOHSA (acrónimo del Archivo de Fuentes Orales para la Historia Social de Asturias).

Como he dicho al comienzo, en la Wikipedia hay un perfil dedicado a Alberto Alonso Blanco (Rambal). Está en castellano y en asturiano, pero el primero es más completo que el segundo en estos momentos.

Nacido en Gijón el 29 de mayo de 1928, su vida estuvo ligada al barrio de Cimavilla. De ambiente pesquero, era también el barrio de las prostituas. Por las mañanas Alberto ayudaba a las mujeres del lugar y por las noches se transformaba en Rambal. Reconocido homosexual, también fue activista en pro de los derechos del colectivo.

Fue asesinado en casa, a la edad de 47 años, la noche del 19 de abril de 1976. Además de matarlo, dieron fuego a la vivienda. El agua empleada por los bomberos y los métodos rudimentarios de la policía para abordar la investigación del crimen llevaron a su no esclarecimiento. Y así sigue.

Su figura sigue presente en el imaginario de Xixon y no hay más que repasar la mencionada Wikipedia para ello:

  • También en 2019, el cineasta José Fernández Riveiro hizo el documental Si yo hablara. Dura 20 minutos y se puede ver en Filmin (lo encontraréis como Rambal).
  • Ya en 2020, el día del aniversario de su muerte, Rodrigo Cuevas subió a la red Rambalín en cuarentena. Grabó una versión con Mapi Quintana, Rubén Bada, Tino Cuesta y Juanjo Díaz, cada uno en su casa (eran tiempos de confinamiento).
  • Antes de escuchar esta versión, diré que el año pasado varios nombres destacados de la vida cultural local pidieron que La Tabacalera de Gijón llevara el nombre de Rambal. Se abrirá en 2023.

Y hasta aquí lo que quería contaros de Rambal. Que su recuerdo permanezca.

Rambal, transformista bat Xixongo imajinarioan, apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2021/03/19 21:00:00 GMT+1
Etiquetas: gijón rodrigo_cuevas música homosexualidad rambal | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2021/03/14 22:50:00 GMT+1

Pedir es libre

12 de marzo, viernes.

Hoy se cumple un año de la última cerveza (zurito, si no recuerdo mal) en un bar antes del encierro pandémico.

13:45. Vacunódromo de Irun. Mi madre tiene cita para tomar la primera dosis en un local de la asociación de vecinos y vecinas del barrio.

Vamos andando desde casa. Diez minutos. Me pone al día de las novedades de las casas por las que pasamos: aquí esto, ahí eso, allí aquello... Conoce a mucha gente.

Llegamos al lugar. Un sitio húmedo y encima corre un aire frío que mata virus y lo que pille.

Antes de entrar, nos dan cita para dentro de tres semanas. Mi madre entra al local y yo espero en el otro lado.

Un cuarto de hora. Como ella, varias personas más vacunadas esperan ese tiempo en las sillas preparadas al efecto.

Pasado ese tiempo, y sin ningún síntoma raro, cada persona vuelve por donde vino.

13 de marzo, sábado.

Me voy a ver a Rüdiger al Doka. La sala tiene ahora un aforo para 60 personas sentadas. No está abierto el bar.

El batería Felix Buff viene a presentar su primer trabajo en solitario. Es un disco que ha grabado en un estudio casero con la ayuda de su hermano Johannes. Ha grabado todos los instrumentos y ahora lo presenta con una acústica acompañado de Joseba Irazoki. El concierto es breve. Canciones de ritmo lento, melodías, voces, poco ruido... Todo muy minimalista bajo el lema alegría y pandemia, la ironía que no falte.

En la última canción suben dos chicas (cuyos nombres no retuve) para hacer las voces. Se pueden escuchar los últimos 30 segundos aquí.

Felix dice que, si todo va bien, pronto podrá presentar el disco acompañado de su banda.

Cruzo un par de palabras con ellos al final. Irazoki dice que está grabando con su banda (Joseba Irazoki eta lagunak). Puede que salga algún tema antes de verano, pero el disco saldrá seguramente en otoño.

