Inicio | Textos de Ortiz | Voces amigas

2017/01/23 15:30:58.989143 GMT+1

Muerte en directo

La televisión agita su melena al viento y nieva caspa. El enfermo no es imaginario, ni hay hipocondría que valga: es el sistema inmunoilógico el que está tarumba. Las defensas se comen los órganos y han empezado por el cerebro, templo maldito sin visitantes.  Nada detiene ya el avance del imperio catódico, y del chismorreo hemos pasado a la exposición de las vísceras, de lo rosa al lado más putrefacto del Pantone. Que cada cual elija los tonos. La menopausia se adelanta a la pubertad. La metáfora es un soldado de plomo cayendo en arenas movedizas.

La caja tonta es ahora gilipollas, y los presuntos debates se alejan de la clave para ser un circo que cambia de atracción al ritmo de las redes sociales. Los desinformadores oficiales se regodean en el pluriempleo y en la alucinación colectiva que cree que los sapos pueden formar un coro de esclavos como el de Nabucco. La intelectualidad ha dado paso al exhibicionismo; la razón al vociferio; la dialéctica al escupitajo; el pensamiento al exabrupto; y el diálogo al monólogo de algo que dicen que es humor. A la audiencia se la aleja de la Ciencia, se la martillea con zarandajas y medias tintas.  Se la sumerge en pozos de infamia. Se la reboza en  absurdos perennes. Se la salpimenta con silicona, botox y cirugías del incordio y del miocardio. Darwin llora el triunfo del involucionismo.

Estalla la ovación; el regidor cae rendido de estrés. El guion es la pantomima inmortal, estrella de la noche. Al saber le han puesto un marcapasos porque se temen lo peor. En la sala de Urgencias, el devoto es televisado: es juez y parte; observador y observado. Permanece lánguido y derrotadosobre una camilla de cristal blindado. En un último intento, se incorpora súbitamente, aplaude como fuera de sí, sonríe. De repente, todo su rostro muestra un tono rosáceo. Era su última voluntad. El médico certifica su fallecimiento. Una mueca menos en el revólver del share. Por la megafonía del hospital suena la voz de Bertín Osborne interpretando una versión de  The Show Must Go On por rancheras.

El telespectador era donante de órganos. Su alma mariloniana desembarcará pronto en el Nuevo Mundo de otra vida, garantizando la perpetuación de la especie. Nadie osará a cambiar de canal.

Escrito por: Marat.2017/01/23 15:30:58.989143 GMT+1
Etiquetas: televisión | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2017/01/19 14:56:50.645614 GMT+1

Indolencia

Mientras los medios  llenan de sonrojo y sucesos las portadas de la prensa de papel y, sobre todo, de la digital, el pueblo español amplía sus tragaderas y encaja como un Rocky Balboa de teatro las embestidas del poder. La indolencia mayoritaria ha convertido en festín el furibundo despiece del Estado del bienestar. Golpes bajos, orquestadas traiciones, guiones y distracciones nos llevan al sumidero donde, de manera ordenada y educada, aceptamos el devenir de los acontecimientos y contemplamos las reivindicaciones, las críticas y las causas como una reencarnación posmoderna del hombre elefante de David Lynch. Al fin y al cabo, volvemos al blanco y negro, al borrón, a la mancha de tinta sobre el blanco que otrora soñábamos. Cualquier atisbo de crítica que asome de nuestros labios o del cauce que describe nuestra pluma será considerado contrario a la causa del conformismo, tierra prometida de la inconsciencia. La montaña rusa se ha transformado en un encefalograma plano; la sinuosidad desaparece para idolatrar a la oveja Dolly (por algo empezaron clonando una oveja; parece que la cosa va de rebaños).

