Inicio | Textos de Ortiz | Voces amigas

2007/12/26 05:30:00 GMT+1

Las ganas de creer

Ayer me quedé dormido con la radio encendida, como siempre, pero olvidé presionar el botoncito de sleep, ése que sirve para que el aparato se apague al cabo de un tiempo.

Avanzada la madrugada, me desperté justo a tiempo de oír a un radiopredicador contar la historia del portal de Belén, María y José, los pastorcillos, la estrella, los Reyes Magos y todo lo demás.   

Por supuesto que ya me la sabía, pero hacía mucho que no se la oía a alguien que la pormenorizara con tanta fe y tanto entusiasmo.

No es mi deseo ofender a nadie en sus creencias, pero la verdad es que se trata de un relato que presenta grandes lagunas lógicas.

Teniendo en cuenta la duración de la Historia, en la que 20 siglos no es nada, la decisión de Dios de presentarse en la Tierra precisamente en Palestina y precisamente en aquel tiempo no revela una lucidez demasiado divina. Si lo que quería era dar un mensaje a la raza humana, le habría salido más a cuenta esperarse a nuestros días: lo habría podido transmitir por la CNN y su difusión urbi et orbi habría estado garantizada. O, en todo caso, una vez tomada la decisión de bajarse de los cielos para intervenir en nuestros asuntos, ¿por qué hacerlo sólo una vez? Nada le impediría hacerlo cada tantos años, para tenernos firmes. Un Cristo cada década, dedicado a multiplicar los panes y los peces y a fabricar vino en las bodas, resucitando muertos por aquí y por allá, aseguraría nuestra fe hasta el límite de lo imposible. Es como lo de su madre, empeñada en aparecerse a pastorcillos europeos cada tanto, pero siempre hace mucho y siempre en rincones rarísimos.

Hace falta tener ganas de creer para creerse todo eso.

Lo cual nos remite al asunto fundamental: las ganas de creer.

Como suelo decir a mis amigos cristianos, admito humildemente que creen en cosas bastante menos improbables que algunas en las que creo yo. La justicia social, por ejemplo.

Las hay a montones. ¿Han visto ustedes alguna vez la lista de ceros y unos de una fotografía digital? Impresionante.

Que eso se pueda transmitir por el aire resulta mucho más increíble que el misterio de la Santísima Trinidad.

Pues resulta que es verdad.

___________

(Aparecido en Público el 25/XII/2007 -edición catalana- y el 26/XII/2007 -ediciones restantes-.)

Hoy hay también Apunte del Natural

Escrito por: ortiz.2007/12/26 05:30:00 GMT+1
Etiquetas: | Permalink | Comentarios (16) | Referencias (0)

Comentarios

¿Ganas de creer? Las de los marxistas, bien analizadas por Eric Hobsbawn. El amrxismo, que se quería una teoría y un análisis científico de la realidad fue, desde muy pronto, una creencia, y aún lo sigue siendo.

Leed lo que dice Hobsbawn al respecto, y entendereis gran parte del fracaso del marxismo. Aunque más me da que no lo leereis y os pondreis a decir que más vale la ilusión, la buena voluntad, la no sé qué y la no sé cuál.

Otro de los grandes fallos del marxismo fue la ignorancia.

Escrito por: Cáspita.2007/12/26 09:05:35.782000 GMT+1

Me parece ver en el comentario de Cáspita un lado bueno y un lado malo, muy malo.

El lado bueno es que expresa una noción verdadera como fue la asunción por millones de personas de la ideología marxista como filosofía totalizadora y método científico, con las consecuencias históricas de derrotas de varias generaciones, de desviaciones criminales, etc.

El lado malo es que en lugar de ofrecer su verdad a los que todavía están presuntamente en el error, se la arroja con suficiencia. Pero se le debe haber quedado pegada en la mano, porque lo que me ha llegado sólo ha sido resentimiento.

