Inicio | Textos de Ortiz | Voces amigas

2020/06/21 09:00:00 GMT+2

GAL, el espejo del Estado (Iñigo Iruin)

Esta semana ha vuelto a estar en primer plano el papel que jugó Felipe González en el GAL. No sé si Pablo Echenique, portavoz de Podemos en el Congreso, quiso emular a Jordi Pujol y su célebre «això no toca», pero me acordé de una conferencia que el abogado Iñigo Iruin dictó el 13 de febrero de 1996 en Tolosa, en el foro Galtzaundi. Se puede leer el original en euskera en este enlace del diario Berria: GAL, estatuaren ispilu (pdf).

La versión en castellano estaba en la vieja página de Javier y este es un buen momento para ponerla aquí. Ortiz añadió esta nota: Buscando material para la confección de una columna, me topé con esta conferencia, que Iñigo Iruin pronunció en 1996 en Tolosa. Me pareció un material informativo de primera, y por eso decidí meterla en la PWJO.

Iruin hace un repaso del terrorismo de estado que arranca desde finales del franquismo. Es decir, no sólo habla de los GAL.

El último apartado recoge una serie de reflexiones. Un poco antes dice:

«No cabe duda de que el denominado hombre "X" del entramado de los GAL no es otro que Felipe González, por lo que voy a dejar a un lado esa evidencia, ya que en este momento no es lo más importante como explicaré a continuación».

La primera reflexión es esta:

«El dato más preocupante es que permanece intacto el que hemos denominado segundo nivel, es decir, aquél en que se define la estrategia y el plan operativo. Ese nivel no se ha desmontado, no se ha producido ni una sola depuración; es más, se ha promocionado y ascendido a las personas que tenían grandes responsabilidades en ese nivel. Ese es el problema más acuciante de cara al futuro».

Es cierto que Galindo fue condenado en abril de 2000 a 71 años de cárcel. Cierto. Pero también lo es que salió de prisión cuatro años más tarde, en otoño de 2004. Una arritmia. Sigue en la calle.

GAL: EL ESPEJO DEL ESTADO

Iñigo Iruin

En primer lugar quisiera mostrar mi agradecimiento a Galtzaundi por haber sido invitado a tomar parte en este foro, y además para tratar un tema tan sensible para los vecinos de Tolosa, no en vano entre las víctimas del terrorismo del Estado español se hallan los tolosarras Joxi y Josean.

Hoy, además, se cumplen 10 años del atentado que los GAL perpetraron en el bar Consolation de San Juan de Luz contra Ramón Basañez. Tras el hecho fue detenido el mercenario portugués Paulo Fontes, cuyo testimonio fue el inicio del hilo que llegó hasta Amedo y Domínguez. En otras palabras, esa detención fue el hito que dio pie a las investigaciones sobre los GAL.

Mi pretensión es que esta conferencia sirva para dejar establecidas algunas ideas sobre el nacimiento y la evolución de la denominada "guerra sucia" del Estado Español. Por otra parte, pretendo también tratar de aflorar algunas características de esos grupos y, en la medida de lo posible, dibujar el organigrama de los GAL, todavía incompleto. Así mismo, me gustaría dar a conocer las dificultades que surgen en cualquier investigación sobre actividades delictivas del Estado. Por último, obtener ciertas conclusiones desde la perspectiva de la teoría de Estado sobre el carácter y naturaleza del Estado Español y de sus aparatos o estructuras.

En resumen, pretendo hacer un alto en el camino frente a la vorágine de datos e informaciones que a diario, y durante los últimos meses, han ido apareciendo en los medios de comunicación, ordenarlos, sistematizarlos y tratar de realizar algunas reflexiones.

1.- ASPECTOS SOBRE LA METODOLOGÍA

1.A. Como metodología, siendo mi intención ofrecer la perspectiva más adecuada de lo que ha sido el terrorismo de Estado, he creído necesario hacer un recorrido histórico que comienza en la etapa final del franquismo, y no centrarme únicamente en el análisis de la organización GAL.

Por tanto, distingo dos generaciones en el terrorismo de Estado; una, surgida en los últimos meses del franquismo (1975), y que se desarrolla bajo el gobierno de UCD hasta la llegada del PSOE al poder (1982); la segunda, la de la etapa del gobierno socialista, que en adelante identificaremos como la etapa de los GAL.

No obstante, dentro de la primera generación, realizaré una segunda distinción apreciando la existencia de dos fases: una que va desde el año 1975 hasta 1977, y la otra desde 1978 a 1981. Y ello porque considero que en el año 1978 se da de manera evidente un salto tanto cualitativo como cuantitativo en las actividades de los grupos terroristas del Estado, existiendo a partir de entonces unos perfiles mucho más nítidos del fenómeno.

1.B. A su vez, quiero diferenciar cuatro niveles de responsabilidad ante la guerra sucia, o, dicho de otra manera, un organigrama que recoge cuatro grandes grupos:

I. NIVEL DE DECISIONES POLÍTICAS

II. NIVEL DE DEFINICIÓN DE LA ESTRATEGIA O PLAN OPERATIVO

III. NIVEL DE SELECCIÓN y CONTRATACION DE MERCENARIOS

IV. NIVEL DE EJECUCIÓN DE ACCIONES ARMADAS.

A lo largo de la conferencia, observaremos cómo de manera progresiva, y coincidiendo con las diferentes generaciones y fases de "guerra sucia", estos niveles que el Estado quiso mantener ocultos, van apareciendo, hasta llegar al momento actual en que coincidiendo con el procesamiento del ex ministro del Interior José Barrionuevo, todos ellos han quedado a la vista, aunque sólo sea parcialmente, y en algunos casos, sean escasamente apreciables.

1.C. Antes de empezar, es también conveniente hacer otra diferenciación dentro de la "guerra sucia": 

1. El terrorismo "incontrolado".

Son acciones violentas perpetradas por elementos pertenecientes a fuerzas policiales o militares o por grupos políticos de extrema derecha dirigidas contra sectores de la población o adversarios políticos. Ese tipo de terrorismo aparece frecuentemente en estados con conflictos nacionales internos, y en ellos la policía se convierte en "brazo ejecutor del nacionalismo estatal. Suele mostrarse con mayor intensidad en épocas de transición política. Su finalidad raramente es el asesinato, pero no está excluido.

2. El terrorismo "mercenario".

No dispone de autonomía propia y es una pieza más de una política de conjunto. Los activistas trabajan a cambio de remuneración económica y acatan órdenes de los que controlan la lógica interna de sus actos. El objetivo principal de este tipo de terrorismo es la eliminación física de los que pretenden cambiar el régimen o sistema político vigente. Los organizadores y directivos suelen estar vinculados a los servicios militares y policiales del Estado.

Teniendo en cuenta las dos generaciones y tres etapas que he distinguido previamente, podemos decir que en las dos primeras etapas coexistieron ambos tipos de terrorismo, pero en la tercera etapa, aunque el terrorismo de los incontrolados no desapareció por completo, el protagonismo se lo llevó el terrorismo de los mercenarios del GAL.