Es la indolencia el deporte patrio, ataviada en ocasiones de esférico sobre el césped, dormidera colosal que devuelve como eco sempiterno el gol de Iniesta. Nos crecen los GALES, los goles, las corrupciones, las gürteles, los pedrosanchecidios y los Ratos. Nos suben con desvirgada crudeza el precio del crudo, se mofan de nosotros desde las Eléctricas, trapichean con las pensiones.   Lideramos mundialmente la donación de órganos… ya en vida, porque la indolencia lleva asociada la generosidad acrítica, desprevenida, pero también depravada de la inacción, de la inapetencia, de la contemplación sumisa y de la genuflexión cerebral. ¿Acaso no es una donación –o quizá una trasfusión- lo que hace el Estado con las empresas que no lograron los beneficios que esperaban  con las autopistas de peaje? ¡Y qué decir del rescate a los bancos!  

La indolencia conlleva donar parte de nuestro ser, de nuestra alma, de nuestra libertad, por más que consideremos la propia indolencia como una opción, precisamente, de nuestra propia libertad. No es un trabalenguas: es dolor.  No hay libertad si las pantallas, las páginas y los altavoces vienen condicionados por la artesanía de los anestesistas, de los embaucadores, de los poderosos y de los ventrílocuos. No hay privilegio sin la contrapartida de la necesidad. Y lo más duro, desolador y triste: no hay opción de mejora si la indolencia sigue ganando adeptos día tras día en un país que se vanagloria de sus carencias.

Escrito por: Marat.2017/01/19 14:56:50.645614 GMT+1
Etiquetas: pensiones españa pedro_sánchez gürtel indolencia rato | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2016/06/09 14:45:28.207035 GMT+2

Instinto de supervivencia

No habrá acuerdo de izquierdas, porque aquí lo correcto está sentado a la diestra del dios dinero y éste no va a consentir siniestras,  ni a Pedrito Sánchez levantarse con el pie izquierdo. La perversión del lenguaje, el aderezo religioso, los intereses creados, el capital, la guita, la pasta, la pela, la plata mandan, que no está el horno para bollos, y antes asistimos a la ceremonia del canibalismo en la izquierda que a la fertilización de semejantes lares ideológicos. Pedro y Pablo son Caín y Caín, hermanos broncos luchando por la misma teta. Si Pedro claudica ante el ascenso de Pablo, enoja a los suyos, principalmente a los barones –y no precisamente rojos-, a los rubalcabas, chacones, felipes, garciapages y otras chicas del montón, que esto es almodovariano, bacteriano y errequerreeante.

No habrá acuerdo en la izquierda, porque en las trincheras de los matices nadie asoma la jeta, no sea que se la partan y se acabe el chollo. Eso lo sufre también la derecha, con un Rajoy blindado en su cámara segura, detrás del grosor de un plasma y con Soraya y la guardia imperial, Marhuenda, Rafa Hernando “Maquinavaja” y los demás ninjas de Moncloa. Pero el electorado de derechas tiene más estómago y aunque contemple en Mariano una penitencia, un sobrero o un sin luces, se aprieta los machos, se encomienda al destino y a su sino y le da al cacharro de la papeleta, y votando que es gerundio. Pragmatismo a raudales en la tierra del olvido y del “dame pan y llámame tonto”, aunque ese pan sea de papel o virtual y cotice en el Ibex 35.

La izquierda no se pondrá de acuerdo porque la brújula está hecha unos zorros y cada cual mira por su ombligo cardinal. La veleta es la metáfora viviente de los donde dije digo digo diego, y entre vuelta y vuelta, hastiaron al proletariado, que se come el orgullo cada vez que es llamado a urnas y aprieta los dientes para decidir si apunta al Este, al Oeste o se queda en casa  maldiciendo.

Gobernará la derecha, porque la izquierda se atasca en sus complejidades intrínsecas, en sus devaneos y en sus mamoneos, en sus rencillas y en sus rencores, en su pasado y en sus placeres venideros, como una especie de temor del que nacen anacronismos.

Gobernará la derecha, porque el éxito de una izquierda (que dice no ser izquierda) es el fracaso de una izquierda que dice ser izquierda aunque no lo sea del todo, y viceversa.

Gobernará la derecha o iremos a los penaltis -unas terceras elecciones-, porque, al fin y al cabo, somos Sapiens dominados por nuestro instinto de supervivencia.

