Inicio | Textos de Ortiz | Voces amigas

2008/06/14 10:00:00 GMT+2

Alfonso Guerra

Hace un rato, según fregaba los cacharros de la cena de ayer (por cierto: no parece que haya envenenado a nadie con mis veteranas almejas a la marinera, que al final acompañé con tallarines), he estado oyendo un resumen informativo semanal que incluía unas declaraciones de Alfonso Guerra.

Nunca acabará de sorprenderme la petulancia de este personaje, que lleva décadas dándose ínfulas de teórico sin saber de la misa la media. Suelta con gran solemnidad las mayores chorradas y los periodistas las recogen como si fueran reflexiones de la mayor hondura, con lo que sólo demuestran que su ignorancia es todavía mayor.

No me he tragado la entrevista entera, porque tenía otras cosas que hacer, pero me ha dado tiempo a oírle tres afirmaciones demostrativas de la frivolidad de sus sentencias.

Primera: ha afirmado que el movimiento obrero surgió a finales del siglo XIX. No vale la pena refutar semejante memez. Que alguien le preste una enciclopedia. Se enterará de que ya en 1834 había en Inglaterra sindicatos con mucho peso y que en el resto de la Europa en vías de industrialización el asociacionismo obrero llevaba para entonces un buen tramo recorrido.

Segundo: ha pretendido que una seña de identidad del socialismo ha sido siempre su defensa del internacionalismo y su hostilidad al nacionalismo. Lo peor no es que se olvide de que el viejo socialismo histórico ponía buen cuidado en distinguir el nacionalismo de la nación opresora del nacionalismo de la nación oprimida. Lo peor es que algo así lo diga alguien que pertenece a uno de los partidos socialistas que llevaron al movimiento obrero a la escisión en los inicios de la I Guerra Mundial precisamente porque traicionaron los principios internacionalistas y decidieron respaldar a sus respectivas burguesías nacionales en guerra. “Socialpatriotismo”, se llamó a eso. Fue el nacionalismo –pero el nacionalismo de gran potencia– el que provocó la escisión entre socialistas y comunistas. Alfonso Guerra (también es coincidencia el apellido) debería hacerse la misma pregunta que se hizo Jacques Brel en una de sus últimas canciones: “¿Por qué mataron a Jaurès?”

En fin, ha colmado mi paciencia cuando  le he oído quejarse, con tono de estar diciendo algo muy profundo, de que haya socialistas que prestan hoy en día más atención a la lucha por la igualdad de derechos entre los sexos que al combate por la igualación económica entre ricos y pobres. ¡Quién y él, vicepresidente que fue de un Gobierno que sirvió los intereses del capitalismo internacional y de la hez financiera local con el desinhibido entusiasmo propio de los conversos! ¿Quisiera que volvieran los buenos viejos tiempos de la lucha obrera, cuando su Gobierno mandaba a los antidisturbios a reprimir las manifestaciones de los trabajadores contra la reconversión industrial salvaje? Tendrá jeta.

Alfonso Guerra ha vivido toda su carrera política en un permanente ejercicio de impostura, dándoselas de audaz radical cuando nunca ha tenido valor para plantar cara a nada –y menos todavía al poder de su supuesto gran rival, Felipe González, que lo manejó una y otra vez a su antojo– y pretendiéndose jacobino, olvidando que el centralismo español a lo Pepe Bono o Rodríguez Ibarra no tiene comparación posible con el ideario de Robespierre, porque ni Madrid es París, ni España es Francia. No es ni mucho menos lo mismo ser centralista en una sociedad en la que el centro es la principal fuerza motriz económica, política e intelectual del conjunto, que ser centralista en un Estado en el que la capital llegó a serlo por razones militares y administrativas, cuando las fuerzas más dinámicas y modernizadoras residían en la periferia.

Qué cruel es a veces el destino. Alfonso Guerra es ahora un político intrascendente, desdeñado por su propio partido (ni siquiera lo invitaron al mitin de cierre de la última campaña electoral andaluza), que sólo logra cierta notoriedad cuando hace declaraciones centralistas o machistas, al gusto de los Jiménez Losantos y compañía.

No es cierto que todo el mundo se gane lo que se merece. Pero algunos sí.