Escrito por: Maurho.2007/12/26 10:48:22.706000 GMT+1

Dice Caspita: «Otro de los grandes fallos del marxismo fue la ignorancia.»
No se expresa bien, señor Caspita: El marxismo pregonado por determinados gobiernos en estados determinados tuvo y tiene grandes fallos. Uno de ellos, no muy repetido por sus enemigos, Caspita, es el de haber enseñado a leer y a escribir a sus gentes. En ese error el capitalismo no ha caído: No sólo  mantiene a sus súbditos selectivamente en el hambre y en la falta de trabajo, sino que procura mantenerlos ignorantes profundos. Prueba de ello son los mensajes que por toda parte siembran súbditos del capitalismo no tan hambrientos ni, talvez, faltos de trabajo remunerado. Sin embargo, es curiosa su manifiesta obsesión por aparecer ignorantes y fanáticos. Felicidades, señor Caspita: me ha convencido con sus razonamientos.

Escrito por: Antonio Gil.2007/12/26 11:31:33.954000 GMT+1

Disculpe, no había advertido el acento gráfico: No señor Caspita, sino señor Cáspita. Disculpe...

Escrito por: Antonio Gil.2007/12/26 11:34:5.974000 GMT+1

El marxismo como metodo cientifico para interpretar la realidad social es a día de hoy insuperable. Pero claro es más facil criticar, que abrir un libro de Marx o Engels. ¿Ignorancia?....jajajaja, si, la tuya.
Y por cierto, yo si que  he leido algo del historiador marxista Eric Hobsbawn.

Escrito por: David.2007/12/26 11:36:21.464000 GMT+1

Marx no tiene la culpa de la utilización que se ha hecho de su obra (como no la tiene el pobre Nietzsche). La inmensa mayoría de la obra de Marx está secuestrada, literalmente, nunca se ha publicado y sigue durmiendo el dueño de los justos en los archivos de la antigua DDR hoy BRD.

En cuanto a los marxistas -en cuanto manipuladores de la marca comercial, no como estudiosos de una escuela- en particular, supongo que deben mucho de su organización a la religión cristiana -le llaman judeocristiana cuando realmente deberían llamarla romano-oriental-, hace ya mucho tiempo que se sabe que el transfondo cultural de ésta impregna todo, incluyendo la investigación científica y cómo no, la política. Un libro que no me canso de recomendar es "La religión de la tecnología", de David F. Noble, ISBN en castellano  84-493-0780-5, donde se revelan claramente las raíces religiosas (y peligrosísimas) de la tecnología occidental. Efectivamente, hay que informarse más sobre mucha gente, Marx y los marxistas incluidos, sólo así como dice la Biblia se puede separar la paja del grano.

Desde luego hay una enorma diferencia entre crear y destruir. Como deturpar la famosa frase de Marx, aquella de "la religión es el opio de los pueblos". La frase auténtica, sin sacar demasiado de contexto, es "la angustia religiosa es al mismo tiempo la expresión de la angustia real y la protesta contra la angustia real. La religión es el suspiro de la criatura oprimida, el corazón de un mundo sin corazón, tal y como lo es el alma en una situación desalmada. Es el opio de la gente. Se necesita la abolición de la religión como la felicidad ilusoria de la gente para su felicidad real. La necesidad de dejar la ilusión sobre su condición es la necesidad para dejar una condición que necesita ilusiones". El opio en la época era la medicina universal, es decir, la morfina, que es su principio activo. Los médicos no podían hacer nada en el mejor de los casos (recordemos los casos lamentables de Semmelweis sin ir más lejos), así que morfina para todo, en polvitos o mezclada con alcohol (láudano) y tirando millas. Desde luego que es muy humano, pero la enfermedad evidentemente no la cura.

Lo que dice Hobsbawm es más o menos lo que dice Popper, ¿no? No es que me caigan mal (tienen razón en el fondo pero no en la forma), pero es que es tan fácil pontificar sobre el bien y el mal desde encima de éstos sobre todo cuando se tiene nómina...

Escrito por: Ego.2007/12/26 12:44:32.894000 GMT+1

Como puede verse nada es comparable a la fe del marxista. Ahí los tenemos, impertérritos, defendiendo su fe, a pesar de todos los desastres que esta ha provocado, de los que hay tantas pruebas y tan recientes que no tengo que molestarme en citarlas. Alguno hasta dice que el marxismo enseno a leer y a escribir  asus gentes. En todo caso será a las gentes a las que no mandó al Gulag, el exilio, la deportación o a las que no mató por hambre o fusiló directamente.