Escrito por: Marat.2016/06/09 14:45:28.207035 GMT+2
Etiquetas: moncloa pp españa pedro_sánchez podemos elecciones psoe soraya rajoy rafa_hernando | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2016/05/23 15:27:48.495932 GMT+2

El alma del fútbol

El fútbol es ya más los hijos que el padre, la corteza que el núcleo del átomo, las consecuencias que la causa. El fútbol es el revuelo, la chispa, la bronca, el claxon, el aspaviento, el enfurruñe, la ceguera y la obstinación, la premeditación, el bocata, la guerra, la tribu y el opio del opio al cuadrado. El fútbol ya no es el juego, sino la circunvalación, la adormidera programada, el hermano mayor y espabilado de HAL 9000, o el bicho de Alien, el octavo pasajero, haciendo de tripas corazón y dándole al marcapasos para que los corazones leviten en la oscuridad.

         El fútbol es una pecera con más peces que agua, parafernalia, enjambre de sambas, cánticos desnutridos, himnos guerreros, aves rapaces con bufanda y nostálgicos de Atapuerca. Porque el fútbol, a fin de cuentas, es un yacimiento, una momia a la que reviven los fines de semana y fiestas de guardar. El fútbol es un lamento, un borrón y cuenta nueva, una chapuza cósmica que deviene en deidad y  llama goles al maná. El fútbol es la contradicción de la nostalgia, la trinchera anti filosófica, el rellano de la escalera, donde ya no se cruzan los vecinos ni palabras ni miradas, ni deseos ni esperanzas. El fútbol es fútbol, pensamiento boskoviano, necrológica de la razón y desaguisado, entuerto y colofón de crispaciones. El fútbol es antes y después, pero no durante; es amaño, compraventa, trapicheo, apuesta, engañifa y maquiavelismo asíncrono; preámbulo y funeral, pero no trayectoria. El fútbol es un juego que nace muerto, que es mito y no realidad. El fútbol es lograr una entrada, un pase, una llave mágica, un vuelo y un hotel, una discusión de bar, un compañero de asiento, una camiseta, un lema y una voz rota.

         Y no, el fútbol  ya no es lo que era. El fútbol se fue para no volver,  y nos han dejado esto, una especie de zombi, de parásito que vive del esfuerzo ajeno. El fútbol ya no fue más inocencia ni ilusión en los ojos de un espectador. El fútbol se vendió a los presupuestos, a Qatar, Fly Emirates y otros inversores compravidas.  El fútbol vendió su alma.

 

¿Y los aficionados?

Escrito por: Marat.2016/05/23 15:27:48.495932 GMT+2
Etiquetas: qatar hal alien boskov 9000 fútbol | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2016/04/21 16:03:2.698046 GMT+2

Inspiraciones musicales (I): Comfortably Numb

 

Electricidad, espasmos, bucles de desesperación, chisporroteo, descargas y adrenalina.

Oteando las rutinas y elevando el espíritu hasta la cima de la esperanza.

Vuela el lamento y los ojos peregrinan en la mirada. Vuelo a oscuras y vertebro los episodios del día en una biografía inacabada e infeliz, donde reposan los sobresaltos, las huellas del dolor, las muecas del destino, el horizonte agrietado que da paso al epílogo.

En la salud y en la enfermedad, en el vapor, en la melancolía, en la consciencia y en la lucidez. En la áspera visita del recuerdo, en los ojos brillantes de una luz que apaga la sonrisa, en las venas que vehiculan la suerte. Los anocheceres salvajes, la impertérrita soledad del aniquilador. Humo que traza la silueta del peligro. Huye, que el desertor enjugue la infelicidad en la blanca densidad intransitable, que venza su miedo en la alfombra de acero, antesala del adiós temido.

Solo, en la orilla, contemplando morir las olas en partos de espuma, en ciclos inertes arrastrados al azar, pisadas moribundas que marcaron el tiempo en la inútil creencia de la historia.

Plácidamente adormecido, moribundo, alienado entre las velas del culto, sangrando los oídos, enmudecidas las sonrisas y apagados los ecos del latido, me uno al rebaño en el desfiladero del tiempo que fue o que nunca ha sido.