Tal y como he dicho, el bar está cerrado. Saludo a varias personas que hace tiempo que no he visto: Ion Martinez Txiki, Jon Iraundegi... Han abierto la sala únicamente para el concierto, gracias a una pequeña ayuda municipal (circuito Dkluba). Vendría bien parte del dinero que estamos gastando (¿en balde?) en el TAV para un circuito en condiciones.

Pedir es libre.

14 de marzo, domingo.

Me he despertado algo más tarde de las 7 de la mañana. He encendido la radio que tengo a mano y me he puesto a escuchar La hora extra. Marta García Miranda entrevista a una dramaturga que no conozco. Se llama Angélica Liddell.

A lo largo de la entrevista dicen que ha pasado casi cinco años sin hacer declaraciones y que esta es su primera entrevista tête à tête (ha hecho otra para El País, pero esta ha sido con cuestionario previo respondido por escrito).

Decidió hace tiempo ir a Francia, pero no queda claro por qué. La entrevistadora le dice que ya llenaba teatros aquí. Angélica responde que allí se siente más respetada.

Sus padres murieron hace un par de años y el duelo ha debido resultarle muy duro. Hija única de padre militar, las relaciones no debieron de ser muy buenas. A pesar de todo, su muerte la golpeó.

Es transgresora en muchos planteamientos: creyente a su manera, no le gusta nada el movimiento Mee To, tiene muchos reparos con la gente del mundo del teatro...

Podéis escucharla en el enlace superior o leeros la entrevista de El País.

O si no pasad directamente a escuchar a Rüdiger y su Medication.

Eskatzea libre baita, apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2021/03/14 22:50:00 GMT+1
Etiquetas: doka angélica_liddell donostia joseba_irazoki covid19 rudiger | Permalink | Comentarios (4) | Referencias (0)

2021/03/05 18:40:00 GMT+1

Querida Yoli

Actualización del 5 de marzo de 2021: este texto lo publiqué aquí el 28 de octubre de 2020. Entre otras cosas, porque quería que ella lo leyera. Porque me cuesta decirle a la gente que quiero lo mucho que me importa.

ELA. Siglas de la esclerosis lateral amiotrófica.

Pena, pero Yoli Rodrigo ya no está entre nosotros. Los papeles dirán que ha muerto hoy, pero ¿cuándo murió Yoli?

Mañana sábado será el día en el que la despidamos.

Esta semana he ido a su perfil de Facebook y le he robado la foto de la persona que yo conocí. Hoy añado la canción Mujer frontera de Clara Peya.

Yolanda Rodrigo Gozalo, in memoriam.

Texto publicado el 28 de octubre de 2020.

Hace unas semanas que los médicos le han dicho a nuestra amiga Yoli que tiene ELA. Las personas cercanas estamos todavía digiriendo la mala nueva. Ella, en cambio, se muestra fuerte.  «La Yoli que conocistéis está muerta. Ahora soy otra».

Conocí a Yoli a comienzos de la década de 1990. Por tanto, han pasado ya unos cuantos años.

Recuerdo que, por entonces, un día fuimos a tomar un trago a Hondarribia. No se animó nadie más y nos fuimos los dos solos. Aparqué el coche en una plaza de la Parte Vieja, tomamos un par de tragos en otros tantos bares y nos volvimos para casa. Era un día de entresemana. Primavera u otoño. Hacía buen tiempo.

Cuando nos acercamos al coche, la Guardia Municipal de Hondarribia le había puesto un cepo. Estábamos cerca del Ayuntamiento y nos dirigimos a las dependencias municipales. No me di cuenta (sí, así fue) que había aparcado encima de una plaza para personas minusválidas. Pagué la multa correspondiente y agur, ben hur.

Seguro que algún vecino o vecina se acordó de mí aquel día cuando trató de aparcar y no pudo. Mi memoria me dice que me di cuenta de que había metido la pata, pero vete tú a saber. Guardamos los recuerdos que nos favorecen y siempre salimos guapos en las fotos.

Hoy, la persona que podría necesitar la plaza de minusválido podría ser perfectamente Yoli.

