Inicio | Textos de Ortiz | Voces amigas

2004/04/04 06:00:00 GMT+2

Biología marina

Esto que voy a contar sucedió al poco del hundimiento del Prestige. Fue una mañana en la que me tocó intervenir en la tertulia matinal de Radio Euskadi con varias personas que por entonces no conocía (y a las que no veía, porque estaba conectado con la emisora a través de una línea RDSI, siglas de Red Digital de Servicios Integrados).

Derivó la conversación hacia los posibles efectos del petróleo sobre las pesquerías de las costas atlánticas y cantábricas. Uno de los contertulios previno contra la tendencia que algunos tienen hacia el catastrofismo y aludió a la portentosa capacidad de recuperación que posee la vida marina. Respondí que ése es un tópico que encierra no poco de verdad -es lo que tienen los tópicos- pero que no conviene exagerarlo, porque se puede dar a entender que el mar lo aguanta todo, lo cual dista de ser cierto, por desgracia. En un tono tirando a didáctico, sermoneé durante un rato al contertulio que había hablado de la capacidad de recuperación del mar ilustrándole sobre determinadas intervenciones humanas que causan males irreparables en el medio marino. Rematé mi rollo apelando a mi historial de periodista especializado en materias marítimo-pesqueras y sugiriendo, más o menos, que lo mejor que pueden hacer los no entendidos, en este asunto como en cualquier otro, es mantener la boca cerrada.

A lo que mi compañero de tertulia respondió con aire beatífico:

-Estoy totalmente de acuerdo. Por eso hablo. Una de mis especialidades es la biología marina. De hecho, soy catedrático de esa disciplina.

¡Vaya plancha!

Ante la evidencia de mi patinazo, opté por tomarme el pelo a mí mismo:

-Pues entonces habla tú. Yo ya estaba a punto de callarme.

Algunos meses después conocí personalmente al caballero en cuestión. Me lo presentó un amigo común, Juan Zubillaga, y tuvimos ocasión de reírnos un rato. De mí, por supuesto.

Nos hemos visto en varias ocasiones más. Un día estuvimos departiendo juntos con Ibarretxe. También hemos tenido alguna comida de grupo. Recuerdo que una vez, charlando de todo un poco, me dijo que a menudo él piensa más o menos como yo, pero «con media docena de vueltas de tuerca menos».

Estoy hablando de Juan Ignacio Pérez Iglesias, al que sus amigos llaman Iñako.

Acaba de ser elegido rector de la Universidad del País Vasco. Un salmantino listo, de risa fácil, de euskera más que fluido y con muchas ganas de que la Razón prime sobre los fanatismos de todo tipo. Por lo que sé, un gran tipo. Una buena elección.

Según me llegó la noticia de su victoria electoral, le mandé un correo electrónico felicitándole. Le añadí una postdata: «La próxima vez que tengas que hablar sobre biología marina y necesites a alguien que sepa de eso de verdad, ya sabes dónde me tienes».

Javier Ortiz. Apuntes del natural (4 de abril de 2004). Subido a "Desde Jamaica" el 15 de mayo de 2017.

Escrito por: ortiz el jamaiquino.2004/04/04 06:00:00 GMT+2
Etiquetas: jor apuntes radio 2004 radio_euskadi juan_ignacio_pérez | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

Comentar





Por favor responde a esta pregunta para añadir tu comentario
Color del caballo blanco de Santiago? (todo en minúsculas)