Efímera verdad soñada.

 

 

Escrito por: Marat.2016/04/21 16:03:2.698046 GMT+2
Etiquetas: comfortably numb | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2016/04/04 14:54:27.032783 GMT+2

Panamá, merluzos y homenajes

Panamá es un epílogo burlón en el libro que presagia nuestro destino de impertinencias digeridas. Discretos eructos por lo bajini resumen el proceso de asimilación de los españoles con las corruptelas por tierra, mar y aire: el pasen y vean posmoderno que mantiene entretenidos al antropólogo y al teólogo. Mucho ruido y pocas nueces en la despensa patria, colosal agujero negro que engulle académicos besugos, merluzos y deslenguados, emperadores  del machismo y del clasismo, percebes de una rue RAE cuya altanería es la pescadilla que se muerde la cola; gambas macarriles, arenques reaccionarios espetando bacaladas y enviando alcaldesas  al puesto de pescado desde el sillón aterciopelado.

 Si Panamá es un paraíso fiscal, España es el paraíso de los jetas crónicos, la tierra prometida para los mangantes de postín. España es la barra libre de la corrupción. Pero de la corrupción en plan bien, con el sello de la democracia ejemplar, del desarrollo y el paradigma del milagro económico, por mucho que Rato nos saliese rana, y entre tanto croar aún siga viviendo en nenúfares dorados.  

Y mientras los vivos musitan, aquí les hacemos los homenajes a los muertos en un ejercicio de anacronismo funerario tan absurdo como banal. España es la epidermis de la sombra, el espejo deformante de la realidad edulcorada y coloreada. Aquí se habla bien de los  muertos porque no tenemos presupuesto para mandar una corona. Aquí  se vende la memoria de las  cenizas al peso, porque el difunto ya no pestañea ni puede cagarse en los muertos de los fariseos, por mucho que habite ya en esos lares. Los trepas no cabrían en el arca de Noé, ni aunque le encargasen el diseño a Calatrava, que va de puente a puente y tira porque le lleva la corriente. Aquí.

Equilibristas de la indecencia perpetran sus escorzos con alevosía y nocturnidad, seguros de que cuando lleguen los focos, si llegan, será cuestión de pasar un calvario en versión amortiguada, reducida, porque ésta es la finca del todo vale y cuando la historia se pone impertinente la enterramos en una cuneta. Por el contrario, glorificamos a los matones en valles y paraísos terrenales y convertimos las jaulas de la tortura y la indignidad humana en mausoleos.

Panamá es un epílogo burlón y carnavalesco, pero ya ni siquiera nos queda Larra para darle un toque romántico al asunto. Porca miseria.    

Escrito por: Marat.2016/04/04 14:54:27.032783 GMT+2
Etiquetas: | Permalink | Comentarios (3) | Referencias (0)

2016/03/30 15:38:23.668541 GMT+2

La España doliente

En la España doliente, la tierra con alma de arenas movedizas, se juega al parchís sobre un tablero de ajedrez. Aquí el listo somete al inteligente, el talento es pisoteado por la picardía, el tramposo le roba la cartera al ético, el domador le quita la red al trapecista y el hombre bala lloriquea en la consulta del psicoterapeuta porque la mujer barbuda los dejó a él y al circo para entrar en la casa de Gran Hermano.

En la España doliente el ególatra zancadillea al filántropo, el filántropo al inspector de Hacienda, el inspector de Hacienda al vecino del quinto, y el vecino del quinto le raya el coche al del tercero, que, naturalmente, tiene el seguro a terceros.

En la España doliente el mediocre pasa por intelectual, el bocachancla por periodista, el obtuso por poliédrico, el amoral por cultural, el beato por científico, el trilero por filósofo, el cariacontencido por circunspecto, el alto por pigmeo, el gnomo por pantagruélico, Orfeo por un querubín, Moby Dick por un salmón y el señor obispo por un boletus.