Este pasado mes de junio, la cuadrilla de Irun nos juntamos por un funeral. Allí fue la última vez que estuve con Yoli.

Nos sentamos en una terraza de la Plaza Ensanche de Irun para comernos un bocata, beber un par de potes y hablar de nuestras cosas.

En un momento dado, Yoli se levantó para ir al baño e hizo un movimiento extraño. Le pregunté qué le pasaba. Me dijo, nos contó, que tenía problemas de movilidad desde abril. Le pregunté que qué le habían dicho los médicos. Que estaba esperando resultados tras acudir al médico de familia, ella. Le dije, le dijimos, que se fuera a urgencias. Ella que no, que las cosas necesitaban su tiempo.

Las cosas siguieron su camino y cuando volví a hablar con ella, pongamos que fuera agosto, me dijo que tenía una enfermedad rara. Que el diagnóstico no era totalmente seguro, pero que todo los indicios apuntaban a ello. Que podría necesitar un par de años para recuperarse lentamente, pero que le habían dado muchas esperanzas. Tendré que decir que me alegré, aunque fui consciente de la situación.

A finales de septiembre o principios de octubre, volví a mandarle un mensaje y me respondió que las cosas en vez de mejorar habían empeorado.

Pensé llamarle a Jun (una buena amiga de Yoli), pero fue esta quien se me adelantó. Me dijo que aquel mismo día le habían dado el peor diagnóstico posible. No habían pasado ni siquiera tres horas cuando recibimos un mensaje de la propia Yoli en el WhatsApp de la cuadrilla.

He mirado la fecha ahora mismo: 8 de octubre. Nos dijo que le habían dado el peor diagnóstico, que sabía que estábamos cerca, pero que, por favor, no la llamáramos por teléfono.

Todavía no la he llamado.

Aquel mismo día comencé a mirar cosas en la red. En el Estado español son 4.000 los casos activos. ¡Joder! Hay 4.000 casos y le tiene que tocar a alguien cercano, eso fue lo primero que se me pasó por la cabeza.

No tardó mucho en venirme otra cosa que me dijo Mariano Ferrer la última vez que hablé con él. «Al principio, me pregunté ¿por qué a mí?. Pero estaba equivocado: ¿y por qué no a mí?». Porque esa es la cuestión clave. Que no somos super(wo)manes. Le puede pasar a cualquiera.

Este mismo verano hizo público el mismo diagnóstico Juan Carlos Unzué.

El 9 de octubre me encontré con Jordi Sabaté Pons. Le diagnosticaron la enfermedad tres años antes. Citarle así y recibir una contestación tan emotiva en tan poco tiempo... qué queréis que os diga. Me emocionó, pero me dejó también por los suelos.

Por los suelos, porque te empequeñecen. Mucho. Y más en estos tiempos en que no paramos de mirarnos continuamente el ombligo (o el pito, si puedes).

Las personas más cercanas a Yoli ahora mismo son su pareja (Lici), su hermano Javi y su madre. Sin olvidarnos de algunas amigas de la infancia.

A Lici lo conocimos hace unos pocos años, cuando Yoli nos lo presentó. Nacido en un pequeño pueblo de Portugal, es una persona de los pies a la cabeza. Una amiga me dijo, algo que corroboro, que es la persona ideal que te gustaría tener cerca en una situación como esta.

Dejo por aquí un enlace a ADELA Euskal Herria.

Le mando un beso gordo a Yoli. Y otro para ustedes-vosotros.

P.S. A veces pienso que estamos reaccionando como auténticos críos ante la crisis de la Covid. Anteayer, por ejemplo, me vino a la cabeza Luis Ortiz Alfau. Murió en marzo de 2019 a los 102 años. Hoy me he acordado de Maravillas y Josefina Lamberto. Tenemos cerca personas ejemplares. Fijémonos en ellas para tirar hacia adelante.

Yoli maitea, apunte hau euskaraz.

Escrito por: iturri.2021/03/05 18:40:00 GMT+1
Etiquetas: luis_ortiz_alfau ela yoli josefina_lamberto maravillas_lamberto mariano_ferrer yoli_rodrigo | Permalink | Comentarios (3) | Referencias (0)