Escrito por: ortiz.2008/06/14 10:00:00 GMT+2
Etiquetas: | Permalink | Comentarios (8) | Referencias (2)

Comentarios

Sin pelos en la lengua!Se ha despachado a gusto...Menos mal que estaban buenas las famosas almejas.Cordiales saludos!.

Escrito por: xosé lado.2008/06/14 11:15:56.257000 GMT+2

Eso, sin mencionar que este señor debió ir a la cárcel, por, entre otras cosas, participar en la gestación de un grupo terrorista, ¿o es que en los primeros gobiernos gonzález no cortaba ni pinchaba nada?

Pues eso.

Escrito por: Flaky.2008/06/14 11:36:5.713000 GMT+2

Lo peor es que a este impresentable personaje le han otorgado el cargo de cepillador de estatutos que no sean los suyos, como el de Andalucía, es decir , los de Catalunya y Euskadi, principalmente. Supongo que habrán tenido en cuenta sus conocimientos en el cepillaje, teniendo en cuenta los que se cepillaron los GAL...

Escrito por: Gorka.2008/06/14 11:51:54.904000 GMT+2
khkhqx

Buen artículo Sr. Ortiz.
-----
Gorka:
Fíjate si fue tan cepillado el Estatuto Andaluz, y llenado de vacuidades y artículos referidores a futuras leyes para su supuesta y futura concreción, tan aminorado en sus posibilidades, que hasta el PP votó a favor de su aprobación.
A veces, para conseguir lograrlo, es preferible que se vea claramente que un Estatuto está bloqueado o claramente desmochado, que aprobado con mucha pompa para que muchos se crean la pantomima, pero que en la práctica no sirve para nada nuevo.
Así que no me vengas con supuestos tratos de favor a Andalucía.

Escrito por: Nkeer.2008/06/14 13:12:19.405000 GMT+2

Sí señor, un análisis forense de lo más riguroso y sin dejarse nada en el tintero xDD. Pues este garrulo era el policía malo del binomio el gordo y el flaco... el de los hermanísimos, los aviones militares para ir a resolver problemas de su vida privada, a mí siempre me tuvo pinta de ser una caricatura de un cura inquisitorial rijoso y enfermo por controlar y mangonear... Menos mal que le daba por oír sinfonías de Mahler (si se lo creemos), porque si le llega a dar por oir pasodobles marciales...

Escrito por: Ego.2008/06/14 13:43:35.605000 GMT+2

A este chulo barato de barrio lo describe el que fuera miembro del Gobierno socialista Carlos Semprún muy bién en un libro.

Decía que el cretino Guerra siempre iba a los consejos de ministros con un libro en las manos y lo ponía sobre la mesa para que se viera el nombre  y autor del mismo.

Un auténtico PEDANTE.

 

Escrito por: Abate Marchena.2008/06/14 14:18:27.545000 GMT+2

Nkeer, pero parece que las consultas, si se trata de esatuto andaluz, no son anticonstitucionales. Lo son, o no lo son?

Escrito por: Gorka.2008/06/14 16:33:38.387000 GMT+2
inyeur

No estoy de acuerdo con la obsesión antinacionalista de Guerra, pues sólo se refiere a vascos, catalanes, etc...Pero tiene más razón que un santo cuando afirma que algunos se preocupan más de las diferencias entre los sexos que entre las diferencias entre ricos y pobres, aun cuando él no sea el más indicado para decirlo.

 

Escrito por: Luis.2008/06/17 20:07:40.228000 GMT+2

Referencias

... soledad. "Alfonso Guerra tiene un problema con la democracia. Uno sólo, pero de cierta importancia: no sabe lo que es". Octubre de 1992.Alfonso Guerra: "Alfonso Guerra es ahora un político intrascendente, desdeñado por su prop...

Referenciado por: Derecho a ser escuchado - Pedradas 2013/06/01 16:05:51.076000 GMT+2

...tes.es/restaurante-Garum-2618">xantar, ás tres da tarde, cando o amigo B. ofréceme as súas condolencias polo que sabe Referenciado por: Ortiz | Bouzafria 2015/01/23 17:34:44.410240 GMT+1

Comentar





Por favor responde a esta pregunta para añadir tu comentario
Color del caballo blanco de Santiago? (todo en minúsculas)