Escrito por: Alberto Unapiedra.2007/12/26 13:20:38.121000 GMT+1

Es curioso con la contumancia con la que se critica las muertes por la instauración del socialismo y lo complacientes y olvidadizos que son con las que han producido la implantación del capitalismo. Y que aún sigue produciendo. Como dicen por aquí, creo que no hace falta reseñarlas y en ella estamos en Afganistán, Irak, Haití, Palestina, los Balcanes,...

Escrito por: Marcelo.2007/12/26 14:15:4.097000 GMT+1

Las ganas de creer. Sí, para creer hace falta voluntad y si es posible un fuerte lavado de cerebro, de esos que nuestra sociedad y la Iglesia romana ofrecen tan generosamente. Lo curioso es que está gente que cree en lo que representa la Navidad, el nacimiento en la tierra de un Dios que se hace hombre, no tiene la fuerza suficiente para creer en la justicia y en el respeto de los derechos humanos, en el amor verdadero. La justicia, está claro, no es de este mundo miserable y el creyente así convencido nada hace más que esperar resignadamente la llegada de la muerte para participar en el otro mundo, ya regido directamente por Dios, de la única justicia perfecta, la divina, por toda la eternidad. Hay que sufrir para merecer las recompensas celestes y dar gracias por las enfermedades, el hambre y la injusticia que dan al hombre la oportunidad de hacer méritos con los que mejorar su situación en el anhelado Paraíso. Hay que agradecer a los poderosos que hagan la vida tan difícil, tan imposible: Pero ya verán lo que es bueno, que llegado el juicio final, los últimos, los que se arrastran por la tierra, desnudos y sin fuerzas, serán los primeros y podrán codearse con toda naturalidad con los San Josemaría, San Juan Pablo II, San José Ratzinger, que parece seguirán en los cielos ocupando los primeros puestos, junto con los  reyes e inquisidores también elevados a los altares, pero sus honores los santos, los  tendrán que compartir con la canalla, la chusma explotada e ignorante. ¿Lo podrán soportar?

Escrito por: Edmundo.2007/12/26 15:09:33.916000 GMT+1

 Dice alguien "El marxismo como metodo cientifico para interpretar la realidad social es a día de hoy insuperable", y se queda tan tranquilo. Si para ello previamente se procede a seleccionar los datos adecuados y a omitir el resto, y después a situar aquéllos en el orden deseado, ofreciendo en conjunto la apariencia de una correlación lógica, la verdad es que el marxismo es una de las ideologías que mayor ilusión óptica "científica" ofrecen. Lástima que, cuando ejerce de profeta vaticinando el futuro, demuestre cuán falaz es. Y peor aún cuando toma en sus manos el poder, pues no dudará en cometer los peores crímenes para encorsetar una sociedad humana en su alucinado "mundo feliz" orwelliano.

Feliz navidad a todos

Escrito por: Catón.2007/12/26 17:18:29.942000 GMT+1

Catón, "Si para ello previamente se procede a seleccionar los datos adecuados y a omitir el resto, y después a situar aquéllos en el orden deseado, ofreciendo en conjunto la apariencia de una correlación lógica" es exactamente lo que hacen todas las ciencias, con la única salvedad de que lo que omiten no puede ser de importancia crítica. Y la tarea de todos los demás es buscar puntos flacos y atacar el análisis. Si hablamos de ciencia, hablamos de ciencia, y si hablamos de dogma de fe (o paradigma, tanto da), hablamos de dogma de fe.

Obviamente que el marxismo es una ideología. Todo es una ideología con la salvedad de la mecánica cuántica, porque nadie la entiende. También se hizo una ideología de la mecánica newtoniana y se mandó a la gente a la hoguera por ello (pues sí), también se utilizó como ideología la evolución de las especies, tanto como afirmación como negación y a veces cogiendo lo que más conviene de cada mundo (fue más usada para apoyar el racismo que para negarlo, y eso no la convierte en falsable). Las fronteras entre la ciencia pura y la ideología son casi imposibles de ver. No existe el mundo de las ideas de Platón, lo siento.

"La objetividad no puede ser calibrada con una blancura inmaculada mental, al contrario, la objetividad reside en reconocer tus preferencias y entonces someterlas a un escrutinio implacable; y también en una buena voluntad de revisar o abandonar tus teorías cuando las pruebas fallan (como suelen pasar habitualmente)".