2.- LA PRIMERA GENERACIÓN DEL TERRORISMO DE ESTADO

Puede decirse que cuando en junio de 1973 Carrero Blanco llegó a la Presidencia del Gobierno español, una de sus ideas era iniciar una nueva estrategia contra el "separatismo" vasco; además consideraba un error que los servicios de información hubieran dejado todo el peso de la lucha antiterrorista en manos de la Policía pues lo consideraba vejatorio para el Ejército. Tomó la decisión de reorganizar los servicios de información militar y creó un organismo que se responsabilizaría de dirigir y controlar la inteligencia civil y militar española. Era el Servicio Central de Documentación de la Presidencia del Gobierno (SECED), predecesor del CESID, al frente del cual se hallaba el coronel San Martín. Su misión estuvo centrada en crear una estructura paramilitar y parapolicial para atender a labores de represión.

A Carrero se le atribuye también la idea de que a ETA había que combatirla con métodos de "guerra sucia". Tanto él como el SECED vieron claro desde un principio que los funcionarios españoles no debían implicarse en estas acciones, de un modo directo.

En aquellos años existía un grupo de neofascistas italianos (Avanguardia Nacionale, Ordine Nuovo...) reclamados por la justicia de aquel país. Carrero pactó con algunos de sus representantes, concretamente con Delle Chiae y Valerio Borghese. Se trataba de ofrecer protección y ayuda a los fascistas a cambio de su colaboración con el SECED, facilitando información y actuando contra ETA en Iparralde. Junto a ellos reclutaron a exmiembros del OAS y a algunos extremistas de la derecha española. Aunque Carrero estuvo poco tiempo en la Presidencia del Gobierno (murió en atentado en diciembre de 1973), ello no impidió que sus proyectos siguieran adelante.

2.1. CARACTERÍSTICAS DE LA ETAPA 1.975-1.977.

La aparición del terrorismo de Estado tiene sus raíces en la venganza por la muerte de Carrero Blanco. Los impulsores fueron principalmente extremistas españoles y militares franquistas.

A) Tipología de las acciones:

A.1. En Iparralde: Terrorismo de mercenarios fundamentalmente:

-Contra librerías (Mugalde, Nafarroa...)

-Contra bares (familia Etxabe); también contra escuelas y algunas asociaciones.

-Un intento de secuestro (compañera de J.M. Zabarte).

-Se inician los atentados selectivos contra personas a las que se consideran dirigentes de ETA: Josu Ternera (5 de junio de 1975); Txomin Iturbe (16 de noviembre de 1975); Pérez Revilla (6 de marzo de 1976).

La mayoría se cometieron utilizando bombas, aunque también se dio algún ametrallamiento.

A.2. En Hegoalde:Terrorismo mercenario y terrorismo incontrolado.

-Acciones de "incontrolados" con gran variedad de objetivos: bares, tiendas, partidos políticos, sindicatos... 

-En una de las acciones ametrallaron el bar Etxabe-enea, asesinando a lñaki Etxabe (6 de octubre de 1975).

-Los agentes del terrorismo mercenario empezaron a cometer asesinatos. Además, interviniendo en actos públicos concretos, como ocurrió en Yurramendi (9 de mayo de 1976; tomaron parte Delle Chiae, Calzona y Ricci).

También un atentado mortal en Hernani contra el taxista David Salvador (7 de octubre de 1977).

Pero quizá todo ello queda en parte mitigado, porque hay una violencia que sobresale, cual es la de la Policía en las calles de Hegoalde que en esos 4 años causó 60 muertes e incontable número de heridos.

Se trataba de una policía que tomaba las calles, policía de ocupación, que actuaba con absoluta impunidad y falta de control, plenamente militarizada.

B) La ejecución de las acciones armadas.

Las acciones son atribuidas por el Gobierno español a "incontrolados", pero algunas de ellas son reivindicadas, básicamente las del terrorismo mercenario, en un principio con las siglas ATE, y posteriormente con otras como Triple A y BVE. Incluso, se da el caso de que una misma acción es reivindicada por dos organizaciones distintas: la AAA y el BVE.

Además de neofascistas italianos, se detecta ya la presencia de mercenarios vinculados a la OAS, como, por ejemplo, Cherid, que será una pieza clave en las dos generaciones de la guerra sucia. Marcel Cardona es otro de ellos, que muere en el atentado contra Josu Urrutikoetxea. Francois Chabessier es otro ejemplo, detenido en el atentado contra el bar Udalaitz de Baiona.

C) También se constata la intervención de la Policía Española en Iparralde, como es el caso del supuesto anticuario (Martínez) en el atentado contra el bar Mingo de San Juan de Luz (24 de mayo de 1975); también fue detenido un miembro de los servicios secretos españoles apodado Cocoliso. Sin embargo, se trata de casos aislados y todo apunta a que se mantiene la orientación marcada por Carrero en cuanto a la no participación de los funcionarios españoles en estos actos.

Por el contrario, sí se da esa participación de policías y guardias civiles como integrantes de los grupos de incontrolados, lo que se supo captar por la sociedad vasca con aquella frase que decía "de día uniformados, de noche incontrolados".

D) El nivel de definición de la estrategia y plan operativo.

Se constatan las primeras conexiones de los mercenarios con el aparato policial español. Claro ejemplo es el caso de Cándido Acedo, capitán de la Guardia Civil, del que se dice que dirigió el comando que atentó contra Josu Urrutikoetxea.

Junto al SECED hay que situar en esta etapa, en las tareas de guerra sucia a la Brigada Central de Información, al frente de la cual estaba el comisario Conesa, siendo su brazo derecho Antonio González Pacheco, Billy el Niño.

En esta etapa empiezan a aparecer vinculados con la guerra sucia, personas que van a resultar claves en los años posteriores. Así,

-Manuel Ballesteros relevó el año 1976 a Conesa en la Brigada Central de Información.

-Andrés Casinello fue responsable del SECED en los últimos años de la organización, antes de que ese organismo fuera sustituido por el CESID.

-Saenz de Santamaría, que se hallaba en el Estado Mayor de la Guardia Civil que dirigía el GOSSI.

E) La actitud de la policía y justicia francesas ante los hechos acontecidos fue sobre todo la de tratar de ocultar la posible responsabilidad del Estado Español, haciendo desaparecer las pruebas de las acciones.

2.2. CARACTERÍSTICAS DE LA ETAPA 1978-1981

A) los grupos de mercenarios

Se procede a una nueva estructuración y mejor organización de los grupos operativos en la guerra sucia.

Los grupos de mercenarios provienen fundamentalmente de:

-La red sudamericana. Ultraderechistas argentinos de la Triple A (Boccardo).

-La red italiana. Neofascistas italianos (Delle Chiae, Ricci, Calzone...).

-La red francesa. Exmiembros de la OAS (Cherid) y hampa marsellesa (hermanos Perret).

Además, habría que añadir la red de extremistas españoles (guerrilleros de Cristo Rey, etc.)

