Inicio | Textos de Ortiz | Voces amigas

2009/11/26 07:00:49.970000 GMT+1

La violencia colonial

Traduzco un poético extracto de On the postcolony (2001) del historiador y filósofo camerunés Achille Mbembe (páginas 188-189), libro en el que explora la posibilidad de una subjetividad africana autónoma:

"Tal vez sea esta la característica más determinante de la violencia colonial. Por un lado, procede como si pudiera producir la nada a partir de la negación. Opera mediante la aniquilación (Nichtung). Le bastaría con negar al Otro para que él o ella no existiera, dispuesto a demostrar, si fuera necesario, su nada por la fuerza. Al consignar al nativo a su más perfecta Otredad, esta violencia no sólo revela al nativo como radicalmente Otro, lo aniquila. El significado político de la noción de nativo tampoco deriva solamente del nativo como cosa en estado bruto, siendo la antítesis de lo que realmente existe. El nativo -y aquí subyace la paradoja- es también lo que hace posible la constitución del colonizador como sujeto por excelencia. La existencia del colonizador como sujeto se satura con el disfrute sencillo que consiste en rellenar la cosa con un contenido que se vacía inmediatamente. El sujeto que es el colonizador es un sujeto que se pone tenso por las imágenes sucesivas que él o ella se hace del nativo. Tenso como un arco, el discurso del colonizador se envalentona y constantemente se introduce a sí mismo en el hueco de ese vacío previamente fabricado por el colonizador y sin el cual no puede experimentar su propia existencia y placer sensual. Esta es la razón por la cual, para existir, el colonizador necesita constantemente al nativo como aquel animal en el que poder apoyarse para tener conciencia de sí mismo.



Es decir, el nativo como nada, como cosa, como animal, es una creación del colonizador. Es el colonizador quien llama esta nada a la existencia, lo crea como cosa y lo domestica como un animal. Esta nada, esta cosa, este animal, son creación y objeto de la imaginación del colonizador, el ejemplo supremo del poder de su arbitrariedad. En la raíz de la colonización hay pues un acto inaugural, dentro de una jurisdicción completamente propia, la de la arbitrariedad. Ese acto no sólo consiste en ordenar sin ningún límite, sino también en liberarse uno mismo de los límites de la realidad. Pero el esfuerzo por liberarse de todas las determinaciones se dirige a adquirir un poder de un tipo particular: el poder de pintar lo real ya sea como vacío o irreal, por un lado, y, por otro, el poder de proponer cada cosa representada y representable como posible y realizable. La arbitrariedad colonial no conoce ni causa ni efecto, dado que una puede ser la otra y viceversa. Como el derecho carece de validez, uno puede someter todo a sí mismo. Lo que cuenta es la voluntad, las necesidades, los deseos y caprichos del colonizador. En la colonia todo es leña para el fuego contra la que se ejerce la facultad de representación del colonizador, y no hay nada ante lo que deba humillarse. Del mismo modo, todo es el producto del commandement [dominio]. Que la cosa sea, y será. Que no sea, y no será. Y el colonizador sólo tiene conciencia de sí en el disfrute de la cosa que produce y posee, y el apetito que proporciona.

Desde este ángulo, colonizar es poner en marcha el doble movimiento de destruir y crear, de crear mediante la destrucción, crear destrucción y destrozar la creación, crear para crear y destrozar para destrozar. En este sentido, colonizar es un acto gratuito por excelencia. Colonizar es también desplegar una subjetividad liberada de cualquier límite, una subjetividad que se ve a sí misma como absoluta pero que, para experimentar ese absoluto, debe revelarlo constantemente a sí mismo al crear, destruir y desear la cosa y el animal al que previamente ha llamado a la existencia. Desde el punto de vista del conquistador, la colonia es un mundo de subjetividad ilimitada. En esto, el acto de colonizar se asemeja a un milagro.