En la España doliente el plagiador vende libros, el que desafina lanza discos, el tonto no se repone de su tontuna pero le saca partido como en ningún otro sitio, el intestino somete al cerebro, el chisme a la verdad. En la España doliente,  las mangas se dieron de sí por albergar demasiados ases, y las promesas no volverán porque se quedaron junto a las golondrinas.

En la España doliente el blanco es negro, el tenor soprano, la rabia vapor, la traición moneda, el amoral mecenas, el becario agricultor y el célibe un Tenorio.

En la España doliente nada duele... y  así vestimos al santo.

Escrito por: Marat.2016/03/30 15:38:23.668541 GMT+2
Etiquetas: españa | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2016/03/06 22:55:7.570026 GMT+1

Paseos

Paseo a oscuras por los pensamientos, con las manos en los bolsillos, pisando en silencio las hojas muertas que señalan mi camino. Hojas secas que perdieron la juventud, metáforas volátiles, descolgándose en lenta agonía, mártires del tiempo, como las ideas, como los días, como vidas insonoras, como las dudas que silba el viento. Paseo, dejando que las palabras traicionen la quietud y la aspereza del espíritu. Es una huida inmóvil, un sobresalto hierático, un espasmo aterradoramente inquebrantable, un chantaje de la razón embriagada por la desesperación y las penumbras de los sentimientos.

    Apenas silencio, palabras dormitando sobre las cenizas de una realidad que despierta cada día puntual. Apenas luces para desenmarañar los tiempos de gozo, de contemplación. Apenas tiempo para dejar que la luz del sol dé vida a un rostro gélido. Apenas la vida, atrapada, enredada en zancadillas, en cadenas. Porque somos esclavos perdidos en vagas ilusiones, deslumbrados por la fugacidad de falacias y sonrisas estériles. Esclavos de lo incomprensible, programados para soñar con viajes hacia el inicio del fin y el fin de los inicios. Esclavos de una travesía por una vía muerta. Esclavos del instinto de supervivencia.

Paseo mirando las huellas de los que me precedieron en la duda, cambiando al azar el recorrido, sin destino, sin meta, sin conocer adónde me llevarán las palabras. Paseo tratando de entender el motivo del movimiento, el porqué de la reflexión. Paseo buscando motivos. Paseo nadando desde la desembocadura al nacimiento, desde la muerte a una vida que surgió incolora.

Paseo entre las letras, buscando la salida del laberinto. Y cuando por fin la encuentro, cierro los ojos y vuelvo a entrar.

Escrito por: Marat.2016/03/06 22:55:7.570026 GMT+1
Etiquetas: | Permalink | Comentarios (1) | Referencias (0)

2016/02/07 18:56:28.803520 GMT+1

Periodismo selfie

Es el tiempo del yo, cronos del ajuste de cuentas entre las apariencias y la realidad, de la endogamia intrínseca que se abraza y acaricia, onanismo sintético, paradigmático, subjetivo y ornamental, estrábico de corazón y perverso de miras. El XXI en Occidente es el siglo del ego, y son los egos desbordantes los que evangelizan al populacho con tuits, sermones radiofónicos, titulares de cincel, cólera y rapiña, y noticias de la nada, nihilismo redentor e inversor, pues nace de la guita que se agita.

 

 

Si Luis XIV era el Rey Sol y él era el Estado, ahora los astros son periodistas enamorados del espejo, del autorretrato, del diabólico selfie que todo lo pringa. Periodismo contante y sonante, convirtiendo la edición en una hucha, la razón en religión y la norma en ley del dinero. Periodismo de soflama, embaucador, pedigüeño y reptilíneo, vergonzante de estilo, humillante y humeante, sumiso, narcisista y petulante.

 

Cuentacuentos y disfraces, otrora hechos relevantes; ésa es la sangre de la noticia moribunda a la que no quiere nadie, enterrada en vida y humillada, porque el patrón quiere donantes, anunciantes e inversores engominados, trapecistas del ayer y del mañana, para los que no existe más hoy que el silencio de las verdades, secuestradas, torturadas y olvidadas en las páginas del calendario de “Nunca jamás”.