De todos ellos surgen dos grandes grupos dirigidos por Cherid y los hermanos Perret y que forman el núcleo del BVE. Todos los demás grupos que surgen en esta época son ramificaciones de la organización principal.

Se identifican con numerosas siglas en las reivindicaciones (BVE, Triple A, ATE, ANE...), aunque la más utilizada en esta etapa es el BVE.

Pero todos ellos respondían a una misma y única organización, tal como se aprecia el hecho de que Iturbide y Zabala, cuando asesinaron a Jose Ramón Ansa en Urnieta, reivindican como Triple A, mientras que otros asesinatos por ellos cometidos se los atribuye el BVE. La intención era crear confusión en la población y dar la sensación de que se trataba de diferentes grupos de incontrolados, aparentemente sin organización ni estructura definida, lo cual "dificultaba" la acción policial.

B) Tipología de los actos

Comparándola con la etapa anterior, los objetivos de los atentados son más precisos, aunque las acciones siguen teniendo una finalidad múltiple, unas selectivas y otras indiscriminadas. Las primeras, contra la supuesta dirección o militancia de ETA; otras, contra la población en general.

B.1.En Iparralde:

Sigue destacando el terrorismo de mercenarios

Selectividad e incremento de atentados, produciéndose los primeros con resultado muerte; 6 asesinatos en total. Hay un objetivo preferente que es Argala, y todos los supuestos integrantes del comando que atentó contra Carrero Blanco o forman parte de la dirección de ETA.

6 muertos y 1 desaparecido en Iparralde: atentado contra J.J. Etxabe donde murió Agurtzane Arregi (2 de julio del 78), Argala (21 de diciembre del 78); Enrique Alvarez "Korta" (25 de junio del 79), Pantu (02-08-7); Periko Elizaran (13-09-7); J. Martín Sagardia (30-12-80). En esa época desapareció Naparra (11-06- 80).

Además perpetaron un intento de secuestro contra Arantxa Sasiain (21 de febrero del 79), y los atentados contra Peixoto (13 de octubre del 79), Txomin Iturbe (4 de mayo del 79), Mikel Lujua (04-03-81) y Antton Etxebeste (21-03-81).

B.2. En Hegoalde:

También se incrementan los atentados con resultado muerte, principalmente en los años 1979-80 (22 muertos en total). Tienen un carácter menos indiscriminado que en la etapa inicial y, en la mayoría de los casos, su objetivo principal son personas o bienes del entorno de la izquierda abertzale.

* Actuación en el denominado "Triángulo de la Muerte" (Andoain, Hernani, Errenteria):

-contra un concejal de HB (Tomas Alba).

-contra miembros de la asociación pro-amnistía (Saldise en Lezo, Ijurko en Orereta).

* en Eibar, contra Zubikarai, exmiembro de EIA.

* en Ondarroa, contra Angel Etxaniz, cofundador de EGIN.

B.3. Sin embargo, tanto en Hegoalde como en Iparralde hay atentados que evidencian que junto a la selectividad también se pretendía el amedrentamiento de la población civil, llevándose a cabo atentados claramente indiscriminados:

En Iparralde: contra el bar Hendayais (24-11-80), dos muertos y 10 heridos.

En Hegoalde: contra el bar Aldana en Alonsotegi (enero del 80), 4 muertos. Contra la guardería Iturriaga de Bilbao (julio del 80), 3 muertos.

B.4.  Un elemento nuevo en esta fase es la realización de atentados del BVE acomete fuera de las fronteras de Euskal Herria. Es síntoma de que los integrantes del grupo disponen de importantes medios económicos y de que, en consecuencia, hay una organización detrás.

28-06-79. En París, contra dos miembros del PCE (asesinaron a Martín Eizagirre y Fernández Caro).

14-11-80. En Venezuela, asesinaron a Jokin Etxeberria y Espe Arana, miembros del Comité de ayuda a los refugiados vascos. Abril del 81. En París. Asesinato de Xabier Agirre, miembro de ETA-pm. Fue el último atentado del BVE.

Muestran gran movilidad. El grupo de Cherid que cometió el atentado de París había atentado tres días antes en Baiona contra Enrique Alvarez "Korta".

No obstante, parece que no todos los comandos reciben la misma atención, y que se daba un mejor tratamiento a los constituidos por mercenarios que a los integrados por gente de la ultraderecha española. Iturbide y Zabala utilizaron un Seat 127 con matrícula legal durante los tres años en que cometieron 7 asesinatos y otras múltiples acciones. El dato, a su vez, es claro reflejo de la impunidad con la que se movían.

C) En esta época la actitud de la policía francesa en Iparralde se caracterizó por los siguientes elementos. 

-Pasividad ante los atentados del BVE.

-Colaboración en el amedrentamiento de la población.

 -Incremento de las detenciones de refugiados.

-No hay constancia de que participaran directamente en la guerra sucia, pero es una opinión generalizada entre los refugiados que la información sobre los movimientos de algunos miembros de ETA sólo podía partir de los servicios policiales franceses.

D) Esta etapa se cierra con la detención de Iturbide y Zabala, el 5 de marzo de 1981, en una operación dirigida por Jesús Martínez Torres. Detuvieron al único comando del BVE integrado por activistas españoles.

 Cabe mencionar que en la sentencia del 11-06-85 de la Audiencia Nacional que condenó a Iturbide y Zabala a más de 200 años, el tribunal estableció como hecho probado que dichas personas "deciden actuar por su cuenta".

 Sin embargo, hubo más atentados tras esa detención. Por ejemplo, el cometido el 3 de marzo del 81 contra Antxon Etxebeste y el que ya hemos mencionado contra Xabier Agirre, en París.

E) El nivel de definición de la estrategia y plan operativo. 

La ausencia de investigación tanto periodística como judicial (únicamente llegaron 2 sumarios a los tribunales españoles, el del caso Hendayais y el de Iturbide y Zabala), hace que se disponga de escasos datos sobre el que hemos denominado 22 nivel, es decir, el de la definición de la estrategia y la planificación operativa, que permaneció oculto, sin que, por ejemplo, haya datos concretos sobre la implicación del CESID, aunque resulta presumible que la hubo, tanto en labores de información como en el diseño de operaciones, ya que no existe ninguna lucha antiinsurgencia que no se lleve a cabo dentro de la estructura militar. Menos aún en un Estado como el español, en el que se daba una fuerte militarización de todas las estructuras policiales.

De los datos existentes, podemos señalar que existió implicación en este nivel por parte de los siguientes organismos:

-el CESID. 

-la Comisaría General de Información. 

-el GOSSI (Grupos Operativos de Servicios Secretos de Información de la Guardia Civil) (Cherid, al morir, llevaba el carnet de un miembro del GOSSI). Estos grupos estaban ligados a la 2ª sección del Estado Mayor de la Guardia Civil, donde se encuentra Sáenz de Santamaría, hasta ser nombrado delegado del Gobierno en la Comunidad Autónoma del País Vasco en febrero del 80.