Pero, ¿dónde reside la violencia del milagro sino en el hecho de que es indivisible? Frente a su soberanía, ninguna ley, ninguna determinación externa tiene control alguno. Todo tiembla y todo puede ser manipulado. En la economía del milagro, nada es, en principio, inalcanzable, irrealizable. Lo posible es ilimitado. El milagro aniquila la nada al hacer que algo surja de la nada. Vacía lo que está lleno al transformarlo en algo diferente a lo que era. Rellena con un contenido lo que estaba plenamente vacío. Nada contradice el milagro. Esta es la razón por la que, como acto milagroso, el acto de colonizar es una de las expresiones más completas de esa forma específica de arbitrariedad que es la arbitrariedad del deseo y del capricho. El terror puro del deseo y del capricho, ése es su concepto. Como acto milagroso, el colonialismo libera los deseos del conquistador de la prisión del derecho, de la razón, de la duda, del tiempo, de la medida. Así, haber sido colonizado es, de alguna manera, haber vivido cerca de la muerte."

Escrito por: Samuel.2009/11/26 07:00:49.970000 GMT+1
Etiquetas: achille-mbembe filosofía áfrica colonialismo | Permalink | Comentarios (8) | Referencias (3)

Comentarios

No se puede no pensar en aquella frase de Theodor Herzl en la que definía a Palestina como "una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra". Los palestinos, como los indios o los africanos son esa nada de la que hablaba Herzl.
Varias décadas después de Herzl, Hitler pronunciaría prácticamente la misma frase refiriéndose a Polonia y a su población judía o cristiana destinada al exterminio y, en el mejor de los casos, a la más abyecta sumisión al orden colonial del IIIer Reich, que no hizo -de ahí el escándalo- sino repetir en Europa lo que los británicos y los franceses hacían o hicieron poco antes en África, en Iraq o en La India.
Estoy convencido de que los estudios postcoloniales son hoy un elemento indispensable para comprender y actuar más allá de las fronteras de los países centrales del orden capitalista y entender la hibridación que ha terminado respondiendo a esos sueños de anulación.

Samuel, tus aportaciones, siempre tan pertinentes. Si los periódicos fueran como este blog, estaríamos más cerca de la democracia.

Juan Domingo

Escrito por: Juan Domingo.2009/11/26 20:41:25.740000 GMT+1
iohannesmaurus.blogspot.com

Muchas gracias, Juan Domingo.

Cuando leí el texto, pensé en su actualidad. Pensé en los migrantes, en la situación de los palestinos, pero también en la de los saharauis (¿acaso no dijo Felipe González hace poco que en el Sáhara Occidental no hay actividad económica alguna? "No hay nada", dijo. Negar la producción es negar a los productores). El nacionalismo marroquí comparte con el sionismo ese anhelo por hacerse un hueco en la aristocracia imperial...a costa de otros. Fue por el Sáhara Occidental que Hassan II abandonó la OUA en 1984 y tres años más tarde pidió el ingreso en la entonces Comunidad Europea, sin éxito. Todo un símbolo de cómo las líneas de fractura coloniales van más allá de la relación dual Occidente-resto del mundo, siendo transversales a las relaciones de dominio bajo el capitalismo global.

Sobre los estudios postcoloniales, tengo la impresión de que se ha publicado más en países como México, Colombia o Perú que en España, y que se han traducido pocas cosas al castellano. Con la notable excepción de Traficantes de Sueños, que no hace mucho publicó una recopilación de ensayos que puede descargarse libremente en pdf.

Escrito por: Samuel.2009/11/27 12:19:51.086000 GMT+1
www.javierortiz.net/voz/samuel

Interesantísimo, muchas gracias (me he puesto a buscar más textos de Achille Mbembe, y también alguna entrevista). Leí el post ayer, y me dio por pensar en situaciones análogas a la de los saharauis y los palestinos. En tu opinión (y en la de Juan Domingo, que también estará interesado), ¿sería aventurado calificar de ocupación colonial la situación de los vascos y los catalanes en España? Normalmente habría dicho que sí, pero a esta hora de la mañana ya no me parece tan disparatado. Después de todo, el otro día comparaste acertadamente las palabras de Mohammed VI sobre la identidad marroquí con el ideal de español del franquismo y del posfranquismo. Me da que no lo califican de colonialismo -como no lo hacen con Irlanda del Norte ni Córcega- por una cuestión de antigüedad.