"A la ciencia se la considera a menudo como la más objetiva y dirigida hacia la verdad de las iniciativas humanas, y dado que se supone que la observación directa tiene que ser la ruta favorable hacia lo fáctico, mucha gente iguala la ciencia respetable con el escrutinio visual: sólo los hechos, señora, y palpablemente delante de mis ojos. Pero la ciencia es una batería de métodos observacionales e inferenciativos, todos dirigidos a poner a prueba
proposiciones que pueden, en principio, probarse como definitivamente falsas... A todas las escalas, de lo más pequeño a lo mayor, de lo más rápido a lo más lento, muchas conclusiones científicas bien documentadas descansan más allá del estrictamente limitado dominio de la observación directa. Nadie ha visto jamás un electrón o un agujero negro, o los sucesos de un picosegundo o una era geológica."

Stephen Jay Gould (1941-2002)

Escrito por: Ego.2007/12/26 17:57:54.822000 GMT+1

Hablando del tema original, que alude el Sr. Ortiz en su artículo de hoy, creo que la cuestión esta muy bien explicada en la película -alguno se reirá- "El Dia de la Bestia". El cura hace una analogía entre el nacimiento de Cristo y el del Anticristo y dice "Tiene que ser como un secreto, pero que esté a la vista de todo el mundo".
 Y la clave de la cuestión reside en esa paradoja; todo el mundo lo sabe, no existe hecho en la historia más versionado por todos los artistas de todos los tiempos, y al mismo tiempo es un suceso ocurrido en el secretismo, en el sigilo más absoluto, porque sólo así puede originarse el misterio y por tanto la fe. Si Cristo se presentase por la CNN y cada 10 anos, como propone el Sr. Ortiz, todo el mundo creería, ?pero que valor tendría eso? La fe, por definición, no necesita pruebas y si tiene pruebas ya no es fe, ni siquiera creencia, sino evidencia.

Escrito por: Alberto Unapiedra.2007/12/26 19:16:33.561000 GMT+1

Marcelo, eres muy poco comprensivo con los contumaces... El comunismo soviético suprimía vidas humanas por completo, sin esperanza ninguna. El capitalismo está bendito por los papas y por los popes; por tanto, las muertes que cause, se alguna causa, que eso estaría por ver, son todas con esperanza... Ya sabes, los pobres irán al cielo. El capitalismo apenas los ayuda a subir hasta allá, pero lo hace por compasión y para cumplir la voluntad divina.

Escrito por: Antonio Gil.2007/12/26 22:48:56.190000 GMT+1

Lo dijo Tertuliano, padre de la iglesia pero no santo: "Creo porque es absurdo". Lo cierto es que resume lo dicho antes por Pablo de Tarso. Sí, todo ello es verdad... la descripción de la fe en lo transcendente. Pero, a pesar de todo, desde el principio de esa fe (que en realidad continuaba otras fes), se pretendió presentarla racionalizada o por lo menos razonable. En cuanto a eso de que se podría aparecer cada 10 años, por ejemplo, el propio Jesús, el Cristo, dejó explicado en varias ocasiones (parece) que "lo que hagáis con uno de estos -humanos-, conmigo lo hacéis". Bien, ese es el fundameno de El Gran Inquisidor, que tanto duele: Los asesinatos que a lo largo de los tiempos los creyentes han perpetrado en nombre de ... qué, han sido otros tantos asesinatos de su Jesús, el Cristo. La verdad: Yo no me atrevería a lanzar ni una piedra contra nadie, antes de mirar bien si estoy limpio de todo pecado... Es curioso: Los marxianos han procurado razonar, más o menos, como nos es posible en estos sitios; pero los otros... En fin, dejémoslo.

Escrito por: Antonio Gil.2007/12/26 23:01:24.612000 GMT+1

Paso por aquí y vuelvo a leer la leyenda de que Tertuliano dijo eso de "creo quia absurdum". Pues bien, jamás lo dijo, y reto a quien me lo demuestre. Y menos aún que Pablo dijere nada n ese sentido.

Escrito por: Michel.2008/04/02 02:39:44.568000 GMT+2

El querer clasificar las creencias sin entender la naturaleza del tiempo y el espacio es quebrar lo material  y  lo humano, para entender  lo que nos  es mas comodo y facil de practicar.

Escrito por: Antonio.2010/04/30 14:35:26.116000 GMT+2

Comentar





Por favor responde a esta pregunta para añadir tu comentario
Color del caballo blanco de Santiago? (todo en minúsculas)