-debemos mencionar también a Andrés Casinello, quien una vez abandonado el CESED fue nombrado jefe de los Servicios de Información de la Guardia Civil, y

Las escasas investigaciones tampoco han aportado datos concretos que permitan dilucidar la cuestión fundamental, es decir, si el 22 nivel (donde se ubican personas pertenecientes a los servicios especiales de la policía o del ejército) actúan de modo autónomo, o son a su vez dirigidos y organizados por el Estado como tal y, en particular, desde sus estructuras políticas.

No será necesario hacerse esa pregunta en la segunda generación del terrorismo de Estado, pues la existencia de lo que hemos denominado primer nivel de responsabilidad, es evidente, tal y como veremos a continuación.

3.- LA SEGUNDA GENERACIÓN DEL TERRORISMO DE ESTADO

 

3.1. DEBATE TEÓRICO INTERNO EN EL PSOE y LA CREACIÓN DE LOS GAL

A) Tras la detención de Iturbide y Zabala, y salvo los atentados que hemos citado, se abre un paréntesis sin atentados que cubre un periodo de dos años, en cuya mitad se produce la llegada del PSOE al Gobierno, en octubre de 1982.

Entre las razones que propiciaron ese paréntesis yo destacaría: 

-Los conflictos generados entre los Servicios Secretos y policiales como consecuencia del golpe de Estado del 23 de febrero, en el que estuvieron implicados, entre otros, San Martín, primer responsable del CESED, Cortina, jefe de la Agrupación Operativa del CESID, y Gil Sánchez Valiente (GOSSI), conocido como "el hombre del maletín".

Los propios mercenarios se vieron envueltos en esas luchas intestinas; son claro ejemplo de ello los cuatro explosivos colocados por Cherid y Ricci en otros tantos chalets del CESID, en junio de 1982.

-La propia alternancia en el Gobierno y la expectativa que genera la llegada del PSOE.

Seguro que además existen otras razones que expliquen "el parón" de dos años, pero a mi entender estas serían las más importantes.

B) En esos años (82-83) hay ciertos datos que son conocidos y que evidencian la intención del PSOE de poner en marcha el terrorismo de Estado:

B.1. El debate interno del PSOE sobre los modelos de lucha antiterrorista, centrado básicamente en dos opciones que podemos denominar:

* El modelo europeo. Uno de los teóricos es P. Wilkinson, asesor de la OTAN y del Consejo de Europa para la lucha antiterrorista.

* El modelo americano. Uno de los teóricos es Mickolus, asesor de la CIA.

El modelo socialista, a pesar de seguir al modelo europeo, muestra algunos rasgos propios del americano. Así, se tienen en cuenta las ideas de Wilkinson a la hora de mantener al margen la participación del ejército, pero se le atribuye una tarea primordial a una organización militar, a la Guardia Civil. Al mismo tiempo, se toman del modelo americano las ideas sobre la "propaganda negra" y la del terrorismo de mercenarios.

B.2. Simultáneamente, existen una serie de teorizaciones sobre el "santuario francés" y la posibilidad de actuar en él:

-R. García Damborenea, en su libro "La encrucijada vasca", nos informa sobre las reflexiones de los que decidieron la puesta en marcha de los GAL.

-Las formulaciones de Andrés Casinello y Guillermo Ostos dentro del Gabinete de Información y Operaciones Especiales creados por Barrionuevo. Son muy cautos en el lenguaje y proponen hacer "contraterrorismo" y no "antiterrorismo". Con ello pretenden expresar que ante cualquier acto se debe responder con otro similar; es decir, responder con terrorismo al terrorismo.

-Los análisis del CESID. Juan Alberto Perote reconoció ante Garzón haber elaborado informes teóricos basados en experiencias de otros países.

B.3. El debate se traslada al propio Ministerio de Interior. Surgen discrepancias entre el ministro Barrionuevo y el subsecretario de Interior, el guerrista Carlos Sanjuan, que tendrá consecuencias meses después en el organigrama del Ministerio.

B.4. Algunas reflexiones del debate se harán públicas en la primavera de 1983, dentro del plan ZEN.

Hay que remontarse a los manuales de actuación contra las guerrillas que la CIA elaboró tras la segunda guerra mundial para encontrar referencias al respecto. Casinello las conocía perfectamente, gracias a los cursos en los que participó durante su estancia en la Escuela Especial de Guerra Fort Bragg, del ejército de los Estados Unidos.

B.5. Así mismo, durante el año 1983 el PSOE está elaborando su ley antiterrorista, y el 3 de noviembre de 1983 hay un pleno en el Congreso en el que se presenta el paquete de medidas antiterroristas del Gobierno.

Previamente, el 25-10-83, Felipe González se reunió con Fraga para informarle sobre el diseño de la política antiterrorista del PSOE. En la reunión del Congreso de 3.11.1983 antes mencionada, fue Fraga quien respondió a la advertencia de algunos diputados de que no se cayera en la "guerra sucia", contestando que no se podía hablar en esos términos sino del derecho legítimo de defensa.

Un periodista de El País describió la crónica parlamentaria de aquel día como "una sesión llena de sobreentendidos". Y añadió que "una posible puesta en marcha de tácticas de guerra sucia flotó sobre la sesión" .

C) El Partido Popular, al menos Fraga, conocía el proyecto que el PSOE había diseñado contra ETA, ya que hay otros datos referentes a las conversaciones mantenidas entre aquel y Felipe González. Así,

-Julio Feo, secretario del presidente Felipe González, dice en el libro "Aquellos años" que a Fraga se le enviaba una copia del boletín del CESID que era de circulación superrestringida.

 -Melchor Miralles menciona en el libro titulado "Amedo: El Estado contra ETA" una entrevista mantenida entre Fraga y González que tuvo lugar tras el asesinato de Enrique Casas, en febrero del 84. Fraga debió indicarle a Felipe que lo primordial era hacer desaparecer a ETA y que daba igual la forma de conseguirlo, pero que las cosas debían hacerse bien y que el PP siempre aprobaría todo cuanto se hiciera en ese campo.

D) En cuanto al nacimiento de los GAL, otro dato importante es el hecho de que las estructuras de la 1ª generación del terrorismo de Estado permanecían intactas, ya que la investigación referente al BVE empezó y terminó en Iturbide y Zabala.

* Por ello había una continuidad de los servicios de información, tanto en los métodos como en las personas.

* El colectivo de mercenarios que había intervenido en el BVE estaba en condiciones de poder conformar grupos para la nueva etapa del terrorismo de Estado.

E) Otro rasgo a tener en cuenta es que los servicios policiales de la época se asemejaban mucho a las estructuras militares, tanto en el perfil de las personas como en cuanto a la formación y actitud de sus integrantes.

F) Sin embargo, quizá sean los documentos del CESID publicados por el diario "El Mundo" los que nos ofrecen las claves sobre el nacimiento de los GAL.

F.1. El denominado "acta de fundación" de los GAL, del 6 de julio de 1983.

F.1.a) Responde a la pregunta sobre quién creó los GAL con la siguiente afirmación: "sólo quien está dirigiendo la lucha contra el terrorismo en su conjunto podrá decidir emprender o no este tipo de acciones".