En cambio, me parece más plausible hablar de colonialismo en relación al pueblo kurdo, oprimido en Irán, Iraq, Siria y Turquía (al igual que Marruecos, este último aspira a ingresar en la UE). O las minorías étnicas de Rusia, como los chechenos. O las de China, como los tibetanos y los uigures.

Ya leeré vuestras opiniones. Por cierto, yo también constato que en España es raro encontrar alguien que sepa qué son los estudios poscoloniales. Como lo es alguien que conozca a Alejandro Jodorowsky y Carlos Castaneda, por comparar. Pero, como diría Fraga, Spain is different. Un abrazo.

Escrito por: Gonzaga.2009/11/27 13:24:56.615000 GMT+1

Gonzaga, no sé si hablar de "ocupación" es lo más apropiado en los casos que mencionas, pero sí que los intentos por construir España como Estado-nación (una y grande) han pasado por negaciones análogas a las coloniales y por la creación de otros (judíos, moros, vascos, catalanes, etc.) que permiten asentar una determinada identidad.

Escrito por: Samuel.2009/11/27 19:45:33.248000 GMT+1
www.javierortiz.net/voz/samuel

Hola Samuel, hago mías las palabras de Juan Domingo: si la prensa de hoy se pareciera a lo que tú haces, otro gallo nos cantaba.

Esta entrada tuya me recordó a cuando leí algo de Frantz Fanon, que se ocupó del colonialismo. ¿Qué opinión tienes del autor?

Hace poco encontré un interesantísimo ensayo de Ángel Sánchez titulado "Una lectura canaria de Frantz Fanon", en el que trata de determinar "si la población canaria puede identificarse con los mecanismos de asimilación colonizadora que trata Fanon en sus escritos". El ensayo huye de todo simplismo o maniqueísmo y por eso es tan interesante. El caso es que tu entrada me hizo pensar en él. Si quieres, te lo puedo hacer llegar.

Un abrazo


Escrito por: Iván.2009/12/03 16:57:46.691000 GMT+1
tamaimos.com

Gracias, Iván.
Fanon es un autor clave en el análisis del colonialismo y en la crítica del eurocentrismo. Me interesaría leer la interpretación de Ángel Sánchez, sí.
Un abrazo.

Escrito por: Samuel.2009/12/04 18:46:15.969000 GMT+1
www.javierortiz.net/voz/samuel

Por putos les escribo esto 

mamenmela y vayanse a chingar un carajo

Escrito por: lucho portuano.2018/08/26 19:52:54.716557 GMT+2
que es un url? son numeros? 123

Por putos les escribo esto 

mamenmela y vayanse a chingar un carajo

Escrito por: lucho portuano.2018/08/26 20:38:19.294289 GMT+2
que es un url? son numeros? 123

Referencias

...221;En la raíz de la colonización hay un acto inaugural, dentro de una jurisdicción que le es propia, la de la arbitrariedad&8220;, afirma Mbembe. En este contexto el fin de los bombardeos (el alto el fuego) de ningún...

Referenciado por: Gaza todavía, por Samuel Pulido | Cuenca Alternativa 2014/07/22 19:21:44.938925 GMT+2

...io la impunidad. ”En la raíz de la colonización hay un acto inaugural, dentro de una jurisdicción que le es propia, la de la arbitrariedad“, afirma Mbembe. En este contexto el fin de los bombardeos (el alto el fuego) de ningún...

Referenciado por: Gaza todavía, por Samuel Pulido | MadridSur Alternativo 2014/07/24 12:49:42.836219 GMT+2

...nidad. &8220;En la raíz de la colonización hay un acto inaugural, dentro de una jurisdicción que le es propia, la de la arbitrariedad&8221;, afirma Mbembe. En este contexto el fin de los bombardeos (el alto el fuego) d...

Referenciado por: Gaza otra vez, no. Gaza todavía - La Barra Espaciadora 2016/01/10 21:29:34.234517 GMT+1

Comentar





Por favor responde a esta pregunta para añadir tu comentario
Color del caballo blanco de Santiago? (todo en minúsculas)