 

 

Hoy el periodismo amplifica los egos, tormentas  de yoísmo inculto y encantado de conocerse a sí mismo, crecido ante la vorágine, reclamando la asistencia de pajes y consortes, mano de obra barata y callada, poco pensante o disimulante. Hoy el periodista estrella sólo brilla en la oscuridad de un agujero negro. Porque los comunicadores de rímel y alquitrán ya no tienen audiencia, sino club de fans, devotos ignotos y perritos pilotos de una verbena  de autocomplacientes consumidores. Son los ventrílocuos del poder, moviendo los labios y sonriendo ante las cámaras, capturando instantáneas en los pasajes del terror, en la escena del crimen, en los pozos de silencios y olvidos.

 

El medio ya no sólo media, sino que el medio, en su periodista,  es el epicentro de la noticia, movimiento abrupto que oculta, engaña, manipula, difama y miente. El periodista estrella es en sí mismo la noticia, el editorial, la portada, el anuncio, la publicidad y la previsión meteorológica, porque si el periodismo estrella dice que llueve, lloverá en el desierto.     

El periodismo es hoy un selfie, un hijo ilegítimo del obturador, un maniquí engreído, pero moribundo. Quizá sin saberlo, el fotógrafo no esté más que fotografiando la propia muerte del periodismo.

Escrito por: Marat.2016/02/07 18:56:28.803520 GMT+1
Etiquetas: periodismo periodistas medios xiv luis | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)

2016/02/01 21:34:18.207448 GMT+1

La cara B de la democracia

No estamos ante la política de los pactos, sino ante la política de la ambición personal que, dicho sea de paso, es la única opción que le queda a Sánchez para no morir en el intento. Los drones enviados desde los paraísos celestiales, primos hermanos de los fiscales, se presentan comandados por Susana Díaz, la “bien mandá”, elegida entre las ascuas de una hoguera de vanidades y voluntades.

 

Díaz es la baza de las élites, acongojadas ante el ascenso de Podemos. Cuando la muchacha falló en su Andalucía, los poderes fácticos miraron a Ciudadanos y comenzaron a invertir en portadas, editoriales y otros aperos de labranza. Ni la una, ni los otros, pese al esfuerzo contenedor, pudieron frenar la avalancha generacional que exige un cambio de siglas, de rostros, de actitudes y de acciones.

 

El Régimen está herido, pero morirá matando. Primero los medios: editoriales dictados entre tinieblas en los otrora medios respetados y respetables, hoy convertidos en tablones de anuncios; después, el consejo de ancianos del PSOE, vomitando órdenes de la oligarquía y pretendiendo ser la atalaya moral del nuevo socialismo pese a llevar en sus espaldas los GAL, Ibercorp, Malesa, Filesa, Roldán, Pasa, Juan Guerra, BOE y otros desaguisados. No comprenden que es el fin de una forma no ya de hacer política, sino de entenderla; no entienden ni quieren entender que hay una nueva generación de españoles que no tiene los pies atrapados en la autarquía ni en el miedo de cuarenta años de dictadura en blanco y negro.

 

En su huida hacia delante, los titiriteros de la política, los hacedores de voluntades, los financiadores de las opiniones, los alquimistas de la democracia, pretenden unas nuevas elecciones. Será la constatación agónica de su obstinación. Abonarán con su miedo la estúpida y perversa impermeabilidad al fin de un ciclo.

 

Pedro Sánchez tiene en su mano hacer lo que en su día Felipe González decía que quería hacer. La diferencia de talla política entre uno y otro es abismal. Pero… ¿y si se tratase medir la decencia, la ética y la dignidad de ambos? ¿Y si el  timorato, mediocre y novato Pedro se atreviese a llevar la contraria a aquellos a quienes Felipe vendió su alma?

Escrito por: Marat.2016/02/01 21:34:18.207448 GMT+1
Etiquetas: psoe pp felipe_gonzález filesa ibercorp pedro_sánchez gal paesa roldán | Permalink | Comentarios (0) | Referencias (0)