F.1.b) Se distinguen cuatro diferentes formas de actuación:

1. Represalia. Responder a los atentados de ETA con la realización de acciones indiscriminadas.

2. Hacer desaparecer o eliminar a los dirigentes de ETA. Tiene el inconveniente de que necesitaría de una infraestructura operativa de mucha envergadura, lo que supondría que nadie creería que algo tan complejo pueda estar al alcance de incontrolados. Por consiguiente, cabía la posibilidad de que surgieran acusaciones contra el Gobierno.

Así pues, lo más adecuado sería recurrir a mercenarios.

3. Crear inseguridad en la zona. Serían represalias pero en Iparralde.

4. Enfrentamientos internos, tratando de encubrir las acciones de guerra sucia como resultado de las contradicciones y enfrentamientos existentes entre diversas fracciones de ETA. 

El documento tiene una consideración final en la que se señala que en cualquier circunstancia se considera que la forma de acción más aconsejable es "la desaparición por secuestro". 

F.2. Nota de despacho del CESID, 28-09-83: 

Conviene conocerla en su literalidad: 

"De fuente totalmente segura, se sabe que están previstas realizar acciones violentas en el Sur de Francia en fechas inmediatas. Estas acciones se llevarían a cabo por miembros de la Guardia Civil que actuarían respaldados por la Comandancia de San Sebastián. Estas acciones se harían en paralelo con otras llevadas a cabo por individuos contratados en Francia. La selección de objetivos es inmediata. Se considera que acciones incordiadas sin una finalidad ulterior, no facilitan el éxito en la lucha contraterrorista. Al contrario, sensibilizan la Zona y dificultan otras acciones ya planificadas y con una finalidad más decisiva".

Esa nota implica:

-Anuncio de la inmediatez del inicio del terrorismo de Estado. 17 días después de la nota se cometió el secuestro de Joxi y Joxean, el 15 de octubre del 83.

-La participación de miembros de la Guardia Civil; por tanto, existe un GAL verde.

-La intervención del cuartel de Intxaurrrondo dando respaldo.

-Actuaciones paralelas a otras que desarrollarían mercenarios contratados en Francia..

F.3. Una última información procedente del CESID es que allí se creó el sello de los GAL, y que le fue entregado al comisario Francisco Alvarez.

G) ¿Qué son los GAL?

Tras lo dicho hasta ahora, ya podemos precisar lo que son los GAL, pero quizá nada mejor que las palabras de uno de sus creadores, Ricardo García Damborenea, recogidas en el diario El Mundo con fecha 22 de octubre del 85:

" Una decisión política de actuar contra el terrorismo en territorio francés. Para cubrir esas actuaciones y desviar la atención, se inventan unas siglas: GAL. Pero no se crea un cuerpo de lucha, ni un organismo especial. No. Es la misma Administración del Estado, con sus medios, con sus hombres, la que actúa. Esas operaciones son secretas, entre otras razones, por exigencias diplomáticas. Así que los GAL no son más que la cortina que oculta a los auténticos autores. Un montaje de ese calibre, que mueve policías, guardias civiles, armas, vehículos, dinero..., y que necesita coordinar efectivos e informaciones de los Ministerios de Interior y de la Defensa, ha de estar autorizado desde arriba, desde la Presidencia del Gobierno".

"el GAL no es un grupo, ni mucho menos una banda armada, sino los "hombres de Estado", el Ministerio de Interior luchando contra ETA o más abstracto todavía, una decisión política",

Eso es precisamente lo que el sentido común de los ciudadanos de Euskal Herria venía proclamando desde su aparición: los GAL son el Estado, la banda armada es el Estado. Los GAL no son una organización, la organización es el Estado haciendo terrorismo, ahora bajo una sola denominación, y en generaciones anteriores con múltiples. En definitiva, es el propio Estado quien practica el terrorismo.

También el general Sáenz de Santamaría recientemente (28-01-96), ha ratificado esas apreciaciones, al decir: "Yo no separo los GAL de la lucha contraterrorista" .

H) Hay una clara apuesta del Gobierno del PSOE por desarrollar y fortalecer el terrorismo de Estado desde finales de 1983. Así lo evidencian los cambios habidos en los Ministerios de Interior y de Defensa entre noviembre de 1983 y marzo de 1984, caracterizados esos movimientos por ascender y encomendar la lucha antiterrorista a quienes intervinieron en el secuestro de Segundo Marey. Como dijo García Damborenea, el mando de los GAL se centralizó en Madrid.

-el 2 noviembre del 83 Sáenz de Santamaría es nombrado Director General de la Guardia Civil.

-en febrero del 84, Carlos Sanjuan y sus colaboradores abandonan el Ministerio de Interior. Rafael Vera sustituye a Sanjuan en la Subsecretaría del Ministerio de Interior.

Además, Julián Sancristóbal es nombrado Director General de la Seguridad del Estado.

-en marzo del 84, Francisco Alvarez es nombrado Jefe del Gabinete de Información y Operaciones Especiales del Ministerio de Interior.

 

3.2. ELEMENTOS CARACTERÍSTICOS DE LA SEGUNDA GENERACIÓN

A. Objetivo.

Aunque en todas las etapas hay una base común, en esta generación se da una mayor concreción que en la anterior, fruto de la teorización desarrollada.

La finalidad de las acciones de los GAL es específica: acabar con el denominado "santuario francés" y forzar la colaboración del gobierno francés a todos los niveles en la lucha contra ETA.

B. Tipología de los actos.

B.1. Se desarrollan exclusivamente en lparralde, salvo el asesinato de Xanti Brouard.

Se distinguen dos tipos de acciones:

-Acciones selectivas mediante asesinato de personas elegidas (supuestos miembros de ETA, refugiados, militantes de la izquierda abertzale...).

-Acciones indiscriminadas: ametrallamientos y ataques a establecimientos públicos con objeto de sembrar el terror y el nerviosismo en la población de Iparralde, así como fomentar actitudes de rechazo a la comunidad de refugiados.

Algunos de esos actos fueron claramente indiscriminados, como el atentado contra el Café de Pyrenées de Baiona o el del Trinquet Txiki de Ziburu.

Cometieron evidentes errores en algunas de las acciones como son los casos de: Jean Pierre Leyba (01-03-84), Robert Caplanne (24-12-85), Cristophe Matxikote y Catherine Brion (17-02-86).

B.2. En Hegoalde continuó el terrorismo de "incontrolados", con participación de guardias civiles y policías, tal como declaró el policía Angel López Carrillo en el sumario 15/95 del Juzgado Central de Instrucción nº 1 seguido por los asesinatos de Joxi y Josean:

" Me encargaron formar un grupo de policías para trabajar fuera de horas de servicio, de paisano, en la lucha antiterrorista. Así se hizo. Nos dedicamos a pegar carteles, lanzar octavillas, quitar pancartas de HB, tanto en Francia como en España. Eso, al principio. Luego se quemaron coches de dirigentes de HB, se tirotearon sedes de la misma coalición..."

C. Nivel de ejecución de acciones armadas:

C.1.- En esta época es característica la circunstancia de que ya no se desarrolla únicamente el terrorismo de mercenarios.

Bien es cierto que hay una continuidad de mercenarios de la etapa anterior, en especial gente del grupo de Cherid, como Khiar o el propio Talbi, pues si nos atenemos a las declaraciones de Sáenz de Santamaría éste habría participado en el atentado contra Argala.

Y también aparecen mercenarios de nacionalidad portuguesa, unos liderados por Philipe Labade y otros contratados por Amedo, todos ellos vinculados a los servicios secretos portugueses. Igualmente hubo mercenarios franceses de la zona de Pau y Marsella.

Sin embargo el rasgo más destacable fue la participación directa en estas acciones de miembros de la Policía y de la Guardia Civil.

Por citar un ejemplo, funcionarios policiales participaron en el intento de secuestro de Larretxea y en el secuestro de Segundo Marey, y miembros de la Guardia Civil lo hicieron en el secuestro, torturas y asesinato de Lasa y Zabala así como en otros.

Esta intervención va en contra lo que el CESID había aconsejado.

C.2. Desde el punto de vista de los ejecutores materiales, se distinguen dos etapas:

* Una primera etapa abarcaría desde octubre del 83 hasta marzo del 84. Se caracteriza porque prima la intervención de funcionarios de policía y guardia civil españoles, sin olvidar que en algunos actos también hubo participación de mercenarios. Precisamente son estas acciones las que permanecen más ocultas, si exceptuamos los secuestros de Marey y Larretxea.

* Esta etapa concluyó en marzo de 1984 debido a dos circunstancias: una, el error cometido al atentar mortalmente contra Leyba, hecho realizado por mercenarios y confidentes de la guardia civil; la otra, la muerte de Cherid el 18 de marzo del 84, al estallar el explosivo que manipulaba.

Estos dos hechos originaron que desde la dirección política de los GAL se optara por trabajar sólo con mercenarios. Para captarlos y contratarlos se recurrirá, sobre todo, a Amedo y Domínguez.

* A partir de marzo de 1984 serán mercenarios franceses y portugueses los principales autores de los actos violentos, aunque según noticias recogidas por "El Mundo" en los últimos meses de esta fase se aprecie una mayor actividad del GAL navarro, con implicación de algunos inspectores de la Brigada de Información de Pamplona; se valen de mercenarios de origen español para ejecutar los actos terroristas (Miguel Brescia, entre otros).

D. Selección y contratación de mercenarios.

La labor más destacada la asumieron Amedo y Domínguez, pero no fueron los únicos:

Hubo dos formas de selección:

a) Directamente, como en el caso de los portugueses Figuerido Fontes y Antonio Ferreira (participaron en los atentados contra el bar Batxoki y el bar Consolation, en febrero del 86), ó Frugoli y Mattei (tomaron parte en el atentado contra el bar Monbar en setiembre del 85). A los primeros se les relacionó con los servicios secretos de Portugal y a los segundos, con el hampa de Marsella.

b) Indirectamente, a través de terceros -normalmente también mercenarios- quienes en ocasiones también toman parte en la ejecución de los atentados.

Entre ellos caben señalar: Cherid y Labade (también participaron en actos terroristas), Hitier (miembro del GAS), Carlos Gascón (contrató los mercenarios que atentaron contra Javier Galdeano) y George Mendaille.

E. El nivel de definición de la estrategia y plan operativo.

Se trata del nivel de responsabilidad más importante, tanto en la etapa de los GAL como en las anteriores. Además es el nivel que más oculto ha permanecido.

Aunque sabemos dónde se encontraba la dirección política y quiénes eran sus responsables (algunos como Barrionuevo y Vera están procesados por el Tribunal Supremo), así como también se conoce la identidad de varios activistas, por el contrario, no se ha conseguido que las investigaciones judiciales o periodísticas avancen respecto del modus operandi de este nivel intermedio.

No se dispone más que de algún dato aislado, como es la inculpación de Perote en los asesinatos de Kattu y los del bar Monbar, y el de Alonso Manglano en este último. Es decir, el CESID aparece implicado en el terrorismo de Estado, a través de su Director General y del Jefe de su Agrupación Operativa (A.O.M.E.).

Ciertamente el papel del CESID es fundamental en este nivel:

1.- Durante el año 1983 se ocupa de la elaboración teórica, tal como hemos mencionado anteriormente.

2.- Hay que tener presente además que, en los años 1982-83-84, el CESID está integrado principalmente por guardias civiles. Hay, por tanto, una muy estrecha relación del CESID con la Guardia Civil; además ambos dependen del Ministerio de Defensa.

3.- La labor del CESID en esos años se resume en:

* ofrecer la infraestructura necesaria a los guardias civiles y mercenarios para afrontar las tareas asignadas (viviendas, vehículos, zulos...).

* facilitar armamento a los activistas, el cual, en ocasiones, era colocado por los propios agentes del CESID en el Iparralde. Así lo afirmó Perote ante el juzgado.

* recogida y envío de información (fotografías de refugiados, direcciones...). El CESID dispone de una amplia red de colaboradores, hallándose en la zona de Burdeos su centro operativo. 

* hacer llegar el dinero para pagar a la policía francesa y los mercenarios.

4.- Por todo ello, el CESID conocía anticipadamente los atentados que se iban a cometer. Así lo refleja la nota de despacho del 28 de setiembre de 1983: Perote informa a Manglano sobre el atentado que se va a cometer contra Kattu; sucede lo mismo en el caso de Txato Otegi .

Así pues, la documentación del CESID es básica para conocer en detalle la segunda generación del terrorismo de Estado.

De todas formas, para conocer la composición y funcionamiento de este segundo nivel han resultado de inestimable ayuda las declaraciones de Martínez Torres cuando al declarar ante el Tribunal Supremo. Afirmó la existencia de una "Mesa de información" o "Mesa de coordinación" creada en sustitución del hasta entonces denominado MULC (Mando Unificado de la Lucha Contraterrorista) en donde se reunían:

* un representante del CESID (el jefe del Área de Terrorismo; Guerrero Bravo).

* un representante de la Guardia Civil (Casinello u Ostos). 

* una representación de la Policía (bien pudieran ser Martínez Torres, Ballesteros o Francisco Álvarez).

* un representante del Ministerio de Interior (Vera o Sancristóbal).

Puede pensarse que aquí se situaba la cabeza pensante de los GAL. En esa mesa se sentaba la jefatura de la planificación operativa, ya que, entre otras razones, la información remitida por los niveles inferiores llegaba hasta esta mesa.

Este era el órgano de coordinación operativa, que estaba ya diseñado en el Plan ZEN, y esta mesa de coordinación se traslada también a niveles inferiores, es decir, a las comunidades autónomas (aquí el responsable es el Delegado del Gobierno Español en la Comunidad Autónoma) y a las provincias (en ellas es el gobernador civil quien asume la presidencia de la mesa). En estos niveles inferiores destaca el relevante papel de los gobernadores civiles (Elgorriaga, Sancristóbal y L. Roldán).

Sobre ellos dice Damborenea: "Eran los jefes naturales de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para todo tipo de acción antiterrorista: legal o ilegal. Estábamos en la misma trinchera" .

Las reuniones de la mesa provincial se convocaban en el gobierno civil de Gipuzkoa, y junto al gobernador civil se sentaban un representante de la Guardia Civil, otro en representación de la Policía y uno más en nombre del CESID (allí se intercambiaban información y documentación sobre la vida cotidiana de los refugiados). Todo lo recogido lo solían enviar a la sede del CESID en Madrid.

Se contaba además con el respaldo de los líderes socialistas del Herrialde y de la financiación mediante los fondos reservados que administraba el Ministerio del Interior.

F. La Policía Francesa

 En ese nivel inferior, es decir, a nivel provincial, fue destacada la participación de funcionarios de la Policía Francesa.

Si lo comparamos con lo acontecido en la primera generación de terrorismo de Estado, ahora podríamos decir que la policía francesa tomó parte directa y activa con carácter previo a la comisión de los atentados. Se ocupaba de misiones determinadas, como la obtención de información y la identificación de objetivos.

Colaboraban con miembros de la Policía Española, entregando documentación con fotos de refugiados que hubieran solicitado permiso de residencia en Iparralde, e incluso se ocupaba de hacerles llegar fotografías de los archivos policiales.

Se les pagaba con fondos reservados del Ministerio de Interior. En el sumario de Lasa y Zabala

aparecen datos relevantes sobre dichas labores de colaboración.

En consecuencia podríamos decir que la documentación e información obtenida como fruto de la colaboración entre ambas policías se hacía llegar al gobernador civil, y que éste lo transmitía al CESID a través de la mesa de coordinación provincial, así como, en el caso de Gipuzkoa, se enviaba una copia al Cuartel de Intxaurrondo.

Al recibirse la información en Madrid, se valoraban los datos y se tomaba la decisión sobre la conveniencia de ejecutar o no las acciones.

Así mismo, se mantiene un comportamiento que ya vimos en la etapa anterior, y que es la pasividad tras la realización de atentados, al objeto de facilitar la huida de los mercenarios, retrasando voluntariamente la colocación de los controles policiales o tomando otras medidas.

G. El nivel de las decisiones políticas 

En el Auto de procesamiento de Vera y Barrionuevo recientemente dictado por el Tribunal Supremo en la Causa especial que se sigue por el secuestro de Segundo Marey, se dice que ambos asumen funciones directivas en los GAL.

Y si nos atenemos a lo dicho por Damborenea en su careo con Barrionuevo ante el juez, además de los dos citados, serían Sancristóbal, Benegas, Jáuregui y Casas quienes,en una reunión en el chalet que Icona dispone en la sierra de Guadarrama, decidieron la puesta en marcha de la guerra sucia.

No cabe duda de que el denominado hombre "X" del entramado de los GAL no es otro que Felipe González, por lo que voy a dejar a un lado esa evidencia, ya que en este momento no es lo más importante como explicaré a continuación.

Además, no podría ser de otra manera ya que las acciones de los GAL tenían una estrecha conexión con intereses políticos del más alto nivel. Así, en el año 1984 los atentados cesaron justo en el momento en que el Estado francés acordó la realización de extradiciones, y en el año 1986, cuando se inician la expulsiones administrativas de refugiados, los atentados desaparecieron por completo. Quedó claro que tras el GAL que cometía todos aquellos atentados había otro GAL político, que, sin lugar a dudas, debía situarse en el seno de la estructura del gobierno socialista.

 

4.- LOS AÑOS POSTERIORES A LA DESAPARICIÓN DE LOS GAL

Sólo voy a citar tres circunstancias. 

Por un lado, el terrorismo de "incontrolados" que sigue apareciendo en momentos puntuales (la quema de algún bar, amenazas contra personas...).

En segundo lugar la remisión de paquetes-bomba a miembros de la izquierda abertzale en setiembre de 1989, uno de los cuales causó la muerte del cartero José Antonio Cardosa en Orereta.

En tercer lugar, el atentado del hotel Alcalá, con el asesinato de Josu Muguruza que queda aislado temporalmente de la etapa central de los GAL. Si buscamos alguna explicación de este atentado nos hemos de dirigir necesariamente al "ámbito" de los aparatos de Estado. Está claro que la investigación no debe ser zanjada con la simple condena de un policía llamado Duce.

 

5.- ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE EL FUTURO

A. El dato más preocupante es que permanece intacto el que hemos denominado segundo nivel, es decir, aquél en que se define la estrategia y el plan operativo. Ese nivel no se ha desmontado, no se ha producido ni una sola depuración; es más, se ha promocionado y ascendido a las personas que tenían grandes responsabilidades en ese nivel. Ese es el problema más acuciante de cara al futuro.

Para ser más precisos, habría que decir que ese segundo nivel ha sido investigado parcialmente, sólo en lo que respecta al Ministerio de Interior, y no con la profundidad necesaria. Pero no se han tocado los ámbitos de la Guardia Civil y del CESID.

Además, no debemos olvidar que hablamos de un aparato de Estado constituido por responsables de servicios de información y servicios secretos y, por tanto, de algo que está por encima de alternancias de Gobierno. Se trata de personas que ya ocupaban esos cargos en tiempos de la UCD, que permanecieron con el gobierno del PSOE y que seguirán estando en los organigramas que el PP diseñe para los servicios de información.

Personas como Ballesteros, Martínez Torres, Galindo, Sáenz de Santamaría, Guillermo Ostos, Cándido Acebo, Casinello y otros menos conocidos que se han formado con ellos. Constituyen un auténtico poder fáctico, perviven en las cúpulas policiales, y sus prácticas se han sedimentado en ese núcleo cerrado del Estado, lo que garantiza su continuidad, aún incluso tras su apartamiento. Sedimentación que nace, entre otras razones, de su impunidad.

Y en ese núcleo se asume y se tiene como criterio lo dicho por Sáenz de Santamaría: "Contra este cáncer que existía con UCD, existe con el PSOE, y mientras exista, con quien venga, los métodos para luchar contra él tienen que ser iguales" .

Por ello, y contrariamente a lo dicho por Felipe González el pasado fin de semana, si resurgiera la guerra sucia, no sería una "respuesta incontrolada", sino una respuesta preparada y decidida por los aparatos del Estado, pues se trataría de poner en marcha de nuevo algo que permanece latente en la sombra.

B. Además, de hecho, existe un pacto político entre el PSOE y el PP para proteger y mantener impunes a las cúpulas policiales y de los servicios de información del Estado implicados en el diseño de la estrategia del terrorismo de Estado.

En la actualidad, el PP y otras organizaciones políticas plantean el problema de los GAL como si fuera una cuestión de Gobierno o como instrumento o argumento para un periodo electoral, cuando se trata de un problema de Estado.

C. Por otra parte, si tenemos en cuenta que los GAL es un modelo de victoria político-militar del Estado Español en su lucha contra ETA y su proyecto político, en la medida en que el problema de la soberanía nacional de Euskal Herria siga irresuelto, la permanencia de ese núcleo duro dentro del aparato del Estado hace que existan las condiciones para que se dé una 3ª generación del terrorismo de Estado. Hay potencialidad para un post-GAL si la razón de Estado lo exigiera.

Por ese motivo, lo importante no está en conocer la identidad de la "X" del GAL, ya que la simple alternancia política y el mecanismo electoral podrían alterar esa identidad, como desaparecerían quienes dentro del primer nivel tomaron la decisión política de poner en marcha los GAL.

Por ello, en la investigación de los GAL a los ciudadanos de Euskal Herria no nos importa tanto buscar responsabilidades hacia arriba y conseguir una condena para Barrionuevo, lo que, por supuesto, no es desdeñable, sino investigar hacia abajo, y sobre todo en ese segundo nivel, para intentar depurarlo y de esa manera poner dificultades a una posible reaparición del terrorismo negro.

D. No cabe ninguna duda acerca de la participación de miembros de la Guardia Civil en la ejecución de acciones de terrorismo de Estado, pues así lo confirma la Nota de despacho del CESID de 28 de setiembre de 1983.

Actualmente la gran preocupación del Estado es impedir que las investigaciones que se llevan a cabo en el segundo nivel llegue a ámbitos dependientes del Ministerio de Defensa, es decir, se establezca la implicación del CESID y de la Guardia Civil. Fiel reflejo de ello son una serie de hechos tales como: la protección, respaldo y ascenso de Galindo; la negativa y resistencia a la investigación sobre el cuartel de Intxaurrondo; la aplicación de la ley del silencio a guardias civiles testigos de delitos o que hubieran tenido noticias de ellos; amenazas a posibles testigos (al mercenario Brescia, o a gente relacionada con el caso Lasa y Zabala); amenazas a los que investigan la trama verde de los GAL (el comisario De Federico), o el hecho de que la Comandancia de la Guardia Civil se niega a facilitar datos y documentos. Es más, me atrevo a decir que todo esto ha Ilegado incluso a la Audiencia Nacional y que, por ejemplo, el juez del caso Lasa y Zabala, Carlos Bueren, no ha sido capaz de sustraerse a esa presión y coacción, y ha optado por abandonar el caso antes de tener que enfrentarse de manera directa con la Guardia Civil.

Para profundizar en las investigaciones de este campo hay que tener en cuenta que el punto débil es el coronel Juan Alberto Perote; así lo ha entendido el juez Garzón. Seguramente se podrá avanzar algo a través de sus manifestaciones.

E. Por otra parte, hay que denunciar la actitud del ministro Belloch por hacer todos los esfuerzos posibles para impedir la clarificación del organigrama de los GAL que aún permanece oculto. Él es el artífice de la maniobra de llevar el asunto de la desclasificación de los documentos del CESID al Tribunal de Conflictos; es él quién está impidiendo al juez Garzón hacerse cargo del caso Lasa y Zabala; además, no se ha escuchado de él una sola palabra de apoyo político a esos miembros de la policía y guardia civil que estando en disposición de dar un paso y poner en conocimiento de los jueces los datos de que disponen, no se atreven por temor a las represalias que ello les pueda causar en su persona, bienes o en su familia.

F. Hay otro dato que puede alimentar una cierta esperanza de desvelar, aunque sea parcialmente, la participación de la Guardia Civil en el terrorismo de Estado. Se trata del hecho de que fue el mismo grupo de personas el que torturó a Mikel Zabalza y ocultó su muerte violenta, y los que secuestraron, torturaron y asesinaron a Joxi y Josean o los que asesinaron a Kattu, Peru, Stein, etc. Por ello, cualquier paso que pudiera darse en uno de los sumarios implicaría avances en todos ellos, y puede producirse el "efecto dominó" que tanto teme el Estado.

G. Si ha fallado la pretensión del PSOE de convertir a Amedo y Domínguez en los Iturbide y Zabala de los GAL, tal como se consiguió en un primer momento con la sentencia del 20-9-1991 dictada por la Audiencia Nacional, ello se ha debido no por la voluntad del Estado y de los poderes del Estado por realizar una investigación sin límite, sino a factores diversos, entre ellas:

1. la labor de determinados periodistas.

2. la rivalidad y disputa entre cuerpos policiales y servicios secretos, lo cual es una constante en el Estado español. 

3. La voluntad del juez Baltasar Garzón.

4. La comprobación de que el terrorismo de Estado enriqueció, a costa de fondos públicos, a sus más destacados protagonistas, y el enojo de los que no recibieron las mismas cantidades.

H. la investigación de los GAL está poniendo de manifiesto. 

1) Una vez más se hace realidad lo que dijo Leonardo Sciascia acerca de que jamás conoceremos la verdad sobre los crímenes que se perpetran por el poder y sus aparatos. El poder es "gran delincuente impune".

2) El Estado se dota de todo un diseño legislativo para conseguir la "impermeabilidad"

-legislación sobre fondos reservados. 

-legislación sobre materias secretas. 

Todo ello imposibilita el control democrático formal de las actuaciones de las estructuras del Estado.

3) "Secreto", "ocultación", "opacidad"... son los ámbitos propios de la actuación del Ejecutivo que refuerzan su poder, pues son ámbitos de exclusividad, monopolizados por él. Son las llamadas "cloacas del Estado" que González ha mencionado más de una vez.

4) Se lleva a cabo la absolutización del "Secreto oficial" y para ello se cuenta incluso con el respaldo del Poder Judicial, tal como se ha visto con la sentencia del Tribunal de Conflictos de Jurisdicción de 14.12.1995 , que ha dejado en manos del Gobierno la entrega o no al juez Garzón de los documentos del CESID relacionados con el terrorismo de Estado.

Se trata de una sentencia de vital importancia, pues es un grave obstáculo para la investigación, y que supone, además:

-una pretensión de imponer "de facto" una ley de punto final en el asunto de los GAL y, en particular, en lo que se refiere a la participación del CESID y de la Guardia Civil.

-declara el derecho a la impunidad no sólo de los servicios secretos, sino del Gobierno, lo que es lo mismo que su derecho a delinquir.

-se ha producido una afectación negativa a la clásica división de poderes, consagrando la supremacía del Ejecutivo sobre el poder judicial.

5) Se evidencia la impotencia del Estado de Derecho frente a las razones de Estado, con el triunfo de la lógica de la excepcionalidad con la que operan los servicios policiales para este tipo de actuaciones.

Todo lo dicho nos revela el verdadero carácter del Estado español, pues el terrorismo de Estado que ha desarrollado a lo largo de esas dos generaciones o etapas no es más que su fiel reflejo.

(Transcripción en castellano de la conferencia en euskara ofrecida en Galtzaundi-Tolosa el 13 de febrero de 1996)

 

Escrito por: iturri.2020/06/21 09:00:00 GMT+2
Etiquetas: iñigo_iruin felipe_gonzález gal terrorismo felipismo | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

Comentar





Por favor responde a esta pregunta para añadir tu comentario
Color del caballo blanco de Santiago? (todo en minúsculas)